Arrow

Capitalismo victoriano


0
Joan Coscubiela

Barcelonés, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Facultad de Derecho de ESADE. exsecretario general de CCOO Catalunya. Diputado en el Congreso por ICV-EUiA.


Escrito el 28 de enero de 2013 a las 10:41 | Clasificado en IP

El diputado de ICV critica la decisión del Gobierno de cambiar, vía Decreto, la legislación sobre empleados del hogar, puesta en marcha hace apenas un año.

A los que nos ha tocado negociar convenios y acuerdos hemos tenido que aprender que para negociar es imprescindible ponerse en lugar del otro. No para asumir sus planteamientos sino para entenderlos, la única manera de llevar a buen puerto una negociación. Sin duda, esta empatía es exigible en todas las actividades de la vida, también en la actividad parlamentaria.

Ser coherente con esta máxima de vida es lo que me tiene atareado desde hace semanas. Intento entender las razones por las que el Gobierno del PP ha procedido a la modificación parcial de la regulación de Seguridad Social de las empleadas del hogar.

Lo ha hecho, abusando de nuevo de la formula excepcional del Decreto Ley, sin haber explicado dónde está la urgencia, y lo ha hecho a los pocos meses de haber entrado en vigor la anterior regulación, fruto de la Ley 27/2011 Y después de haber escuchado a todos los comparecientes en la Comisión del Pacto de Toledo hacer un balance satisfactorio de la aplicación del nuevo régimen de Seguridad Social para las empleadas del hogar y desaconsejar los cambios en la legislación hasta no ver cómo van madurando.

Dar marcha atrás en la responsabilidad de los cabezas de familia y “devolver” esta responsabilidad a las propias empleadas del hogar cuando se trabaje menos de 60 horas al mes y así lo acuerden “las partes” no tiene mucha explicación a mi juicio. Genera incertidumbre e inseguridad en todos, también en las familias, en relación a sus responsabilidades y muy probablemente comporte un retroceso en el proceso de “emersión” de economía del hogar sumergida.

El Gobierno se ha limitado a explicar que el procedimiento de la Ley 27/2011 era muy farragoso, pero lo es con 60 horas al mes o con más. Y además, el Real Decreto Ley 29/2012 no lo simplifica, simplemente transfiere en determinados supuestos la responsabilidad de la familias a las empleadas del hogar.

Buscando las razones de esta decisión política y escuchando en el Congreso su defensa –no parece oportuno señalar al pecador o pecadora- me ha venido a la cabeza una imagen utilizada hace tiempo para ridiculizar determinados comportamientos sociales. Se trata de la irónica frase puesta en boca de una señora de la casa –bien pudiera ser el señor de la casa- que se quejaba de “lo mal que esta el servicio”.

Y vete aquí que se me ha ocurrido pensar que la razón de esta decisión del Gobierno del PP pudiera ser la reaparición –en el supuesto que hubiera desaparecido- de una cierta concepción de “capitalismo victoriano”, por aquello de la Reina Victoria y las formas de vida de la Corte en el Siglo XIX.

Reconozco que la explicación es un poco peculiar, pero son tan pocos los argumentos aportados por el Gobierno que los argumentos dados en sede parlamentaria por el Gobierno han generado en mi mente una potente imagen. Cada vez que oigo hablar del tema se me aparecen un mayordomo y un ama de llaves en una mansión victoriana, aunque con decoración más nuestra.

Por supuesto estoy abierto a otra explicación más racional, si se da y es convincente.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>