Arrow

El 29-J y el 11-S, el Derecho a Decidir más internacional


0
Joan Tardà

Barcelonés, diputado de ERC en el Congreso en las tres últimas legislaturas. Licenciado en Filosofía y Letras, es profesor de secundaria de Lengua y Literatura catalana.


Escrito el 25 de junio de 2013 a las 9:18 | Clasificado en ERC

El poder político-mediático en Madrid atribuye exclusivamente a Mas el proceso nacional iniciado en Catalunya. No se dan cuenta de que es somos los catalanes los que hemos llevado a Mas a esas posiciones.

En muchas ocasiones, una lectura rápida, sin duda más simplista pero digerible, entiende el proceso de transición nacional iniciado por el pueblo de Catalunya como la aventura de un solo hombre que, atacado por varios y distintos flancos, decide subirse a la montaña del soberanismo, secuestrando a su partido y acompañado de unos extraños compañeros de viaje.

Esa misma mirada del poder político-mediático en Madrid  teoriza frívolamente sobre los motivos ocultos que han llevado al visionario Mas a poner en jaque a una coalición política que durante tantos años ha practicado en el Congreso una estrategia basada en el accidentalismo político y una táctica fundamentada en lo que Pujol llamó en su momento “peix al cove”.

Otros, aquellos menos propensos a soluciones de cuartel como las defendidas por ultraderechistas tipo Vidal Quadras, consideran que la solución al problema se halla en la búsqueda de una salida a Mas o acabar con él, dando por bueno aquel aforismo del “muerto el perro, se acabó la rabia”, a la espera de mejores tiempos económicos para que escampe la niebla del agravio económico con que se percibe la actuación española en Catalunya o que cuaje –labor titánica- en el imaginario catalán que el Estado cuando pueda se federalizará.

De ahí que arrecien las agresiones para acabar con el “problema catalán” no con voluntad de negociación, sino mediante el suministro de escándalos; el ahogo financiero, pretendiendo una revuelta popular contra el gobierno catalán; el fomento de todo tipo de demagogias y uso de las cloacas del Estado para hacer realidad la amenaza de Aznar (y la de sus discípulos tipo Wert): “Dividiremos Catalunya antes de que Catalunya se independice” – un “cuanto peor (económica), mejor (político) para el Gobierno español”.

Pero la visión de que el proceso independentista en Catalunya no es cosa de Mas se ve refrendada día tras día con los apoyos que mantienen las fuerzas que apoyan el Derecho a Decidir. Incluso con la posición cada vez más debilitada de aquellos que son vistos como una tabla de salvación del españolismo al desmarcarse de las tesis de la derecha -caso del PSC o de algunos dirigentes nacionalistas-.

Y es que, seguramente, el problema que muchos no alcanzan a comprender es que no es CiU quien lleva a la gente hasta el Derecho a Decidir, es la gente la que ha llevado a CiU donde hasta el escenario en el que ahora se encuentra. El próximo 29, el Camp Nou seguro que da una buena muestra de que el independentismo no es cuestión de Mas, ni de sólo unos pocos.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>