Arrow

¿Por qué los políticos hablamos poco de política?


0
Joan Coscubiela

Barcelonés, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Facultad de Derecho de ESADE. exsecretario general de CCOO Catalunya. Diputado en el Congreso por ICV-EUiA.


Escrito el 15 de enero de 2013 a las 9:00 | Clasificado en IP

El diputado de la Izquierda Plural Joan Coscubiela arranca hablando como ciudadano para compartir una teoría: que los políticos hablan poco de política.

Hoy comienzo mi colaboración en SesiónDeControl.Com y lo hago mostrando lo contradictorios que podemos ser los humanos, incluidos esos a los que se nos viene a llamar ‘políticos’.

Vaya por delante que soy nuevo en esto de la actividad política institucional. Mi vinculación a la política es de comienzos de los años ’70 del siglo pasado, pero siempre hasta ahora había sido en la condición de ciudadano. Esta es la primera vez que he asumido alguna representación política y lo hago como diputado en representación de IU-EUiA por Barcelona y en el marco del Grupo de la Izquierda Plural (IU-ICV-EUiA, CHA). Por ello, una parte de estas reflexiones nacen de mi condición de ciudadano, observador de la política institucional.

Siempre me había sorprendido y molestado las dificultades para que los políticos hablen de política, o sea de la ‘polis’, o sea de la ciudadanía. Y la facilidad que tienen, ahora debo decir tenemos, para hablar de nosotros mismos. Por eso no me sorprendido encontrarme con que esta práctica es bastante generalizada en el Congreso de Diputados. Si con las intervenciones de los diputados y miembros del Gobierno se hiciera algo parecido a los partidos de fútbol o básquet, es decir que se midiera cómo se utiliza el tiempo, mucho me temo que se confirmaría mi tesis: los políticos hablamos poco de políticas. Aunque, como sucede con todos los temas y colectivos, ni todo el mundo se comporta igual, ni siempre se produce el mismo comportamiento.

Y si eso es así, cabría preguntarse la razón de ello. Me atrevo a apuntar algunas hipótesis, todas ellas parciales y subjetivas, sin duda. A los políticos nos pasa como al resto de los humanos, tenemos tendencia a establecer relaciones y debates autorreferenciados y muy endogámicos. Es posible que incida también el nivel de renovación de los cargos electos. ¿Existe la ley de hierro de ‘se ha hecho siempre así? En el Congreso, ya les aseguro que sí y me parece que debe ser la más importante de las normas ¿Es posible que exista la ley de bronce de la rutina? Es decir, que a más años desempeñando un cargo político, más tendencia a las intervenciones autorreferenciadas.

Estas son cosas que me han parecido ver en estos 12 meses de actividad parlamentaria. Pero hay otra que tiene casi tanta importancia o más para la construcción de la imagen social de los políticos. Ya la había intuido en mi condición de ciudadano, pero ahora la he podido confirmar desde dentro del cuadrilátero. Los políticos hablamos de política –o sea ,de las cosas de la ‘polis’, de las personas– más de lo que puede desprenderse de la imagen que de nosotros reproduce la opinión publicada.

Y si eso es así, podríamos afirmar que a los medios de comunicación les gustamos menos cuando hablamos de políticas y mucho más cuando hablamos de nosotros. Es posible que en la selección de lo que es importante se produzca una criba mediática en favor de la política de los políticos y en detrimento de la política de las políticas. Insisto son meras hipótesis, que podríamos constatar analizando si este comportamiento se reproduce o no cuando los políticos intervenimos a través de medios de autocomunicación de masas.

Algún día volveremos sobre el tema de manera menos contradictoria. Espero que después de haber iniciado la colaboración en SesiónDeControl.com hablando de los políticos y no de la política en próximas ocasiones pueda desmentir mi tesis.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>