Arrow

¿A qué estado federal se refiere el PSOE?


3
Emilio Olabarria

Nacido en Bilbao en 1954. Diputado del PNV en el Congreso, donde ha estado dieciocho años, y exdiputado vasco durante otros cinco. Licenciado en Derecho por la universidad de Deusto, donde da clase actualmente.


Escrito el 29 de septiembre de 2014 a las 11:50 | Clasificado en PNV

Hay varias formas de afrontar lo que implica ser un Estado federal, pero sólo una satisfactoria desde el punto de vista de los partidos nacionalistas: el modelo alemán

Llama poderosamente la atención que en un momento emocional y políticamente intenso, en el que la vida política gravita en buena medida sobre la consulta catalana y el derecho a decidir de ese pueblo, se presente el PSOE con una propuesta de pacto constitucional cuyo contenido no se ha escrito ni nadie lo conoce pero que pretendidamente quieren atribuirle la condición de bálsamo de fierabrás de todos los problemas atinentes a la configuración institucional del Estado español.

Esta propuesta de pacto constitucional, que todavía no posee estado ni embrionario, ni llega a ser ni el cigoto de una verdadera reforma de la Constitución, no deja de constituir un ‘aggiornamento’ de la política del Partido Socialista, ya que la propuesta de Estado federal no se compadece ni con la pretendida estructura federal de este partido (hace tiempo que sabemos que el federalismo del PSOE es meramente nominal; las decisiones se adoptan en Ferraz) ni se compadece con la tradición histórica de un partido con posiciones tradicionalmente tan jacobinas como las del Partido Popular. No en vano, todos los pactos de Estado atinentes a los los problemas territoriales del Estado español han sido suscritos por ambos partidos y entre estos podemos incluir la propia LOAPA (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico).

El planteamiento de un Estado federal, así en crudo, plantea problemas conceptuales de no escasa relevancia. El primero es que ningún Estado federal es igual que otro. Hay tantos modelos de Estados federales en el mundo como Estados federales con esta naturaleza jurídico-política. En segundo lugar, el Estado federal, cuando no nace constitucionalmente así, deriva de la degradación de los Estados confederales.

Un Estado confederal cuando se constituye lo hace en virtud de un acto político soberano de todos y cada uno de los sujetos que van a componer la confederación que, por cierto, retienen su carácter de sujetos políticos soberanos. En la práctica, los Estados confederales han ido sufriendo prácticamente todos el mismo proceso de autodestrucción que consiste en la propensión de las instituciones centrales de la confederación a acumular crecientemente competencias que se van expropiando a las naciones confederadas difuminándose la identidad de estas hasta el punto de terminar perdiendo su carácter originariamente soberano y transformándose el Estado confederal en un Estado federal. Es decir, en un Estado compuesto por un sujeto político único que sustituye a los sujetos políticos que optaron en el acto constituyente original por la confederación.

Lo anterior explica por qué en el ámbito de los llamados partidos nacionalistas o soberanistas -utilícese la expresión que se quiera-, el Estado federal se ha observado siempre con cierta prevención intelectual. No solo porque dimana de un acto de desnaturalización de lo que originariamente fue por la voluntad de sujetos políticos soberanos que pierden esa soberanía inmersa en ese Estado federal, y sobre todo porque son pocos los Estados federales que realmente mantienen su origen primigenio y el acto voluntario de cesión de soberanía que posteriormente se incauta.

Un Estado federal que merece tal denominación  porque mantiene algunas de las esencias de la confederación originaria es el existente en la República Federal Alemana (seguro que no es esta la propuesta de reforma constitucional del PSOE). La República Federal Alemana se basa en la noción federal de los “tres Estados”: el primer Estado, lo constituyen la propia Federación, el Gobierno federal y su institución estatal Bundestag; el segundo Estado lo constituyen los Estados Federados (Lander) y el tercero lo constituyen un Senado (Bundesrat) y un Tribunal Constitucional cuyos miembros son íntegra y exclusivamente designados no por la Federación, sino por los Lander con el objeto de preservar los equilibrios de poder central-periféricos.

Si el PSOE estuviera hablando de un modelo así se podría considerar razonablemente el tema, pero si lo que propone el PSOE es lo que cohonesta con su tradición yo, personalmente, albergo dudas severas sobre la capacidad de resolver los problemas del Estado español a través de esta fórmula.

Y ojo con la pretensión de convertir el Estado autonómico actual en un Estado solo nominalmente federal manteniendo las mismas estructuras políticas del actual Estado autonómico.

Los votantes dicen...
  1. Confederalista dice:

    Una precisión: Es una inexactitud hablar de ‘Estado Confederal’, acaso de Confederación o de Estados Confederados. Éstos siguen existiendo como sujetos soberanos plenos. La República Federal Alemana ni Suiza son hoy en día confederales (ni si quiera Baviera es un Estado Libre Asociado, o sólo de nombre). Luego no hay ningún ejemplo actual de modelo confederal, no que deslegitima en ningún modo las tesis confederalista. Dos son los ejes que definen los modelos confederales según un de los padres de los EEUU el vicepresidente Calhon, el derecho de veto confederal ( que en los Territorios Históricos Vascos equivaldría al histórico Pase Foral, si se permite cierta licencia de derecho comparado) y el concepto de mayorías concurrente s

  2. Confederalista dice:

    Por cierto, la Comunidad Autónoma Vasca tanto externa como internamente es eminentemente muchísimo más descentralizado y con un grado de competencias mayor que cualquier Lander alemán, y aún y todo nuestra CAV en tanto que no sea sujeto soberano pleno nunca será un modelo confederal. El federalismo , los que lo plantean como alternativa a los nacionalistas, deben estar de guasa, pues en cualquier sistema , desde la Republica Federal Alemana , a Suiza, a los USA, siempre ha sido la excusa perfecta para centralizar, absolutamente siempre. En Euskadi, todavía (no sé si por mucho tiempo) se puede pensar aún en clave confederal ( hablar de federalismo para Euskadi es una auténtica vacilada, si se me permite), en Catalunya, ufff…al paso que vamos creo que hasta se ha agotado el tiempo…..

  3. Juan dice:

    No hagan caso a quien esccribe con el pseudónimo de “Confederalista”. Se trata de un chalado que se hace llamar en distintos foros de internet, “Markel Haraneder Mendia” y “Zumalakarregui Santa Cruz”. “zmsc”.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>