Arrow

Opaca transparencia


4
Rafael Larreina

Diputado de Amaiur. Impulsor de Eusko Alkartasuna desde su fundación, fue diputado vasco durante dos décadas representando a esa formación, en nombre de la cual fue uno de los firmantes del Pacto de Estella.


Escrito el 14 de marzo de 2013 a las 11:22 | Clasificado en Amaiur

El diputado de Amaiur Rafa Larreina critica el borrador de la Ley de Transparencia por lo que no incluye y por ceder su vigilancia a un órgano dependiente del Gobierno.

Llevamos ya una temporada en la que ver las portadas de los medios a primera hora de la mañana genera una sensación de desazón ante un panorama que es desolador, una sensación de que la corrupción tiene carácter sistémico en el caso del Estado español.

A este fenómeno, que no deja de ser expresión de una cultura del fraude generalizada, sólo se le puede hacer frente con radicales compromisos de transparencia y una apuesta, también radical, por la profundización de la democracia que va unida a un impulso de la participación ciudadana. Estos deberían ser los objetivos a alcanzar por una Ley de Transparencia que garantizase el acceso a la información pública por parte de la ciudadanía.

Sin embargo, ahora está en el Congreso un proyecto de Ley que, en la práctica, supone una declaración de buenas intenciones inviables de poner en marcha por su inconcreción, su limitado ámbito de aplicación, su no compromiso con la desaparición de barreras que impiden el acceso de la ciudadanía a la información pública, y la ausencia de garantías efectivas del acceso a la información por parte de un órgano realmente independiente.

En el fondo no reconoce el derecho a la información como un derecho fundamental, pues limita su aplicación al reducirla al estricto ámbito de la administración pública y al limitar su alcance en caso de colisión con otros derechos.

Si la ley se quedase en los actuales términos estaríamos ante una “transparencia opaca”, un bonito cartel que serviría para ocultar lo que hay de tras en vez de facilitar su conocimiento. Si realmente queremos que la transparencia, el derecho de la ciudadanía a conocer todo lo relacionado con la gestión pública y con el uso de los fondos públicos, sea una realidad efectiva hay que cambiar radicalmente el actual proyecto que el Gobierno ha remitido al Congreso.

Para ser efectivo el compromiso con la transparencia se deben incluir en el ámbito de la ley a todas las instituciones públicas, no sólo a los organismos que están sujetos al derecho administrativo, así como a todas aquellas personas naturales o jurídicas que –como señala el Convenio del Consejo de Europa sobre Acceso a los Documentos Públicos”- realizan funciones públicas o actúan financiadas con fondos públicos.

En otras palabras, deben estar sujetas a la ley tanto la Casa Real, los partidos políticos, los sindicatos y la patronal, como el Congreso, el Poder judicial, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado o el Consejo Económico y Social, y también las ONGs y personas naturales o jurídicas que reciban fondos públicos.

También desde el punto de vista del alcance real de la ley, el actual proyecto resulta inaceptable pues excluye mucha información lo que choca directamente con el Convenio del Consejo de Europa sobre Acceso a Documentos Públicos. También porque excluye muchos tipos de información, en concreto toda la información auxiliar, imprescindible para entender y seguir el proceso de toma de decisiones.

En esta misma línea, la ley está limitada al tener un carácter supletorio para aquellas materias que tengan previsto un régimen jurídico específico de acceso a la información. Pero también se limita el acceso a la información cuando no se establece que toda información será accesible, sin importar el formato, algo fundamental para el movimiento Open Data, que cada vez está más desarrollado y que es un pilar importante en el ámbito de la socialización del conocimiento.

Un aspecto básico para facilitar el acceso a la información por parte de la ciudadanía lo constituye el sistema que rige la relación de la administración con el administrado a la hora de responder a las demandas de éste. Desde esta perspectiva proponer el silencio administrativo negativo -es decir, que si el organismo consultado no contesta, se entiende que se deniega la solicitud-, en la práctica, articula una nueva barrera que dificulta el acceso a la información.

Uno de los principios básicos del derecho de acceso a la información es que las denegaciones deben ser motivadas, y el silencio negativo viola de base este principio. Además, en el Estado español, aproximadamente el 50% de las solicitudes de información acaban en silencio administrativo, por lo que optar por un silencio administrativo negativo hace inviable un buen sistema de transparencia.

Finalmente, la prueba del algodón de un auténtico sistema de transparencia consiste en ver si se garantiza la independencia de quien tiene que velar y garantizar la transparencia y el acceso real a la información por parte de la ciudadanía.

Pues bien, los organismos de supervisión que propone la ley de transparencia dependen del Gobierno y se deja en manos del propio Ejecutivo el procedimiento sancionador, lo que supone un alto riesgo de que las decisiones sancionadoras se tomen en última instancia con criterios de oportunidad o interés político-partidista. Además de que estos organismos sean juez y parte a la hora de decidir sobre los conflictos, al establecer que la duración del mandato del Director de la Agencia coincida con una legislatura lo somete a los vaivenes de coyuntura política y debilita aún más la independencia de dicho órgano.

Si en el trámite parlamentario no se cambia radicalmente su contenido, la transparencia quedará opaca y no podremos contribuir a la erradicación de la corrupción; erradicación que sólo es posible mediante la profundización en la democracia y el impulso de la participación ciudadana que son la base del Buen Gobierno.

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Llevamos ya una temporada en la que ver las portadas de los medios a primera hora de la mañana genera una sensación de desazón ante un panorama que es desolador, una sensación de que la corrupción tiene carácter sistém……

  2. […] hilo de esta afirmación, Larreina ha publicado un artículo en Sesión de control titulado “Opaca transparencia” en el que profundiza en su crítica del texto actual y reclama una severa revisión del […]

  3. […] hilo de esta afirmación, Larreina ha publicado un artículo en Sesión de control titulado “Opaca transparencia” en el que profundiza en su crítica del texto actual y reclama una severa revisión del […]

  4. Escrutinio dice:

    Y que la regulación incluya también a empresas privadas que ofrecen servicios públicos, vista la tendencia hacia la privatización de los mismos.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>