Arrow

¿Tienen futuro las pensiones?


0
Emilio Olabarria

Nacido en Bilbao en 1954. Diputado del PNV en el Congreso, donde ha estado dieciocho años, y exdiputado vasco durante otros cinco. Licenciado en Derecho por la universidad de Deusto, donde da clase actualmente.


Escrito el 11 de septiembre de 2013 a las 10:10 | Clasificado en PNV

“El Gobierno propone tres vías de actuación cuyo único elemento aglutinador es que el resultado de la aplicación de dichas fórmulas supone una reducción de la cuantía de las pensiones existentes y de las pensiones futuras.”.

El Gobierno del Estado ha presentado, con un año de anticipación, lo que la “Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social” denomina Factor de Sostenibilidad. Factor de Sostenibilidad con relación al cual el mero adelantamiento de su configuración es poco tranquilizador y evoca prisa, situación apremiante y dificultades para el sostenimiento financiero del Sistema Público de Pensiones.

Las propuestas dadas a conocer por el Gobierno afortunadamente no coinciden con las del Informe elaborado por un Grupo de pretendidos expertos en relación a la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones pero, desafortunadamente, se parece mucho.

El Gobierno propone tres vías de actuación cuyo único elemento aglutinador es que el resultado de la aplicación de dichas fórmulas supone una reducción de la cuantía de las pensiones existentes y de las pensiones futuras. Por un lado, se proponen dos fórmulas o factores de sostenibilidad: el primero consiste en desvincular la actualización de las pensiones del IPC, en principio manteniendo un suelo del 0,25% de incremento de las existentes (veremos si se mantiene), y un segundo factor que consiste en la aplicación de lo que se denomina “solidaridad intergeneracional”; a través de él se vincula el cálculo de las pensiones futuras utilizando una referencia unitaria, las expectativas de vida.

Y en la tercera vía de actuación se amortiza el sacrosanto principio de separación de fuentes, por el que tanto se ha luchado en el Pacto de Toledo, estableciendo un sistema híbrido en el que unas contingencias, las más contributivas, se financiarán por el sistema público de pensiones, y las otras por los Presupuestos Generales del Estado.

Los dos factores de sostenibilidad reducen las pensiones vigentes: el IPC crecerá siempre más que ese marginal y puramente retórico incremento del 0,25%. De hecho, la inflación acumulada del presente ejercicio acabará aproximándose al 2,5%, con lo cual, el poder adquisitivo de los pensionistas actuales este año se reduciría más de un 2%.

Y el factor de sostenibilidad intergeneracional, consistente en un coeficiente que se va aplicando cada cinco años durante toda la vida laboral aplicándose de forma acumulativa cuando se adquiere la condición de jubilado y vinculándose a las expectativas de vida que se incrementan año tras año, va a provocar un recorte de las pensiones futuras difícil de evaluar, pero que puede aproximarse al 10% de las que resultarían de las fórmulas paramétricas actualmente existentes.

Nos podrán decir que el Sistema no se sostiene, que la gente vive muchos más años (esperemos que no se afirme esto como reproche, como hizo el ministro japonés de Trabajo), que el desempleo aumenta, y por ello, los cotizantes disminuyen, que la población activa se reduce, pero nunca podrán decir que no se van a recortar las pensiones.

El presupuesto de una Reforma de Pensiones no puede fundarse en lo que debería ser la conclusión de una serie de actuaciones multidisciplinares que afecten al desempleo, a la productividad, a la cuantía de las bases de cotización, a la edad de jubilación, a los periodos de carencia y, fundamentalmente, a actuaciones sobre la economía real reactivadoras o creadoras de riqueza. Y en esta Reforma se ha actuado metodológicamente al revés: primero se plantea el recorte de pensiones, la conclusión, y después ya se estudiará qué fórmulas se pueden utilizar para, en su caso y algún día, evitar este recorte.

Quienes esperen que esto último va a suceder son tan optimistas como los que pensaron que las Olimpiadas se iban a celebrar en Madrid en el año 2020.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>