Arrow

Aberri Eguna


0
Emilio Olabarria

Nacido en Bilbao en 1954. Diputado del PNV en el Congreso, donde ha estado dieciocho años, y exdiputado vasco durante otros cinco. Licenciado en Derecho por la universidad de Deusto, donde da clase actualmente.


Escrito el 25 de abril de 2014 a las 11:21 | Clasificado en PNV

Creemos es que nuestra patria es Euskadi y como la patria es indivisible, nuestra única patria es Euskadi

Desde el año 1964 los abertzales en Euskadi celebramos el día de la patria, Aberri Eguna en euskera. Se suele invocar por la prensa española que es la división la que caracteriza la celebración de este día, pero no existe tal división: existen concepciones no compartidas entre los abertzales del concepto de nación, patria, y de la forma de acceso a nuestra emancipación nacional. Pero lo que peyorativamente se considera división no son más que legítimas opciones políticas de unos y otros. Lo que todos creemos es que nuestra patria es Euskadi y como la patria es indivisible, nuestra única patria es Euskadi.

El Aberri Eguna el EAJ-PNV lo ha celebrado en la clandestinidad franquista eludiendo los controles y sufriendo la represión del régimen fascista de Franco desde el año 1964, y otros partidos ya nacidos en un contexto democrático lo han ido celebrando también después del régimen Franquista. No es patrimonio el Aberri Eguna de los partidos nacionalistas vascos; existió la posibilidad de celebrar un Aberri Eguna unitario con la presencia del Partido Socialista de Euskadi, del entonces Partido Comunista de Euskadi y otros partidos de órbita estatal, pero dos asesinatos de ETA frustraron esta posibilidad. Ya se observa cómo la organización ETA, en esa ocasión como en todo su periplo histórico, no solo ha constituido el principal obstáculo para la unidad de los abertzales, sino para la propia construcción de la patria vasca.

La izquierda abertzale hoy, y como pretendida contrapartida al abandono por ETA de sus acciones armadas, exige muchas cosas: comisiones de la verdad, comisiones de reconciliación, comisiones de la memoria… Nosotros sí tenemos memoria de las acciones de ETA. Y de su carácter no solo cruel y aberrante, sino de su capacidad  de pervertir la causa que muchos vascos llevamos defendiendo durante 119 años: el reconocimiento de nuestra patria, de nuestra capacidad de decidir nuestro futuro, y en tanto en cuanto pertenecemos a un Estado como el español, el reconocimiento de su carácter plurinacional.

El lehendakari afirmó en el Aberri Eguna que la Constitución Española no puede convertirse en una jaula que aprisione las aspiraciones políticas de la mayoría de los vascos. Ninguna forma jurídica, se le atribuya el carácter fundamental o no, puede reprimir sentimientos sedimentados por una Historia comunizada, por elementos de identidad como la lengua, por la circunstancia de que los vascos siempre hemos vivido juntos y en el mismo territorio y tenemos sentimiento de pertenencia al mismo, y porque los vascos aspiramos legítimamente al derecho de gobernar nuestro futuro. Ninguna norma jurídica puede impedir el ejercicio de esos derechos ni aletargar esos sentimientos.

Los vascos nunca vamos a abdicar de nuestras legítimas aspiraciones. Se abren nuevos tiempos ante la ausencia de la violencia y de las posibilidades de reconciliación en el ámbito de Euskadi, y antes o después los gobernantes españoles tendrán que aceptar que su ordenamiento jurídico no puede ser un conjunto de normas petrificadas que vulneren la voluntad democráticamente expresada de un pueblo.

Pensar lo contrario no solo es la negación del derecho, es también la negación de la Justicia. Con justicia, y con derecho, y con democracia, los vascos terminaremos consiguiendo el reconocimiento de nuestra realidad nacional. Y junto a los demás pueblos de Europa gobernaremos nuestro destino.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>