Arrow

Gracias, presidente Suárez


0
Ignacio Uriarte

Diputado Nacional del Grupo Parlamentario Popular. Portavoz adjunto de Cooperación Internacional al Desarrollo. Comisiones de Asuntos Exteriores y Defensa.


Escrito el 24 de marzo de 2014 a las 10:20 | Clasificado en PP

Siempre defenderé la necesidad de cuidar la esencia de la transición que marcó la labor de Adolfo Suárez y que tantas veces parece olvidarse en el ritmo cotidiano de la política

Nunca tuve la oportunidad de conocer al Presidente Suárez personalmente, esa será quizás una de las espinas que se me quedarán clavadas tras mi paso por la política, pero sí he tenido la ocasión de poder hablar con hombres y mujeres que trabajaron junto a él, que lo conocieron y que comparten conmigo la admiración por uno de los políticos más relevantes para la historia de nuestro país.

Una de las personas con las que más pude hablar fue con su hijo Adolfo Suárez Illana. Por diversas circunstancias pudimos vernos en varias ocasiones y así fui conociendo la personalidad de un hombre que trasciende incluso al mito de su obra transformadora, democrática y política de España.

La política ha cambiado enormemente desde que Suárez y Gutiérrez-Mellado la diseñaron, e irremediablemente seguirá en un constante proceso de transformación adaptándose a los nuevos tiempos sociales. La evolución hacia un sistema de partidos más moderno y democrático, así como estudiar nuevos instrumentos para acercar la acción parlamentaria a los ciudadanos son asuntos que ya están en el horizonte de la agenda política española y para los que no hay vuelta atrás.

Algunos dirán que los procesos de evolución son lentos, pero es indudable que se han ido haciendo y que esa lentitud se debe al mimo y al recelo con el que debemos cuidar la esencia desde la que se construyó nuestra estructura democrática. Ese es el regalo histórico que nos lega Adolfo Suárez, una esencia compuesta por valores como la paz, la unidad, el diálogo y la tolerancia, que debe seguir inspirando la elección de los caminos de futuro de nuestro país.

Soy un convencido de que el formato político debe modernizarse y actualizarse para ser eficaz y útil en una sociedad global del siglo XXI, y al mismo tiempo siempre defenderé la necesidad de cuidar la esencia de la transición que marcó la labor de Adolfo Suárez y que tantas veces parece olvidarse en el ritmo cotidiano de la política. En nuestras manos está diseñar una nueva política a la altura del digno legado de los hombres y mujeres de la Transición española.

España pasará por momentos donde los propios procesos de evolución y las tensiones que se generan desde las distintas posturas políticas harán que sea necesario contar con personas que sepan de dónde venimos, que conozcan nuestra identidad y que tomen decisiones que marcarán el futuro de nuestros nietos con la misma grandeza humana y política con la que Adolfo Suárez tomó decisiones que hoy nos hacen ser lo que somos, un gran país que él soñó.

Gracias, presidente Suárez, por tu incalculable regalo a España. Con unos versos de tu hijo Adolfo me despido:

“Tomarán nuestras almas un día,
por viejos, recuerdos de ayer
y a ese tiempo que juntos mecimos,
tus sueños… los míos,
irán a volver.
Volverán a sellar en un beso
el pacto sagrado de ayer
y al mirar de su vida el camino,
sabrán que lo andado
lo fue por querer”

Gracias, presidente, por querer.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>