Arrow

Somos Iberoamérica


0
Ignacio Uriarte

Diputado Nacional del Grupo Parlamentario Popular. Portavoz adjunto de Cooperación Internacional al Desarrollo. Comisiones de Asuntos Exteriores y Defensa.


Escrito el 11 de noviembre de 2013 a las 10:16 | Clasificado en PP

Sólo en momentos de crisis miramos hacia nuestros hermanos latinoamericanos, justo cuando sus economías demuestran tener mayores ratios de crecimiento que las europeas y un mayor PIB conjunto que el de China.

La Cumbre de Estados Iberoamericanos de Panamá ha servido, entre otras cosas, para que durante unos días los focos mediáticos de nuestro país no se centren en los habituales problemas domésticos e informen sobre algo que nos afecta directamente y que influirá de manera determinante en el futuro económico y social de España: la Alianza Iberoamericana.

Cuando la economía va bien en nuestro país, nadie se preocupa por nadie y nos sentimos lo suficientemente poderosos como para mirar con recelo las alianzas supranacionales que nos obligan mucho y, aparentemente, nos aportan poco. Pero de pronto las cosas cambian y son nuestros socios geográficos los que nos miran con desconfianza, y aquellos países a los que algunos no atendían demasiado frente a los glamurosos europeos pasan a tener las economías con mayor crecimiento y desarrollo de los últimos años.

Hoy en día son nuestras empresas las que buscan ansiosas cómo abrir mercados en América Latina y Caribe, y son miles los profesionales españoles que se aventuran a encontrar nuevas oportunidades y retos laborales en nuestros países hermanos. Hoy nos damos cuenta, unos más que otros, del potencial que tiene la Alianza Iberoamericana  en un escenario global tan competitivo y cambiante.

Iberoamérica tiene más de cien millones de habitantes más que Europa y un Producto Interior Bruto mayor que el de China. Son muchas las grandes empresas españolas que están salvando sus balances gracias a los beneficios que les reporta su actividad en el otro continente.

Son también muchas las razones de desarrollo económico que nos deben hacer mirar con atención y premura hacia América Latina, y son muchas también las razones que desde el enfoque del desarrollo humano de nuestros hermanos latinoamericanos nos deberían obligar a seguir apostando por ellos. Cada cual que elija sus motivaciones, pero resulta un ejemplo de estrechez intelectual cualquier argumento contrario a lo que debe ser una decidida apuesta por Iberoamérica.

La Cumbre de Panamá debe hacer gala a su apodo mediático y ser efectivamente la Cumbre de la renovación. Hace falta que todos los países miembros confíen en la necesidad de seguir fortaleciendo la región, aunque existan otras muchas estructuras internacionales de diálogo con Europa. España debe hacer una apuesta decidida en todos los ámbitos de cooperación internacional con América Latina: económico, empresarial, educativo, cultural, tecnológico y, por supuesto, en Ayuda Oficial al Desarrollo.

Muchos no creen en la necesidad de una cooperación internacional fuerte, profesional y moderna, a pesar de que  ahora están allí nuestros profesionales y de que empresas como Telefónica tenga mayores beneficios allá que en toda Europa.  Es un error: hay muchos motivos por los que  seguir contribuyendo al desarrollo de estos países.

La Cooperación Internacional es una de las apuestas más inteligentes y de futuro que puede hacer un país como el nuestro. El mundo globalizado nos exige cambiar nuestras mentalidades hacia lo global y reforzar nuestras alianzas internacionales y regionales. El objetivo compartido debe ser la reducción de la pobreza y las desigualdades con el fin de alcanzar  el máximo desarrollo humano y económico. Eso será beneficioso para todos.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>