Arrow

La semana de los Presupuestos


0
Joan Coscubiela

Barcelonés, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Facultad de Derecho de ESADE. exsecretario general de CCOO Catalunya. Diputado en el Congreso por ICV-EUiA.


Escrito el 22 de octubre de 2013 a las 13:43 | Clasificado en IP

“Desgraciadamente, las únicas previsiones que se van a cumplir van a ser las de los recortes en infraestructuras, en ciencia e innovación, en políticas activas de empleo, en políticas sociales, en el salario de los empleados públicos y en las pensiones que perderán poder adquisitivo”.

Esta semana se discuten los Prespuestos Generales del Estado para 2014, que tienen tanta credibilidad como el Gobierno que los presenta: ninguna. Vuelven a incurrir en las mismas trampas y artificios contables del 2013. Los intereses de la deuda no bajan como dice Montoro, suben más de un 14%, y las partidas de desempleo no suben, bajan más de un 3%.

No son los presupuestos de la reactivación, sino los de la resignación. Están hechos mirando a las bolsas y de espaldas al empleo. No hay reactivación posible mientras tengamos un sistema fiscal cadavérico y continuemos maniatados por el artículo 135 de la CE dirigido a garantizar los intereses de los bancos acreedores.

La teología de la austeridad no ha traído ni recuperación económica, ni empleo para los trabajadores, ni crédito para las empresas, solo más desigualdad y pobreza y mucho sufrimiento, mientras el 1% más rico aumenta su riqueza y el capital de todo el mundo se dispone a buitrear con los cadáveres de la crisis y a cobrarse el botín de guerra de esta estafa que es la crisis.

Desgraciadamente, las únicas previsiones que se van a cumplir van a ser las de los recortes en infraestructuras, en ciencia e innovación, en políticas activas de empleo, en políticas sociales, en el salario de los empleados públicos y en las pensiones que perderán poder adquisitivo.

Estos presupuestos confirman el oportunismo de aprovechar las crisis para imponer un cambio en el modelo social, con ejemplos claros como una política energética al servicio del lobby de las eléctricas, con una miopía brutal en los retos ambientales y la oportunidad de desarrollo económico que ofrecen.

Son también un paso más en el proceso centralizador, externalizando los ajustes a CCAA y Administraciones Locales, lo que comporta un impacto muy negativo en los derechos y las prestaciones sociales.

Los presupuestos, que deberían ser el principal ejercicio de soberanía nacional de un país, en manos del PP se convierten en un ejercicio de sumisión nacional, demostrando que para el Gobierno, la soberanía nacional solo es una coartada para impedir el ejercicio de la democracia a la ciudadanía de Catalunya.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>