En menos de una década un partido que estaba fuera de los esquemas tradicionales se ha hecho hueco en Reino Unido. No es algo que no haya pasado en otros países -o en el mismo Reino Unido, donde a laboristas y conservadores se unieron los liberales como forma de gobierno-, pero la idiosincrasia británica hace que ese partido sea algo ‘diferente’.

Esa diferencia se llama UKIP, un partido de corte nacionalista, conservador, algo excéntrico y profundamente euroescéptico.

El por qué de su auge se explica perfectamente con dos gráficos de YouGov. El primero referente a la evolución de la desafección política

Y el segundo, acerca de la posición de Reino Unido respecto a la Unión Europea, en la que nunca ha estado pero no ha dejado de estar, y cuya relación pasó por un momento crítico hace pocos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.