Arrow

Europa, cada vez más lejos de la gente


0
Rafael Larreina

Diputado de Amaiur. Impulsor de Eusko Alkartasuna desde su fundación, fue diputado vasco durante dos décadas representando a esa formación, en nombre de la cual fue uno de los firmantes del Pacto de Estella.


Escrito el 20 de diciembre de 2012 a las 10:43 | Clasificado en Amaiur

El diputado de Amaiur Rafael Larreina critica el guión seguido en la última Cumbre Europea por considerar que se aleja de las necesidades de la ciudadanía.

Esta semana hemos tenido un debate en el Congreso sobre la última Cumbre Europea en el que lo más importante creo que es lo que no se ha debatido. Del documento de conclusiones de la citada cumbre, el 35% estaba centrado en la política Común de Seguridad y Defensa y sin embargo no ha merecido ni una sola mención en el discurso del presidente, que ha dedicado la mayor parte de su tiempo al apartado referido a la reforma del sector financiero y la supervisión única del sector bancario.

Y digo que es lo más importante porque muestra el enfoque totalmente desenfocado que se le está dando a la construcción europea. Una Europa que sus preocupaciones están en la presencia militar en diferentes lugares del mundo, en el reforzamiento de la industria militar, precisamente en el año en que recibe el premio Nobel de la Paz. Curiosa paradoja ésta de la renuncia a la promoción de la paz con una política de apoyo al desarrollo social y económico que es sustituida por la presencia militar, renunciando a los principios inspiradores de la Unión Europea.

Paradoja que no sólo se instala en la política exterior sino que también la encontramos en la política interior, pues frente a ese 35% de las conclusiones de la Cumbre centradas en la política de defensa, hay una línea dedicada a la política social, un 3% dedicado al empleo juvenil o cero espacio dedicado al proceso de ampliación interna de la Unión Europea. Claramente estamos ante los resultados de una Cumbre que responde a los intereses de las grandes corporaciones económicas y financieras y da la espalda a las necesidades de la ciudadanía europea.

Las preocupaciones de la gente de la calle -el paro, las pensiones, la vivienda, la hipoteca, la sanidad, la educación… no están en las preocupaciones y ocupaciones de los eurócratas que ven absorbido su tiempo en diseñar medidas para dar respuesta a las preocupaciones de la canciller alemana, que no son otras que los intereses de la banca alemana. Medidas que teóricamente meten en cintura a la banca europea pero dejan fuera de la supervisión de la Unión a las cajas alemanas. Pero incluso en el sector sometido a supervisión no se aplican medidas que muestren un mínimo compromiso con la solidaridad y la justicia social, como lo demuestra la ausencia de propuestas para poner en marcha un fondo de garantía de depósitos europeos en el que la banca asuma el riesgo de las pérdidas y no solo el goce de los beneficios.

Y finalmente tampoco ha tenido ni una línea una cuestión que esta candente en lugares importantes de Europa. Mientras que el debate sobre como estar en Europa está abierto y candente en Escocia y el Reino Unido, en Flandes, Valonia y Bélgica, o en Cataluña, Euskal Herria y España, en las conclusiones de la cumbre no hay ni una línea para abrir la reflexión sobre la ampliación interna de la Unión Europea, sobre las formulas a empelar para dar respuesta a estas zonas de la Unión Europea que quieren estar de otra forma dentro de la Unión.

Algo habrá que hacer para dar un nuevo impulso a esta Europa que necesita un cambio, volver a acercarse a sus gentes, rediseñarse de otra forma, optar en definitiva por ser una Europa más social, más natural, más humana.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>