Arrow

Varoufakis pasa de la Troika


0
Pablo Vega

Periodista por la Universidad de Navarra. Master en Comunicación Politica y Corporativa por la misma universidad. He realizado practicas en medios como Diario de Noticias y Expansión. También formé parte del departamento de comunicación de la Fundación La Caixa. Centrado y apasionado en temas politicos, económicos y culturales


Escrito el 3 de febrero de 2015 a las 11:11 | Clasificado en Del día

El ministro de Finanzas griego asume el protagonismo en las negociaciones con Europa

Hacía tiempo que nadie había causado tanto revuelo en el Viejo Continente como el que provocó el mediático ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, al sentenciar la semana pasada: “No reconocemos a la troika como interlocutor”. Una frase que hizo temblar los principios rectores que han guiado la política comunitaria durante los últimos años.

Aunque matizada, la frase reabre el debate sobre el papel de la Troika en las negociaciones y cumplimientos de acuerdos entre las naciones rescatadas financieramente y las instituciones que vigilan por la aplicación de las políticas de ajuste.

Frente a la previsible reticencia alemana a cualquier cambio en el ‘statu quo’, el Gobierno heleno pretende ganar tiempo. Aunque la fecha límite para lograr una prórroga del rescate se sitúa a finales de este mes, el 28 de febrero, el primer ministro Alexis Tsipras se ha embarcado en una gira europea para explicar su plan de choque con el fin de revitalizar su economía sin que los acreedores entren en pánico.

Aun así, el Ejecutivo griego aprieta con la aplicación de sus primeras medidas: subida del salario mínimo, paralización de los procesos de privatización de empresas públicas, emplear a los funcionarios despedidos “de forma injusta”…

No quieren caer en el “chantaje” a sus socios europeos ni actuar de forma “unilateral”, pero el frente antitroika del Gobierno de Syriza y ANEL sigue poniendo sus líneas rojas sobre la renegociación de su deuda pública (que asciende a 315.000 millones, un 175% del PIB).

Bruselas aún no ha cambiado de postura, más allá de volver a recordar que “los compromisos están para cumplirse”. No obstante, los partidarios de flexibilizar las condiciones a Grecia, a costa de consolidar su crecimiento, empiezan a introducir matices en el discurso oficial.

Desde EEUU a Francia, los capotes al entendimiento y a la negociación parecen indicar una voluntad de diálogo mayor de la esperada hace unas semanas. Desde Londres también se insistió en que la zona euro debe tener “un mejor plan para el empleo y el crecimiento”.

El cambio en Grecia, por lo menos en las formas y en los símbolos, ha llegado a Europa. Su verdadera incidencia dependerá en gran medida del acuerdo al que se llegará en las próximas semanas, tras seguramente unas duras negociaciones que añadirán emoción a la política comunitaria.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>