Arrow

Francisco Fernández Tarrío: “No creo en el voto del miedo, ni en el voto útil”


2
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 9 de diciembre de 2012 a las 12:48 | Clasificado en Entrevistas, Galicia

Francisco Fernández Tarrío se acaba de convertir en Coordinador Regional de Sociedad Civil y Democracia en Galicia, el partido dirigido por Mario Conde.

Francisco Fernández Tarrío, coordinador regional de SCD (Fuente: SCD)
Francisco Fernández Tarrío, coordinador regional de SCD (Fuente: SCD)
Bio

  • Nombre
    Francisco Javier Fernández Tarrío
  • Fecha de Nacimiento
    16 de Marzo de 1976
  • Lugar de Nacimiento
    Ponferrada
  • ¿A qué se dedica?
    A trabajar, soy autónomo, tengo mi propio despacho de abogados.
  • ¿Qué ha hecho con su vida en estos últimos diez años?
    Estudiar, trabajar y formar una familia.
  • Entre ultraizquierda y ultraderecha, ¿dónde se ubica?
    Yo soy liberal, no entiendo de otras etiquetas. Me gusta la libertad y creo en los ciudadanos.
  • Entre “ciudadano del mundo” y “amo a mi patria”, ¿dónde se ubica?
    No es incompatible. Amo a mi patria, que es España, y soy ciudadano del mundo. Lo que no soy es nacionalista.
  • ¿A qué político activo admira y por qué?
    Uno de fuera de España, porque de aquí no admiro a ninguno hoy en día.  Como no considero que ninguno de nosotros, incluido el señor Mario Conde, seamos políticos, pues no lo voy a incluir.  Me gusta mucho la manera de exponer revolucionaria de Ron Paul en Estados Unidos. Puedo estar más o menos acuerdo con él, pero es un gran agitador de conciencias.
  • ¿A qué político fallecido admira, y por qué?
    No por lo que hayan hecho, sino por lo que representan, a todos aquellos que hayan sido víctimas de la barbarie terrorista de ETA, indistintamente del partido que representen.
  • ¿Qué noticia desearía leer en un periódico?
    Que salgamos de esta crisis en la que estamos y que España vuelva a tener confianza en sí misma. Me gustaría que España saliese del pozo por ella misma.
Galicia
Ha pasado un mes del debut electoral de su partido en unas elecciones. ¿Qué balance hacen de los resultados en Galicia? ¿Cómo ha sido esta primera experiencia para el partido?

El balance es el que es. Un partido que no tenía estructura, que comparece a las elecciones de una manera casi artesanal y que, a pesar de eso, ha conseguido una reacción de la gente importante. Con independencia de los objetivos que se hayan marcado, conseguido o no, de tener representación parlamentaria, el análisis frío después de las elecciones es que tenemos un proyecto a largo plazo, que nadie se ha bajado del tren de SCD sino todo lo contrario y que se han sumado votos comprometidos.

Los votos que hemos tenido son votos que nos han buscado. El balance es positivo, aunque la expectativa fuera mayor en algunas zonas de Galicia, y con ánimo para seguir. Nadie se ha bajado del tren y yo no tengo ninguna razón para pensar lo contrario. Hemos demostrado, en la parte que nos toca a los gallegos y a las provincias que, con muy pocos medios, y sin los vicios o las campañas mediáticas de otros partidos, la gente se ha interesado igualmente por el proyecto.

Cito textualmente a Feijóo en plena campaña electoral: “Mario Conde se presenta para que no gobierne el Partido Popular”.  ¿Cree que el PP les ha podido considerar como el primer rival serio que podía quitarle votos en el espectro de la derecha?

El comportamiento del Partido Popular en Galicia no sólo ha sido así con Sociedad Civil y Democracia, sino con el resto de partidos. El mensaje que se lanzaba desde el PP gallego era ‘lo que hay enfrente de mí es malo, por lo tanto sólo puedes votarme a mí’. Ese mensaje del voto del miedo, del voto útil, lo han utilizado en todo momento. Con Sociedad Civil tenían cierto miedo, porque no somos personas que tengan ese lenguaje político que tienen ellos. Cuando decíamos “no” era no, cuando decíamos “sí” era sí, y las propuestas que decíamos las íbamos a llevar a cabo. Creo que sí hubo cierta inquietud, que la siguen teniendo porque hay quien pensaba que se acababan las elecciones y este movimiento en Galicia iba a parar. Yo lo dije en campaña y lo repito ahora, Sociedad Civil ha llegado para quedarse. Allá ellos. Yo no creo en el voto del miedo, ni en el voto útil, yo respeto el voto de todos los ciudadanos.

Muchos analistas coincidían durante la campaña en que Mario Conde y Núñez Feijóo podían llegar a estar condenados a entenderse. ¿Cómo se vivió esto desde el partido?

Nosotros con absoluta naturalidad porque no partía de nosotros. Íbamos por nuestro camino y el señor Feijóo iba haciendo declaraciones. Meses antes de que Mario Conde se presentase a las elecciones, se dirigía a él como Don Mario y lo escuchaba con mucha admiración. Fue convertirse en adversario político y empezar la guerra sin cuartel.

Nosotros llegaremos a acuerdos con la gente que represente o que respete nuestro ideario. No entramos en ese lenguaje político, si alguien dice que no quiere pactar con nosotros, no pactará. Buscamos que no haya intermediarios entre la sociedad civil y los Parlamentos: somos sociedad civil. Ese lenguaje del señor Feijóo, del señor del PSOE, o del señor del BNG, es un lenguaje viejo.  Nosotros seguimos nuestra línea y allá ellos con lo que digan.

El único partido que subió en Galicia fue Alternativa Galega de Esquerda. Es un partido nuevo como SCD, que tampoco tuvo presencia en los debates electorales televisados. ¿Cuál fue la clave para que ellos obtuviesen tan buenos resultados?

ANOVA sí tuvo una grandísima presencia mediática. De hecho, el señor Beiras ha estado en todos los titulares de los periódicos. Allí donde ha habido un debate televisado, o radiofónico, también han estado ellos. Están en las antípodas de mi pensamiento, pero se les ha dado muchísima más luz mediática a esa opción nacionalista de izquierdas que a SCD, Compromiso por Galicia u otras más pequeñas. A nosotros nos han vetado de medios de comunicación, no me importa decirlo. Nos han dicho expresamente que tenían orden directa de no cubrirnos ningún acto. Con ANOVA esto no ha ocurrido.

Si se repasan las subvenciones otorgadas por la Xunta durante la campaña electoral y se repasan los medios en los que no hemos salido a lo mejor se llevan una sorpresa. Si repasan cómo quedaron en suspenso el otorgamiento de licencias radiofónicas y televisivas, y el reparto de dinero de la Xunta en funciones, a lo mejor se pueden sacar conclusiones.

¿Qué papel puede tener en los resultados de SCD el tan mencionado ‘votante fiel de la derecha’?

En cuanto a la fidelidad del voto, las elecciones gallegas se pueden resumir de una manera muy clara, muy evidente. Respetando el resultado, porque el sistema de la Ley D´Hont es el que hay, Anova es la única formación que sube y, sin embargo, ha ganado el partido que menos votos ha perdido.

Realmente el voto de la derecha, de la supuesta derecha, ha perdido casi 140.000 votos en las elecciones gallegas. Lo que pasa es que el PSOE ha perdido muchísimo más y el voto nacionalista se ha dividido. No sé si podemos hablar de voto fiel o no de la derecha, ya que todos los partidos políticos parlamentarios con excepción de ANOVA han perdido votos. Realmente yo creo que hay una gran masa de gente desafecta a la que ya no le interesa ni el Partido Popular, ni el Partido Socialista, ni en Galicia el BNG, que también es parte del sistema.

Le acaban de proclamar Coordinador de SCD en Galicia con el 85% de los votos a favor. ¿Cuáles van a ser los planes que va a seguir en estos cuatro próximos años?

Continuar con la política que empezamos en campaña. Lo primero, escuchar a la gente, intentar constituir en Galicia una alternativa ciudadana de verdad, llenar el vacío que existe en Galicia respecto a la sociedad civil.

En Galicia hay dos puntos fundamentales, el primero es que existe un pensamiento único nacionalista, más o menos edulcorado, del que participa también el Partido Popular, que en Galicia es un partido más parecido ideológicamente al PNV o a CIU que a un partido liberal europeo abierto y moderno. Y segundo, lo fundamental, nuestra campaña no era una campaña de propuestas, ya que no tenemos ni programa electoral. Nosotros nos centramos en escuchar,  porque en gran parte la respuesta a los problemas de los sectores está en los propios sectores.

Escuchamos y vamos a trasladar esto a los Parlamentos. Ahora nos queda un trabajo ingente de reestructurar el partido en Galicia, de pegar la oreja al suelo como los Sioux, para ver por dónde viene el tren. Recoger esa información y hacer que participe la gente.

Somos un partido político por imperativo legal, porque no podemos concurrir si no somos un partido político, pero nuestro ADN de plataforma ciudadana no lo vamos a perder nunca. Si suma los votos en blanco, los votos nulos, los votos a partidos minoritarios y la abstención, verá que hay una gran masa de la población en Galicia que no se siente representada o no lo manifiesta así.

España

¿Cómo se crea Sociedad Civil y Democracia SCD? Usted fue militante del Partido Popular, ¿qué lo motivó a cambiarse a SCD?

El nacimiento de SCD tiene que ver más con una plataforma ciudadana que con un partido político tradicional. Aquí había un grupo de gente que creaba opinión desde hace tiempo, que hacía propuestas parlamentarias y que habían visto como dichas propuestas no franqueaban la puerta de los Parlamentos. Gente que veía que los políticos eran impermeables a estas propuestas. Con lo cual, no nos quedó más remedio que constituirnos como partido político e intentar cambiar las cosas desde dentro.

Sobre el cambio de militancias, yo vengo de la base del PP, hay gente que viene de la base del Partido Socialista,  otros no han estado nunca en política… En realidad venimos todos por lo mismo, porque hemos constatado tanto desde las bases de otros partidos como desde fuera que estos partidos tradicionales son impermeables a los ciudadanos y a la sociedad.

Yo entré en el Partido Popular a raíz de los atentados del 11 de marzo, cuando el PP pierde todo el poder, y me he ido cuando el PP tiene más poder que en toda su historia. En SCD hemos confluido la gente que no quiere vivir de la política, sino que estamos asqueados de toda la política tradicional.

En el programa de su partido se habla de cambios en el sistema. Piden una modificación de la Constitución, cambios en el sistema autonómico, impulsar iniciativas legislativas ciudadanas… ¿Pueden ser estas algunas de las claves para luchar contra la desafección ciudadana?

La clave de la desafección es que la ciudadanía pueda participar en la política. Abandonar la democracia que consiste en votar una vez cada cuatro años y que no le vuelvan a llamar a la puerta hasta las siguientes elecciones. Devolver la democracia a los ciudadanos.

Sobre las iniciativas legislativas populares, que la gente mire cuántas se han propuesto y aprobado en los Parlamentos  y cuántas se han reformado después por vía parlamentaria ¿Por qué el miedo a preguntar a la gente a través de una Iniciativa Legislativa Popular accesible, que no tenga un tope tan alto para recoger firmas? ¿Por qué no poder revocar un mandato de un político al que usted le vota con un programa ‘x’ y luego al llegar al gobierno hace un programa ‘z’? Hay mucho trabajo por hacer, pero hay que empezar.

Tras el resultado obtenido en Galicia y el anuncio de seguir al frente del partido en futuros comicios como los europeos o los nacionales, ¿qué les dice Mario Conde?

Delega bastante. Nos dice que trabajemos, que planteemos iniciativas, nos anima. Mario Conde no ha decaído, es difícil que decaiga. Siempre nos dice una cosa que es fundamental y que hay que trasladarle a la opinión pública: SCD es un proyecto que trasciende la figura de Mario Conde. Él da el paso y siempre nos dice una frase muy gráfica: “Yo vengo a poner en marcha el autobús. Una vez que esto empiece a rodar, tengo el recorrido vital que tengo”. Muchos le agradecemos que, con este recorrido, con lo que ha pasado, se haya expuesto para que detrás de él, como catalizador, se escuchen estas propuestas.

En Galicia existió un cierto trasvase, como comentábamos con su caso, de militantes del PP a su partido ¿Cree que podría suceder lo mismo en otras Comunidades Autónomas?

Estoy convencido, pero no hay que perder de vista que hay una masa de ciudadanos que no está afiliada a ningún partido. Una parte de esa gente se está acercando a SCD. Así que por los dos lados. Si los partidos mayoritarios pierden afiliados a mí no me preocupa, ellos sabrán por qué es. Tal y como están estructurados los partidos, que no tienen democracia interna se pongan como se pongan, y tal como están funcionando, es completamente imposible que la sociedad pueda decidir algo. Llevamos 30 años alternando partidos tradicionales y estamos sumidos en una crisis sin precedentes, eso la gente lo ve más que nunca.

Esperanza Aguirre ha pasado, por voluntad propia, a un segundo plano dentro del Partido Popular. ¿Son de los que piensan que puede estar preparando nuevas aventuras políticas? ¿Tendría sitio en las filas de SCD?

Habría que preguntárselo a ella. Ojalá esas personas que son importantes, que han hecho grandes cosas, y en el caso de Esperanza Aguirre comparto ideología liberal, ojalá esa gente diera el paso. Pero no sólo políticos, ojalá gente de empresa, intelectuales, dieran ese paso. En lo poco que yo sé del Partido Popular, es una persona que no ha abandonado la política y  pongo como ejemplo el apoyo que ha mostrado expresamente a Alberto Núñez Feijóo durante las elecciones gallegas. No tengo antipatía hacia Aguirre, pero hay una gran incoherencia entre el mensaje liberal de ella en Madrid y el apoyo a Feijóo que ejerce políticas de imposición lingüística y tiene una visión totalmente nacionalista en Galicia.

¿Qué diferencia, principalmente, a Sociedad Civil del resto de partidos?

Que no somos como ellos. En mi caso, es la primera vez que veo en mi vida elegir una coordinación regional del partido en voto secreto y en urna cerrada con total libertad y democracia absoluta.

También se diferencia en que no tenemos ningún tipo de prejuicio. No somos políticos, buscamos que los políticos sean como los ciudadanos. Eso no creo que lo defienda absolutamente nadie en estos momentos. Pretendemos cambiar el lenguaje de la política. Hay varias formas de cambiar las cosas: hay gente que se manifiesta en la calle, que puede tirar una piedra contra el Parlamento… Nosotros intentaremos llegar, no para romper las ventanas, sino para abrirlas.

Hay una diferencia muy grande con respecto a los demás: aquí nadie viene a buscar nada, todo el que está a día de hoy en SCD está por vocación y por principios.

¿Qué opinión tiene de lo que ha pasado en las últimas elecciones Catalanas?

Pues desde el punto de vista histórico me parece incomprensible, ya que lo que se reivindica es un ejercicio anti-histórico. Justificación histórica de las reivindicaciones de independencia no hay por ningún lado.

En segundo lugar, a mi modesto entender, lo que se ha producido aquí es un exabrupto del señor Mas, buscando una serie de cuestiones absolutamente de locos. No sabemos si para llevarlas a cabo o para ponerlas encima de la mesa y negociar con Madrid como han hecho siempre.

Me interesa el resultado, ¿qué partidos han subido espectacularmente? Pues partidos como Ciudadanos de Cataluña, para el que pedimos el voto en esa región ya que es parecido a nosotros, que se basa en la ciudadanía.

También hay que destacar que la reacción de los partidos del sistema, como por ejemplo el de Mas, es totalmente diferente a la de Ciudadanos. Mientras Mariano Rajoy insiste en que Mas no tiene que irse y está dispuesto a volver a entenderse con esa persona que hasta hace dos días pretendía romper la baraja, en la rama de Ciudadanos están diciendo que Mas debe irse y se debe vertebrar España sin esa gente y desde la sociedad. No pasará mucho tiempo, esa es mi hipótesis, hasta que CIU vuelva a intentar entenderse con el Partido Popular, y sino al tiempo.

Ha hablado en muchos momentos de la entrevista sobre los desencantados con la política, los que no van a votar. ¿Qué mensaje les mandaría desde SCD ante futuros procesos electorales?

Que los respeto y que están en su derecho. Yo soy de los que piensa que si quieres cambiar las cosas tienes que implicarte. La única vía para hacerlo hoy en día no está en los partidos tradicionales sino en plataformas ciudadanas que tengan el foco puesto en ellos. No digo que tengan que venirse a SCD, ojalá se vinieran todos, pero sí que la única forma de cambiar España es concienciarse y tener claro que con esta casta política que tenemos no salimos.

Los votantes dicen...
  1. […] [Lee la entrevista en Sesión de control…] […]

  2. […] Francisco Fernández Tarrío: “No creo en el voto del miedo ni en el voto útil” (Alfredo Berini) […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>