Arrow

Del inmovilismo a la acción compartida


2
Inés Sabanés

Leridana de nacimiento, vallecana de adopción. Coportavoz de la Mesa de Madrid de Equo . Llegó al partido tras militar en IU desde su fundación, donde fue diputada nacional, diputada autonómica en Madrid y concejala en el Ayuntamiento de la capital.


Escrito el 3 de junio de 2013 a las 9:36 | Clasificado en Equo

Ante la crisis política la solución no es sentarse a esperar, sino proponer y emprender cambios en la forma de hacer política.

A pesar de los importantes movimientos e iniciativas ciudadanas en lo que afecta al sistema político e institucional, seguimos en el túnel. Las resistencias a mover ficha para dibujar un paisaje diferente a su salida siguen siendo muy grandes. Para mover realmente las inercias y conquistar mayorías sociales que apuesten por dar el salto a la democracia del siglo XXI  es imprescindible el control y la acción ciudadana como elemento nuclear de la regeneración de la política.

Todos los intentos tienden  a ser subsumidos por el sistema para ir más a un modelo de reformas que a un espacio de acción ciudadana contundente y real,  donde  poder afrontar  la superación del modelo constitucional, institucional y de partidos propias de la democracia representativa del siglo XX .Este modelo  ha sido incapaz de modificarse con las nuevas necesidades y quedó atrapado en una endogamia totalmente refractaria a la intervención ciudadana.

Como el sistema ha permanecido inmóvil durante 35 años, las propuestas además de corregir   lo obvio tendrán que vislumbrar la emergencia y la magnitud del cambio necesario.  No se trata de un remozado de fachada sino de reconstruir un edificio cuyos cimientos se han  deteriorado seriamente en estos años.

Aconsejo leer a @subirats9 y su reflexión sobre partidos políticos y nuevos sujetos políticos:

“De lo que se trata es de avanzar en formatos de gobierno colectivo en que evitemos la concentración de poder y donde se mantenga la capacidad de acción directa de todos”.

Más recientemente @antonigr plantea también que

Los partidos abiertos, confrontados a una idea cerrada, centralizada y jerarquizada, así como las nuevas expresiones de lo político que no desean transitar por el modelo de partido convencional, deben explorar −al menos− cuatro cambios organizativos: los datos, las redes, los debates y los espacios”.

A  raíz de varias iniciativas de la sociedad civil sobre la reforma de los partidos Reyes Montiel, coportavoz de Equo, mantiene un análisis muy interesante:

“No hay que esperar a que haya una reforma de la ley de partidos, ya que la apertura, la transparencia y la participación de afiliados y simpatizantes en mecanismos de elaboración y decisión colectiva es posible, no está prohibida. Sólo hay que tener voluntad política”

Todas estas reflexiones son básicas para retomar lo que planteaba en el inicio del artículo: conquistar mayorías sociales y rescatar política de su incapacidad para garantizar el bien común frente a los grupos de poder que han parasitado las instituciones representativas.

Para ello se necesitan objetivos claros, cooperación política y metodología que permita entender las diferencias entre teorizar aritmética electoral y compartir espacios con las iniciativas ciudadanas -más que intentar  liderarlas o representarlas- para un proceso constituyente imprescindible en este cambio de época.

Compartir objetivos significa garantizar regeneración y transparencia,  democracia real con  primarias abiertas, consultas, democracia líquida o rendir cuentas. Y, además, propuestas de acción común sobre la deuda, el fraude, los derechos a la sanidad, educación y vivienda digna, o un modelo de desarrollo capaz de generar trabajo digno, sin sometimiento a los poderes financieros.

Estas bases permitirían vislumbrar posibilidades de superación de alianzas vistas sólo como dinámica electoral para conectar con  asambleas ciudadanas y otros movimientos, con propuestas y criterios para llegar incluso a  la articulación de verdaderas candidaturas ciudadanas

Sólo tendríamos que añadirle capacidad para construir una metodología basada en grupos ciudadanos, que garantizaran procesos abiertos absolutamente participativos, consultas y toma de decisiones compartidas y con capacidad de vínculo con todos aquellos que están dispuestos aorganizar y participar de un proceso constituyente y de cambio real.

Los votantes dicen...
  1. Ana dice:

    Trabajar en causas, una de ellas la propia transparencia y participación ciudadana, no debe posicionar enfrente a los que aún sólo rechazan el modo jerarquía. Suman también, y debería quedar más realzada la capacidad de empatía.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>