El mapa autonómico que dejarán las próximas elecciones

La consultora Llorente y Cuenca ha hecho público un informe acerca de cómo podría quedar el mapa del poder tras las elecciones autonómicas y municipales de 2015, midiendo el posible derrumbe del PP, la irrupción de Podemos y otras cuestiones como la renovación del PSOE y las tensiones nacionalistas.

El primer dato que destaca sobre el reto es la progresiva caída de las dos fuerzas mayoritarias, pasando el PP al 36% de estimación de voto al 25,1% proyectado y el quedándose el PSOE del 25% inicial en el 22,6% actual. Las fuerzas secundarias como IU y UPyD apenas sufren variación -un ligero ascenso-, pero es Podemos la que irrumpe hasta el 19,5% de intención directa de voto, muy cerca de los dos principales partidos del país.

 

De ese primer gráfico se desprende un trasvase de votos que no sólo es entre partidos. Según las estimaciones de la consultora, los abstencionistas pasan a repartirse mayoritariamente entre PSOE y Podemos, y más minoritariamente hacia IU, al tiempo que surge una nueva y potente abstención.

Por partidos, Podemos irrumpe gracias a los abstencionistas pero, con el doble de incidencia, por los abstencionistas que antes votaron al PSOE. UPyD crece un poco gracias a exvotantes populares y exvotantes de PSOE, ya fueran votantes activos o abstencionistas. IU, por su parte, gana del PSOE lo mismo que pierde por Podemos.

En la cara contraria de la moneda, la sangría del PP se va casi exclusivamente a la abstención, con un ligero trasvase a UPyD. En el caso del PSOE hay una masa de nuevos abstencionistas ligeramente superior a los abstencionistas que vuelven a votarles, seguida por una sangría hacia Podemos y, en menor medida, un ligero trasvase por partes iguales a UPyD e IU.

En conclusión, de ese gráfico se observan varias tendencias: Podemos hace muchísimo más daño al PSOE que a IU, aunque evita el crecimiento de estos últimos. A la vez, el PP se desangra fundamentalmente por la desmovilización de su voto (que no necesariamente va a otras fuerzas), mientras el PSOE pierde por ambos lados, hacia Podemos por la izquierda y hacia UPyD por la derecha, sin dejar de contar la fuerte desmovilización que es aún mayor que la re-movilización que consiguen.

De esa forma, y por comunidades autónomas, estos serían los resultados aproximados que estiman de cara a las autonómicas. El mapa generalizado: parlamentos más fragmentados por el derrumbe de los grandes y la irrupción de Podemos, la casi ausencia de mayorías y la necesidad de pactos que pueden abocar a varias regiones a la inestabilidad.

 

Un comentario sobre “El mapa autonómico que dejarán las próximas elecciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.