Arrow

La (des)conexión Wert


0
Joan Tardà

Barcelonés, diputado de ERC en el Congreso en las tres últimas legislaturas. Licenciado en Filosofía y Letras, es profesor de secundaria de Lengua y Literatura catalana.


Escrito el 8 de diciembre de 2012 a las 11:11 | Clasificado en ERC

El diputado de ERC Joan Tardà describe ataques del Gobierno a Cataluña tras las elecciones del 25N.

Las elecciones del 25N han dejado una difícil gobernanza en Cataluña, pero también un claro mandato para que se celebre un referéndum que deje elegir a los catalanes si quieren formar parte del Estado o prefieren apostar ya por la independencia y la huida -sí, la huida más que la salida- de Cataluña del Estado español.

Las interpretaciones, como después de cada noche electoral, son muchas y muy variadas, pero tal vez la más sorprendente es la que hacía, con muy mal gusto, García-Margallo diciendo que parecía un cáncer terminal y acabó siendo una neumonía –curioso que las lecciones sobre Cataluña nos las dé ya el ministro de Exteriores-. En cualquier caso, parece que la lectura hecha desde Madrid ha sido, con más tacto, la misma que la del ministro de Exteriores.

Esa es la lectura pública, obviando el resultado de ERC que permite evidenciar que no sólo se quiere una Cataluña independiente, sino que además se apuesta por alguien que la defienda sin medias tintas, que no desfallezca en el objetivo de conseguir un nuevo Estado, por nuevo, pero sobre todo por distinto a los gobiernos de PP y PSOE que durante años han optado por una concepción castellanocéntrica que no acepta la diferencia y sólo busca la asimilación de lo que se aleja de aquel viejísimo, pero no por eso olvidado, del ‘Una grande y libre’ en sus versiones posmodernas importadas por la FAES de Aznar.

La dificultad del momento es indiscutible, y así se demuestra en las negociaciones que CiU y ERC están manteniendo para buscar la estabilidad del Govern. Unas dificultades que se ven ampliadas gracias a las malas artes de un Gobierno de España que demuestra que Cataluña no la tiene en cuenta y que tiene en Wert al más aventajado de los discípulos de la funesta fundación FAES.

Lo ilustro con dos ejemplos que buscan causar el mayor daño posible a la sociedad catalana y, por tanto, también a su política. Por un lado, la creación de un impuesto sobre los depósitos bancarios que se quedará en tipo 0, una apuesta por hacer un nuevo favor a los bancos, pero sobre todo por asfixiar las finanzas catalanas cuando ERC lo ha propagado como alternativa a lo largo de toda la campaña electoral. Y por otro, la reforma educativa con un nuevo texto presentado después de las elecciones y que quiere terminar con la escuela catalana.

Una nueva hazaña del ministro Wert que busca pasar a la historia como el alumno preferido de la ultraderecha conservadora busca contentar al viejo régimen que púlpito televisivo y levantar los aplausos de su gran competidor ‘neocon’ y ultraconservador, Gallardón.

Son pues tiempos difíciles y más con un Estado que apuesta por la guerra sucia y que ha movilizado a los ministros de Rajoy para iniciar un ataque que, de momento, tiene la economía y la cultura en el punto de mira, pero que seguro que adquirirá nuevas formas.

Todo ello para demostrar, una vez más y llevan tres siglos haciendo lo mismo, que prefieren que Cataluña sea un motor gripado antes que dejar de ser locomotora de España. Una locomotora que sufre ahora todos los intentos para que descarrile y que donde los ministros parecen dispuestos a mostrar lo que consideran sentido de Estado. Está bien que los catalanes sepan a qué atenerse a la hora de decidir su futuro.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>