Arrow

Ejemplaridad, contundencia y transparencia


2
Juan Moscoso del Prado

Nacido en 1966, Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales. Portavoz de Economía del PSOE en el Congreso


Escrito el 22 de enero de 2013 a las 22:01 | Clasificado en PSOE

El diputado del PSOE propone su receta para renovar una inercia política presa de la desafección porque, en su opinión, los errores de políticos y partidos obligan a actuar o a “refundar el modelo constitucional”

Los vilipendiados diputados a Cortes aprovechamos siempre el mes de enero para pasar el máximo tiempo posible con los ciudadanos. La Constitución española de 1978 establece que el mes de enero no es hábil parlamentariamente, pero eso no quiere decir que no se trabaje como algunos creen. Al contrario, nuestra obligación es aprovechar las semanas sin sesiones plenarias ni comisiones en Madrid de lunes a jueves para hacer lo que el resto del año concentramos en lunes por la mañana, viernes y fines de semana.

Cuento esto porque sé que existen dudas acerca de esa relación directa que estamos obligados a mantener con los ciudadanos en estos tiempos duros en los que la imagen de la política y de sus protagonistas, los que como yo servimos con orgullo en el Congreso de los Diputados o en otras responsabilidades democráticas y constitucionales, está bajo mínimos. Una relación directa que, como todo, se puede mejorar mucho, por supuesto.

Así es que, ¿qué nos exigen los ciudadanos? ¿Cuáles han sido las principales reivindicaciones que escuchamos? Y no ahora, en enero, sino en los últimos meses, en el último año, desde las elecciones generales de noviembre de 2011. Pues bien, ejemplaridad, transparencia y contundencia, aparecen en lo más alto de la clasificación, al menos de la mía.

  • Ejemplaridad. La política democrática tiene que ser ejemplar, ahora, y siempre. El clamor social que existe sobre ello no es casual porque es el resultado de la acumulación de escándalos y errores protagonizados por políticos y también en algunos momentos por los propios partidos. La corrupción y todo los que es objeto de persecución penal, pero también lo que es legal pero indefendible como las puertas giratorias entre empresas y puestos en la administración en el mismo sector o área en el que e han tomado decisiones como administrador público.

    En definitiva, corrupción clásica, clientelismo y nepotismo, pero también prácticas inadecuadas, superfluas, u onerosas que deben ser erradicadas. El reto legislativo que tenemos por delante es ingente porque nuestra democracia y nuestra sociedad no pueden vivir en un ambiente de alarma social permanente provocado por las dudas que generan las actitudes, trayectorias y actos de algunos políticos.

  • Transparencia. El Gobierno llega tarde y mal a la exigencia social de transparencia. Transparencia quiere decir conocimiento directo y sencillo de lo que hacen la administraciones, en cómo contratan, cómo deciden en qué gastar y cómo optan entre diferentes opciones. Los partidos políticos deben ser instituciones abiertas sin secretos, y deben regirse por criterios exclusivamente democráticos y de participación.
  • Contundencia. Los ciudadanos progresistas y muchos que jamás votaron a la izquierda nos exigen firmeza con racionalidad, una cabal contundencia, para hacer frente a la ruptura del pacto constitucional y de los equilibrios que se cerraron en la Transición. Esa ruptura es el principal producto del primer año de Gobierno del PP. Es la quiebra del estado social de derecho consagrado en el artículo 1 de la Constitución española.

    Si se rompe el principio de igualdad, los mecanismos que garantizan derechos sociales a todos los españoles en igualdad -el acceso a la educación, sanidad o justicia en igualdad, por ejemplo-, se rompe el modelo de convivencia constitucional de 1978. Los ciudadanos desean que los socialistas hagamos una oposición firme y clara en estos temas, creíble, que permita seguir creyendo que un futuro mejor es posible, y esa es la principal labor que desde la dirección del PSOE estamos llevando a cabo desde hace ya casi un año. Oposición firme, modernización del partido que buena falta le hace y presentación de un proyecto alternativo al que estamos padeciendo.

Si no somos capaces de hacerlo, si no logramos aunar estas tres exigencias junto al resto de demandas sociales que oímos cada día, entonces, ante la dimensión de las incertidumbres y riesgos que nos acechan, es posible que nos veamos abocados a refundar el modelo constitucional con el que nos dotamos en la Transición y que nos ha permitido disfrutar –con sus defectos- del periodo de democracia, libertad y prosperidad más prolongado de nuestra historia.

Los votantes dicen...
  1. Disque dice:

    Recuerdo que Felipe González acusaba a Aznar de ser un “bobo solemne”, que viene a ser aquel que dice con gran solemnidad y pompa un montón de irrelevancias vacías y obvias, reflejando un vacío de ideas preocupante, superficialidad, irrelevancia. Leyendo este artículo me he acordado de aquello. “Contundencia”, “creíble”, “modernización”. La famosa Ley de la Transparencia de Zapatero que tal, ¿bien?. Una pregunta, ¿no os cansáis de reíros de la gente?.

  2. Aturuxo dice:

    El diputado arriba firmante figura en la lista de diputados publicada en prensa que cobra dietas de alojamiento en Madrid teniendo vivienda en la capital. Me pregunto, si esto es asi, que tipo de ejemplo es ese. Por otra parte el PSOE, como el PP, carece de democracia interna. Creo que primero hay que limpiar la casa antes de intentar lanzar proclamas a la ciudadania.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>