Arrow

El diálogo de Rajoy


0
Joan Tardà

Barcelonés, diputado de ERC en el Congreso en las tres últimas legislaturas. Licenciado en Filosofía y Letras, es profesor de secundaria de Lengua y Literatura catalana.


Escrito el 29 de octubre de 2013 a las 10:14 | Clasificado en ERC

“La respuesta siempre ha sido la cerrazón, la negativa, el no se puede hacer nada que no sea lo que quiere el gobierno, que no es otra cosa que no hacer nada”.

La ya famosa carta de Artur Mas a Mariano Rajoy fue respondida por el presidente del Gobierno español con un ejemplo de no decir nada y donde los habituales intérpretes de los movimientos monclovitas decidieron que era una apuesta por el diálogo. Una apuesta por el diálogo de besugos, si nos fijamos en la realidad que se ha ido imponiendo día tras día, por las continuas declaraciones de Rajoy y por cómo el PP siempre ha cerrado filas a las llamadas terceras vías, convertidas en auténticas autopistas al fracaso.

Pero el problema no es sólo la falta de diálogo de Rajoy; es, también, la continua percepción que cualquier propuesta, cualquier idea venida de Catalunya será continuamente rechazada. Algo que no es nuevo y que los republicanos tuvimos muy claro tras el mareo del Estatut, la recogida de firmas impulsada por Rajoy, Soraya y compañía y las continuas ‘muestras de afecto’ que los partidos españoles en general y el PP en particular muestran continuamente en sus declaraciones publicas, por no hablar de lo que afirman en privado.

El problema no es de diálogo, no es la negociación, como algunos quieren hacer entender. Porque el Parlament ha apostado por negociar, porque se ha pedido que se facilitara hacer una consulta, porque se intentó hacer un Estatut, pero la respuesta siempre ha sido la cerrazón, la negativa, el no se puede hacer nada que no sea lo que quiere el gobierno, que no es otra cosa que no hacer nada.

Lo hemos visto últimamente en el Congreso. Una de las cuestiones que más nerviosos ponen a los diputados españoles es cuando los republicanos afirmamos que será antes de fin de año que habrá fecha y pregunta. A eso obliga el pacto que los republicanos tenemos con el gobierno de CiU y a eso nos debemos. A responder el mandato democrático adquirido en las últimas elecciones.

Es pues el momento del dialogo en las urnas, de permitir a todo el mundo votar, de hacer que se expresen los ciudadanos y dejar de buscar subterfugios que sólo servirán para poner trabas a un proceso que debe ser la sublimación de la democracia. No es el momento de vías sin salidas o de otros subterfugios que seguro que buscarán los defensores del status quo. El dialogo de Rajoy hace tiempo que es monólogo, las urnas serán un buen interlocutor.

Pero más allá de la cerrazon, de la táctica de destruir cualquier intento de construir algo nuevo, el PP, y todos los que están dispuestos a seguirles el juego, deben tener clara un cosa: la consulta se hará y el pueblo catalán expresará en las urnas su decisión. Les guste, o no.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>