Arrow

La soberanía está en los sobres


0
Joan Tardà

Barcelonés, diputado de ERC en el Congreso en las tres últimas legislaturas. Licenciado en Filosofía y Letras, es profesor de secundaria de Lengua y Literatura catalana.


Escrito el 5 de febrero de 2013 a las 11:25 | Clasificado en ERC

La crisis no es pasajera, sino sistémica, producto de una política económica de fondo que sólo subsiste sobre el desequilibrio social, asegura Tardà.

Las respuestas del poder político ante la crisis han dejado en evidencia la sumisión de éste ante el poder económico. Se anteponen los intereses de la oligarquía económica a los intereses y bienestar de la población. Los ejemplos son tan múltiples como transversales: desde los desahucios y la negación de la dación en pago a favor de la banca a la privatización de la sanidad en beneficio de las mutuas, pasando por las tasas en justicia en favor de los más poderosos o la privatización encubierta de la costa en beneficio de las constructoras.

Esta dinámica nos está llevando a un proceso de precarización y dualización social en que se produce un empobrecimiento generalizado que está poniendo en riesgo de desaparición a la propia clase media. Estamos involucionando a una sociedad de ricos y pobres, donde los primeros son los amos, los terratenientes y señoritos de toda la vida, y los segundos, mano de obra esclava.

Nos intentan vender que esta precarización y empobrecimiento generalizado diciendo que es necesario para que nuestra economía sea competitiva y así poder salir de la crisis.

El término ‘economía competitiva’, no obstante, es un eufemismo que se refiere a una economía de bajo coste laboral y social que pueda ‘competir’ con países industrializados como China. Esta competitividad ‘low cost’ no es, pues, transitoria, sino estructural. Lo cual significa que, en todo caso, podremos salir de la crisis en términos de generación de empleo, pero no en términos de bienestar. Es decir, que si tenemos trabajo será con un salario de miseria.

Los dorados años ’90, aquellos que vivimos gracias a la privatización de las gallinas de oro de las empresas públicas y a la venta especulativa del suelo público, no van a volver. La sociedad será mayoritariamente más pobre, mientras una oligarquía será más rica y poderosa. Esta es la salida a la crisis que nos ofrece –de manera oculta y engañosa- el neoliberalismo, el modelo ‘neocon’ que se está imponiendo.

Aquellos que denunciamos que la crisis no es transitoria, sino permanente, que las políticas que se están haciendo no son coyunturales, sino que suponen un cambio de modelo, somos tratados como apocalípticos agoreros por unos economistas gurús. De la misma manera y exactamente los mismos que nos estigmatizaban cuando algunos predecíamos el peligro del estallido de la burbuja inmobiliaria. Los mismos que tienen como altavoces al bipartidismo y a los medios de comunicación bipartidistas.

Con tanto altavoz no se permite que la población oiga las voces de urgente y necesaria alerta ¿Cómo va a permitir un Gobierno el empobrecimiento generalizado de la población? La respuesta está en los sobres y en los bien remunerados cargos que ocupan en la empresa privada los gobernantes cuando dejan de serlo.

El Gobierno no actúa en beneficio de la mayoría de la población, sino en su beneficio personal al dictado o en connivencia con la oligarquía económica. Pesan más los sobres con dinero que los que contienen votos.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>