Arrow

Mayo 2013


0
Inés Sabanés

Leridana de nacimiento, vallecana de adopción. Coportavoz de la Mesa de Madrid de Equo . Llegó al partido tras militar en IU desde su fundación, donde fue diputada nacional, diputada autonómica en Madrid y concejala en el Ayuntamiento de la capital.


Escrito el 25 de mayo de 2013 a las 12:51 | Clasificado en Equo

Dos años después del 15M resulta evidente que aquella acción ciudadana abrió la puerta a un buen número de iniciativas que demandan, de diferentes formas y con diferentes fines concretos, lo mismo: otra forma de hacer las cosas.

En mayo de 2011, después del 15M y antes de saber los resultados de las elecciones municipales y autonómicas , defendía en mi blog que el 15M y todo lo que significaron aquellos movimientos exigiendo una democracia real  había venido para quedarse.

Aventuraba que más allá de la inmediatez electoral y sus previsibles resultados, en mayo del 2011 se abrió un nuevo escenario -impensable hasta hacía muy poco- del que se desprendía una profunda capacidad transformadora y de cambio. Era una reacción contundente frente a los recortes, la precariedad, el paro y la falta de expectativas, pero era además una impugnación al inmovilismo y a un funcionamiento blindado en las burbujas institucionales, sociales y políticas de la democracia representativa.

En la mayoría de los casos, todavía hoy, se sigue analizando con la lógica de la democracia del siglo XX estos movimientos del siglo XXI. Se han visto caracterizados con bastante frecuencia por dos pulsiones: la teoría de que son movimientos “antisistema” en la que no me voy a detener mucho por su propia inconsistencia, y la pulsión de la “ansiedad” por querer representarles desde el propio sistema, con la absoluta convicción de algunos de que lo que pasó en esos días era el resultado de lo que ellos mismos llevaban anunciando, cuando no preparando durante años.

Nada más lejos de la realidad. La impaciencia electoral, con la lenta e inoperante dinámica institucional, produce una incapacidad sonrojante de desaprender, reaprender y ver meridianamente clara una crítica que apelaba muy directamente también a quienes decían representar espacios de transformación.

Entre lo que se ha hecho en estos años y lo que se predica que se ha hecho hay tanta distancia como desde los oasis institucionales cargados de soflamas a las formas de construcción en las calles, las plazas, los espacios ciudadanos y los barrios, donde se ha ido ganado fuerza para la recuperación de la política y para una nueva politización social.

Y mientras se han sucedido en distintas fases relatos, preguntas e interpretaciones interesadas por el lado del sistema, en el lado del activismo ciudadano en estos dos años hemos visto sumar y multiplicar compartiendo conocimientos y, con ello, superar la rigidez burocrática de las instituciones. Hemos visto cercar a los bancos, crecer las mareas, multiplicar acciones bien por la dación en pago o contra la privatización de la sanidad en distintos formatos para distintas causas. Como diría @antonigr en un magnífico repaso por estos dos años, “los que solo buscan frutos (recogerlos, utilizarlos, consumirlos) nunca comprenden bien el tiempo de la semilla y la siembra”. Semillas de cambio y transformación, sea cual sea ahora su grado de maduración.

De lo que se trata ahora es de comprender que por más que se empeñen algunos en remozar el edificio, los cimientos del mismo están profundamente deteriorados y es imposible reconstruir sobre cimientos carcomidos. Comparto con muchos de los que reclaman una revolución metodológica y mantienen que “si la ciudadanía no puede vigilar a sus gobiernos todo se repetirá”.

La cooperación, las decisiones compartidas, la democracia en Red con herramientas para la participación real previenen la corrupción, garantizan la transparencia, permiten construir mayorías sociales entorno a múltiples causas, pero además han demostrado ser más eficaces en la lucha contra un sistema injusto. Después de no temer a nada ya han visto banqueros en la cárcel, repuestas contundentes contra la sangría de los desahucios y grupos de ciudadanos organizados abriendo al conocimiento común muchas de las informaciones que siempre permanecieron ocultas en el lado oscuro del sistema.

Desde mayo de 2011 a mayo de 2013 los gobiernos han seguido la dinámica de recortes y actuando en contra del interés colectivo, pero el activismo ciudadano surgido a raíz del 15M y múltiples movimientos han abierto dinámicas de exigencia y control claves para el cambio y la transformación real.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>