Arrow

El fundamentalismo de Linde


0
Joan Coscubiela

Barcelonés, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Facultad de Derecho de ESADE. exsecretario general de CCOO Catalunya. Diputado en el Congreso por ICV-EUiA.


Escrito el 4 de junio de 2013 a las 9:44 | Clasificado en IP

Cambia el gobernador, pero no cambia el Banco de España: sigue recetando medicinas erróneas al mercado laboral

Si alguien pensaba que el problema estaba en la personalidad de MAFO, su sucesor en el Banco de España, el Gobernador Linde, ha venido a desmentirlo. Parece que la mala costumbre de dar consejos sobre todo mientras se desatienden las responsabilidades propias debe ser inherente al cargo.

El sentimiento de “casta” que parece infundir el cargo de Gobernador del Banco de España y las prebendas históricas que siempre ha gozado la institución y su máximo responsable se convierten en una especie de licencia para ejercer de “oráculo” a través de sus famosos informes. Una tendencia que parece haber ido en aumento, así que se reducían sus competencias en favor del BCE.

El mensaje de los Gobernadores es siempre el mismo. Ante la falta de responsabilidad de la ciudadanía, que se niega a aceptar los sacrificios que serían necesarios para salir de la crisis sin tocar los intereses de la nomenclatura financiera, y ante la “cobardía” de los políticos y los gobiernos, que no se atreven a imponer las necesarias recetas de aceite de ricino, el Banco de España y su Gobernador se ven impelidos a asumir su responsabilidad dando consejos para la salida de la crisis. En este caso, proponiendo que el salario mínimo pueda no aplicarse a determinados contratos y que puedan existir contratos con condiciones salariales por debajo de los convenios colectivos aplicables.

Resulta cansino argumentar lo obvio, pero lo intentaremos de nuevo. El problema del desempleo español no ha sido, ni antes ni durante la crisis, por los costes laborales. Si así fuera no se explicaría cómo países con costes laborales unitarios muy superiores al nuestro han tenido siempre, y continúan teniendo, bajos niveles de desempleo. Por si fuera poco en los últimos años los salarios y los costes laborales han caído en picado, fruto de la combinación que han provocado el desempleo masivo y reforma laboral: bajada de salarios, reducción de los costes laborales unitarios y pérdida en términos agregados de los salarios en la distribución de la renta en beneficio de las rentas empresariales son el signo de los tiempos en España.

Además, conviene recordar que el salario mínimo interprofesional español es de los más bajos de la Unión Europea, donde hay países que doblan el nuestro. Y que estamos muy lejos de las recomendaciones de la Carta Social Europea que exige que el salario mínimo de cada país debería estar en el 60% del salario medio, lo que en el caso de España comportaría su elevación hasta más de 1.000€, frente a los 645,30€ del año 2013. Eso sin tener en cuenta que el SMI lleva perdiendo valor real en los últimos años, dado que esta prácticamente congelado desde el año 2011.

Pero como parece ser que estos argumentos laborales y sociales están fuera de la comprensión de esta casta financiera, no estará de más recordar algunos argumentos económicos.

La recesión española tiene poco o nada que ver con el coste del factor trabajo. Baste recordar que las empresas exportadoras, que han mantenido su cuota de mercado en condiciones de dura competencia, son en general las que tienen en términos comparativos unos salarios más elevados. Porque la productividad la alcanzan por otras vías, como innovación de mercados, productos o procesos y durante la crisis con ajustes muy duros de precios.

Nuestro problema es que 3 de cada 4 puestos de trabajo españoles dependen de la demanda interna. Y esta está asfixiada como consecuencia del elevado desempleo, bajadas de salarios y ajustes en el sector publico. Intentar establecer salarios por debajo del salario mínimo además de ser una salvajada social, no haría más que incrementar la depresión de la economía.

Lo que hay que hacer es facilitar de una vez por todas créditos a empresas, especialmente PYMEs y autónomos. Y buscar mecanismos para reducir el sobreendeudamiento de las familias, especialmente las hipotecas. Por cierto, dos objetivos económicos que entran de lleno en las responsabilidades del Banco de España y su Gobernador.

La pregunta a hacerse sería por las razones que llevan a personas informadas y con importantes conocimientos a insistir siempre en los mismos errores, que de tanto repetirse dejan de ser un error para convertirse en una opción. Y a mí no se me ocurre otra respuesta que la que sirve para todos los fundamentalismos. Suelen obnubilar la razón.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>