Arrow

Irán y Cuba: el doble juego de Obama


0
Pablo Vega

Periodista por la Universidad de Navarra. Master en Comunicación Politica y Corporativa por la misma universidad. He realizado practicas en medios como Diario de Noticias y Expansión. También formé parte del departamento de comunicación de la Fundación La Caixa. Centrado y apasionado en temas politicos, económicos y culturales


Escrito el 12 de abril de 2015 a las 0:22 | Clasificado en Del día

Enfilando la recta final de su mandato, el presidente de EEUU se centra en la política exterior con dos hitos históricos

El presidente Barack Obama ya busca su lugar en su Historia, con mayúsculas, intentando establecer un legado basado en una nueva etapa en las relaciones exteriores de EEUU con dos de sus principales adversarios hasta la fecha: Irán y Cuba.

En ambos casos, en un periodo relativamente breve de tiempo, la Administración norteamericana ha logrado presentarse como la impulsora de acuerdos que facilitarán la coexistencia pacífica entre el régimen de Teherán y las naciones vecinas de Oriente Próximo. Con la oposición inicial del Gobierno de Israel y los matices introducidos por el régimen de los ayatolás, el pacto parece más bien un marco inicial para desarrollar más acuerdos específicos posteriormente.

A grandes rasgos, el acuerdo alcanzado en Lausana parece destinado a frenar el programa nuclear iraní a cambio de la retirada del régimen de sanciones que ha lastrado la economía de la potencia persa. No obstante, el margen de negociación de ambos Gobiernos se ve condicionado no sólo por otros países de la región, sino también por los sectores más conservadores de cada una de estas naciones (enfrentadas desde la revolución islámica de 1979).

Irán, tradicional aliado de Rusia y China, aparece ahora como un socio inevitable frente a una amenaza mayor que inquieta profundamente a Obama: la extensión de la influencia del terrorismo yihadista del Estado Islámico en Irak y Siria.

La cuestión cubana

A la espera del desarrollo de las posteriores negociaciones con Irán, la Administración estadounidense se centra en otro frente en el que también se esperan novedades históricas: El restablecimiento de relaciones con Cuba y el régimen de los Castro.

En un gesto parecido al de su predecesor Richard Nixon en su histórico viaje a China, el encuentro de Obama y Raúl Castro en la cumbre de las Américas supone la rectificación de la política exterior de Washington durante los últimos 55 años, marcados por la hostilidad mutua en las relaciones bilaterales.

A pesar de que el embargo económico a la isla depende de la voluntad del Congreso (actualmente controlado por los republicanos), el presidente Obama parece decidido a recuperar las relaciones diplomáticas y a retirar al país caribeño de la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo.

En este momento, tras el primer paso dado el 17 de diciembre de 2014, Castro y Obama centran la atención internacional, como protagonistas de un nuevo capítulo en las relaciones de un continente en constante evolución.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>