La semana en la que las encuestas bendijeron a Podemos

Hasta ahora Podemos era un partido con una vida muy corta (apenas seis meses), una cota de poder insignificante (cinco eurodiputados) y una presencia mediática desmedida. Pero ese ‘hype’ vestido de revolución de la política nacional ya ha dado el primer gran paso para lograr materializar tantas expectativas: que los sondeos les pongan al frente.

Primero fue El País, que publicaba una encuesta hecha por Metroscopia según la cual la fuerza de Pablo Iglesias sería la primera en intención de voto por delante de PP y PSOE.

Pero los ojos de todos estaban puestos en el sondeo del CIS que tenía que ver la luz, por ver si también un medidor oficial -que no necesariamente más fiable– reconocía tan histórica circunstancia a menos de un año de las próximas elecciones generales.

La respuesta, al final, es que no: Podemos sale como primera fuerza en intención directa de voto, pero la llamada ‘cocina’ lo sitúa como tercera fuerza en estimación de voto por detrás de PP y PSOE algo, a priori, más creíble… al menos de momento. Esta es la representación gráfica de ambas mediciones


Pero ese no es el único dato: varias conclusiones más pueden extraerse del barómetro de octubre

Primera: igual la muerte del bipartidismo propicia el nacimiento del tripartidismo, vista la poca distancia entre las tres fuerzas que muestran los sondeos… o igual es el cambio de un bipartidismo por otro

Segunda: ningún líder político pasa del aprobado, siendo la más valorada Uxue Barkos, de Geroa Bai, seguida por el socialista Pedro Sánchez muy por encima de Mariano Rajoy. Sin embargo, hay truco: en la encuesta no se preguntaba por el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Tercero: un dato curioso sobre la representatividad de la encuesta es que coinciden los porcentajes de quienes votaron al PSOE con el de quienes recuerdan haberlo hecho, pero en el caso del PP el porcentaje de votos que obtuvo casi dobla al de los encuestados que dice haberles votado ¿Qué implica esa enorme diferencia?

Cuarta: en cualquier caso, es notorio el cambio de tendencia de voto registrada en tres meses (a excepción hecha del panorama nacionalista, donde al parecer CiU y PNV seguirían ganando a ERC y Amaiur, contradiciendo a otros sondeos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.