Arrow

Un Estado del Bienestar orientado hacia los niños y las familias


1
Carles Campuzano

Nacido en Barcelona en 1964, licenciado en Derecho y diputado de CiU en el Congreso desde 1996. Miembro del consejo ejecutivo nacional de Convergència Democràtica de Catalunya.


Escrito el 13 de diciembre de 2013 a las 10:09 | Clasificado en CiU

La crisis ha agudizado dos problemas graves: la elevada tasa de pobreza infantil, de las más altas de la Unión Europea y una tasa de natalidad muy baja, de las menores del conjunto de nuestro entorno.

Instalados en una nuevo escenario económico que apunta a la salida de la gran Recesión que nos ha golpeado duramente, empezamos a preguntarnos sobre las consecuencias sociales de la crisis, en términos de igualdad de oportunidades para todos y en clave de cohesión social. De momento, la percepción generalizada es que el reparto de los costes de la crisis ha sido desigual y el sentimiento de injusticia está muy consolidado.

Ciertamente, una crisis que ha devastado el mercado de trabajo, con tasas de desempleo récord, un más que preocupante índice de desempleo de larga duración y con déficits muy relevantes en la formación y la cualificación profesional en 6 de cada 10 parados, explica el aumento de la pobreza y la desigualdad en estos años. Quizás salimos de la recesión, pero salimos más pobres y más desiguales, y con perspectivas complicadas para volver a niveles de empleo aceptables y homologables al de los países más avanzados de Europa.

Pero es que, además, algunas de las debilidades del modelo social son previas a la crisis. El Estado del Bienestar construido durante estos últimos 35 años ha sido exitoso en la generalización y la universalización del derecho a la sanidad y la educación, y ha logrado importantes logros para proteger a los mayores del riesgo de pobreza a través del sistema público de pensiones, pero ha estado muy poco orientado a proteger a la infancia y a las familias.

De ahí se derivan dos problemas graves que la crisis ha agudizado. Por un lado, la elevada tasa de pobreza infantil, de las más altas de la Unión Europea, que se mantuvo en los años de expansión económica y que ha aumentado desde 2008; y por otro lado, una tasa de natalidad muy baja, de las menores del conjunto de nuestro entorno, con las consecuencias de todo orden que ello implica.

El debate planteado, al menos en el conjunto del Estado y en Catalunya, no es tanto la transición hacia un Estado del Bienestar más participativo, en la línea del discurso del Primer Ministro holandés de hace unos meses, sino de un Estado del Bienestar más orientado a la inversión en infancia y familia, como garantía de futuro y de buen funcionamiento de la movilidad social ascendente.

En Catalunya esta es una cuestión clave. Para un país como Catalunya, donde la apelación al sentimiento de comunidad y pertenencia tiene que ver fundamentalmente en ofrecer una idea de sociedad donde el progreso y el bienestar de todos sea posible, un enfoque de este tipo es crucial y nos recuerda que la cuestión nacional y la cuestión social son parte del mismo debate.

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Instalados en una nuevo escenario económico que apunta a la salida de la gran Recesión que nos ha golpeado duramente, empezamos a preguntarnos sobre las consecuencias sociales de la crisis, en términos de igualdad de oport…

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>