Arrow

Garantía juvenil


0
Carles Campuzano

Nacido en Barcelona en 1964, licenciado en Derecho y diputado de CiU en el Congreso desde 1996. Miembro del consejo ejecutivo nacional de Convergència Democràtica de Catalunya.


Escrito el 8 de marzo de 2013 a las 8:54 | Clasificado en CiU

Hace pocos días la Unión Europa ha aprobado la denominada Garantía Juvenil para hacer frente al gravísimo problema del desempleo entre los jóvenes.

Se trata de una recomendación a los Estados miembros de la Unión Europea para que incorporen en sus políticas de empleo el compromiso de garantizar a todos los jóvenes menores de 26 años cuatro meses de haber finalizado sus estudios o haber perdido su empleo una oferta de trabajo o unas prácticas o un curso de formación.

Esta garantía juvenil se inspira en las exitosas experiencias escandinavas en la materia. Ya en 1984, Suecia, y después, Noruega, Finlandia y Dinamarca fueron pioneras en la puesta en marcha de medidas específicamente diseñadas para combatir el desempleo entre los jóvenes, en la línea de aquellas políticas que combinan flexibilidad y seguridad en el funcionamiento de sus mercados de trabajo.

La idea central de estos programas es la de reducir el tiempo que los jóvenes están desempleados e inactivos y en su implementación juegan un papel decisivo los servicios públicos de empleo. La necesidad de personalizar la atención al joven es fundamental. Conocer su perfil, historial, necesidades y potencialidad puede permitir ofrecer al joven un empleo, unas prácticas o un curso de formación adecuado y útil.

Una política como esta, y que la Unión ve tan necesaria para una sociedad que tiene cerca de 950.000 jóvenes entre 16 y 24 años buscando empleo, exige medios y recursos de las denominadas políticas activas de empleo, y también una activa colaboración con el sector privado. De manera sorprendente, el Gobierno de Rajoy en sus dos primeros presupuestos aprobados ha disminuido en cerca de 4.000 millones de euros los recursos de estas políticas. Incluso un medio tan poco dado a defender la intervención gubernamental como el ‘Financial Times’ denuncio tamaño disparate.

La Garantía Juvenil es una buena idea que nos llega del norte, como tantas, pero tengo la impresión que en nuestro caso, por desgracia, se va a convertir en un nuevo brindis al sol. Sin medios, ni capacidades, sus posibilidades de cumplimiento son muy escasas.

La estrategia juvenil que recientemente ha aprobado el Gobierno, bien intencionada, no aborda esta cuestión y reincide en una lógica que ha mostrado sus límites. Bienvenidas las bonificaciones para los emprendedores y los empleadores que contraten jóvenes. Se rebaja el coste fiscal del empleo, pero todo esto es insuficiente. Necesitamos medidas excepcionales ante una situación, sin lugar a dudas, de desempleo excepcional en el marco europeo.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>