Arrow

Pues yo sí soy (y seré) Charlie


0
Juan Moscoso del Prado

Nacido en 1966, Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales. Portavoz de Economía del PSOE en el Congreso


Escrito el 14 de enero de 2015 a las 7:05 | Clasificado en PSOE

Nadie está obligado a leer o comprar ese tipo de revistas satíricas. Revistas que pueden ser de mejor o peor gusto, allá lo que opine cada cual, pero escribir “yo no soy Charlie” cuando los kalashnikov aplastan con muerte y sangre los lapiceros me parece tremendo. Da hasta miedo.

Casi una semana después de los terribles atentados de París no quiero dejar de expresar lo que he sentido en los últimos días.

Mi primera impresión fue brutal, no pude contener las lágrimas cuando me entere de lo que acababa de suceder. “Je suis Charlie” lo invadió todo y lo sigue haciendo, algunos seguiremos siendo Charlie Hebdo siempre.

Desde ese día he sentido una gran satisfacción al ver la ejemplar reacción de la sociedad francesa, europea e incluso global, y también por la cerrada defensa que desde la mayor parte de los medios de comunicación y posiciones ideológicos se ha hecho de la libertad de expresión, de los derechos humanos, del pluralismo, de la tolerancia y del valor de la razón frente al fanatismo.

La situación presente del mundo musulmán, la cuestión del Islam, y las preguntas que genera la tragedia no han sido ajenas a esa realidad, a ese debate y profunda reflexión abierta desde la cadena de ataques. No tengo ninguna duda de que la defensa de los derechos humanos y de las libertades no forman parte de una “cultura occidental” que quiera imponer nada al resto del mundo porque son derechos y valores universales. No existe un choque de culturas ni de civilizaciones sino el mismo odio fanático de siempre esta vez provocado una vez más por una interpretación particular de una creencia religiosa concreta.

No hace falta recordar las tragedias que hemos vivido en Europa, ese largo camino de oscuridad hasta el espeluznante siglo XX. No es necesario. Todos sabemos que el fanatismo y el fundamentalismo no dudan en utilizar la violencia para imponer el sectarismo, la discriminación, para imponer sus creencias subjetivas, del tipo que sean. Los ataques de París lo son al progreso de la razón, de las libertades y derechos, de la democracia, a siglos de lucha por la libertad.

Los ciudadanos y las sociedades libres como la nuestra estamos obligados a defendernos de esta amenaza, y a hacerlo sin retroceder en nuestras libertades. Por eso no quiero dejar de citar también el debate que se ha abierto estos días sobre los límites a la libertad de expresión. Sobre el autocontrol, el respeto “educado”, la ofensa a determinadas creencias como si se pudiera categorizar la superstición por encima de lo racional, conceptos que sólo conducen a la vieja censura de siempre.

Charlie Hebdo fue atacada porque ejercer legítimamente su derecho a provocar satíricamente a todas las religiones, y también a todas las ideologías y a todo lo que le dio la gana. Un derecho legítimo que no debe ser recortado. Por eso me han preocupado algunas opiniones, he leído artículos y comentarios titulados “yo no soy Charlie Hebdo”, o cosas parecidas, realmente desafortunados. Me parece increíble tener que recordar que nadie está obligado a leer o comprar ese tipo de revistas satíricas. Revistas que pueden ser de mejor o peor gusto, allá lo que opine cada cual, pero escribir “yo no soy Charlie” cuando los kalashnikov aplastan con muerte y sangre los lapiceros me parece tremendo. Da hasta miedo.

Esta semana hemos defendido a la humanidad contra la barbarie, mal momento para las medidas tintas. Creo que la mano ensangrentada empuñando un lápiz de la portada de The Economist de esta semana, una ilustración inspirada en el Guernica de Picasso, simboliza magníficamente lo ocurrido. Todo ello demuestra que queda mucho camino por recorrer, muchas libertades por consolidar, y muchas supersticiones y creencias sobrenaturales por situar en el lugar adecuado.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>