Al final los sondeos no engañaron: los demócratas pierden el control del Senado y las cosas se le ponen complicadas a Obama en la segunda mitad de su último mandaro. Las ‘midterms’, elecciones celebradas a mitad de mandato para renovar la Cámara y a parte de los gobernadores, han sido un duro revés.

Quizá no tanto como “masacre”, como apunta The Economist, pero sí una seria dificultad: con el Congreso y el Senado en manos de la oposición, Obama tendrá que tirar de un recurso del que ya ha abusado: su prerrogativa presidencial para aprobar medidas sin pasar por las Cámaras.

Con esa nueva mayoría en el Senado, los republicanos podrían sumir la política del país en un bloqueo aún mayor del que condujo al abismo fiscal y al parón tras bloquear los presupuestos. El mapa en la Cámara de Representantes también tiene ese marcado color rojo que tanto preocupaba en la Casa Blanca

Aunque para rojo, el mapa de los Estados: ha llegado una nueva oleada de gobernadores republicanos, algunos con equipos tan sorprendentes como el de esta chica de 18 años miembro del NRA y ultraconservadora en sus políticas

Ahora sí, empieza la campaña por las presidenciales de 2016 y una cosa parece clara a la luz de estos resultados: si los republicanos tendrán que vivir entre su ala tradicional y el nuevamente pujante Tea Party, los demócratas tendrán que hacer malabares para desmarcarse de la desgastada imagen de Obama y no ser arrastrados por el ocaso de su estrella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.