Arrow

1:12


0
Joan Tardà

Barcelonés, diputado de ERC en el Congreso en las tres últimas legislaturas. Licenciado en Filosofía y Letras, es profesor de secundaria de Lengua y Literatura catalana.


Escrito el 26 de noviembre de 2013 a las 11:44 | Clasificado en ERC

Creemos en la iniciativa 1:12, es decir, que una persona no pueda ganar en un mes por encima de lo que un trabajador de la misma empresa gana en un año.

Cuando lea usted esto seguramente el Congreso habrá debatido y, como en Suiza, desestimado una propuesta para que se establezca dentro de una misma empresa un techo salarial máximo bruto vinculado al salario más bajo en una relación 1:12.

Esta proporción, según nuestro criterio, debería incluir el salario fijo y los posibles incentivos, complementos y cualquier otro tipo de retribución y abarcar, al mismo tiempo, el sector público, es decir a la administración y las instituciones del Estado, así como otras instituciones, organizaciones, empresas y fundaciones en que participen recursos públicos.

En 2008 Sarkozy, anunció la refundación del sistema capitalista mundial. Desde entonces se han impuesto una serie de reformas estructurales, que en el caso de los estados más endeudados han supuesto extraordinarios recortes de derechos laborales y sociales, así como un empobrecimiento de las clases populares.

Sin embargo, los límites y los recortes no han afectado a las clases más acomodadas. Al contrario, han salido beneficiadas. Si en 2007 los altos cargos directivos de las empresas del IBEX ganaban 23 veces más que sus trabajadores, ahora cobran 25 veces más. Según otras cifras, las de la Encuesta de Estructura Salarial del INE, la diferencia salarial media entre los directivos y las personas no cualificadas se amplió de 44.075,17 euros a 49.679,43 entre 2008 a 2010.

En definitiva, los discursos de austeridad y de sacrificios no afectan a las clases dirigentes. Al contrario, cada vez son más ricas, tanto en términos absolutos como relativos, mientras que la gran mayoría de la población se empobrece.

Por ello, es necesario, como en otros Estados europeos, frenar esta desigual tendencia, no limitando los salarios de los directivos, sino limitando la desproporción. La manera es vinculando proporcionalmente al salario mínimo dentro de una misma empresa. Esta iniciativa 1:12 (que una persona no pueda ganar en un mes por encima de lo que un trabajador de la misma empresa gana en un año) ya se ha votado en Suiza.

La iniciativa es importante porque, en la medida en que se limita a cada una de las empresas, se fomentaría la redistribución de los beneficios vía política retributiva. Eso sí, habría que modificar el artículo 26 del Estatuto de los Trabajadores. Cabe decir, en este sentido, que la regulación laboral siempre ha pretendido proteger los derechos mínimos de los trabajadores, por lo que una limitación de máximos no iría en contra de la tradición en materia de derecho social.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>