Arrow

Guatemala, la impunidad y una visita parlamentaria


0
Carles Campuzano

Nacido en Barcelona en 1964, licenciado en Derecho y diputado de CiU en el Congreso desde 1996. Miembro del consejo ejecutivo nacional de Convergència Democràtica de Catalunya.


Escrito el 7 de febrero de 2013 a las 18:38 | Clasificado en CiU

Varios diputados españoles asistieron en Guatemala al juicio contra el dictador Ríos Montt, respaldando la incipiente lucha por los Derechos Humanos en el país.

Ver sentado en el banquillo de los acusados a un dictador no es una experiencia que se tiene cada día. Y menos aterrizado desde el Estado español, donde el dictador murió en la cama cuando la inmensa mayoría de nosotros éramos unos niños.

Hace muy pocos días tuve esa alegría. Asistí, juntos con otros parlamentarios como Iñaki Anasagasti (PNV), Marisol Pérez (PSOE), Josep Anton Nuet (Izquierda Plural) y Dionisio García Carnero (PP) al inicio de las vistas contra Efraín Ríos Montt en la ciudad de Guatemala en el marco de una misión parlamentaria de análisis sobre el respeto a los derechos humanos, promovida por la Fundación Paz y Solidaridad y la Fundación Paz con Dignidad.

Rios Montt fue Presidente de Guatemala entre 1982 y1983, fruto de un golpe de Estado, y protagonizó una enorme violencia contra la población civil en el marco del largo, durísimo y sangrante conflicto armado que azotó durante décadas el país centroamericano.

Hoy Ríos Montt está siendo acusado de genocidio por sus actos en aquella guerra, después que hace ya más de diez años fuese denunciado por una asociación de la sociedad civil guatemalteca, en el marco de lo que se conoce como ‘justicia transicional’. Por cierto, un concepto inédito en España.

Y más allá de la emoción que supuso ver al dictador en el banquillo, me parece imprescindible responder a la pregunta sobre qué sentido tienen este tipo de misiones, que a menudo son caricaturizadas como de “turismo parlamentario”.

La respuesta nos la dieron los activistas por los derechos humanos que en Guatemala se juegan la vida, y esto no es ni mucho menos una expresión retórica, y los valerosos jueces y fiscales que luchan contra la impunidad, y con los que tuvimos ocasión de mantener diversos encuentros.

Unos y otros insistieron que la vigilancia y el seguimiento de la comunidad internacional facilitan y hacen posible su trabajo. Se sienten menos solos, más protegidos y acompañados frente a un Gobierno y un Parlamento no suficientemente comprometidos, una sociedad aún traumatizada por la virulencia del conflicto armado y la existencia de poderes fácticos que pretenden perpetuar la impunidad. Y nos aseveraron que hay materias en las que Guatemala necesita de la presión internacional para continuar avanzando.

Muy modestamente, creo que esa semana en Guatemala se ha suministrado combustible a la causa de los derechos humanos y a la lucha contra la impunidad, al menos durante unos días. Y vamos a continuar, ahora desde nuestra acción parlamentaria en el Congreso y el Senado.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>