Arrow

El palabro de moda: ‘Fracking’


1
Lucía Guerrero

Licenciada en Traducción y Humanidades, posgraduada en Edición. Gestiona proyectos de traducción para instituciones nacionales e internacionales en CPSL. Analiza la actividad de políticos en redes sociales desde un punto de vista cualitativo a través de su blog.


Escrito el 21 de febrero de 2013 a las 8:37 | Clasificado en Actualidad

El término ‘fracturación hidráulica’ hace ya tiempo que está consolidado en el ámbito de la energía y no hay motivo alguno para seguir usando la voz inglesa.

Esquema de la fracturación hidráulica (fuente: Wikipedia).
Esquema de la fracturación hidráulica (fuente: Wikipedia).

No, no es la última tendencia en trajes de gala, ni el grupo de fans de un conocido helado de chocolate. El ‘fracking’, fracturación hidráulica en español, es una técnica que facilita la extracción de gas y petróleo del subsuelo consistente en la inyección a presión de algún material en el terreno (habitualmente, agua con arena y productos químicos), con el objetivo de ampliar las fracturas existentes y favorecer la salida a los tan codiciados elementos hacia el exterior. Ante su popularización, existe una gran controversia sobre los riesgos medioambientales derivados, pues además de un enorme consumo de agua, los compuestos químicos podrían contaminar tanto el terreno como los acuíferos subterráneos.

Con el debate sobre su adecuación abierto en nuestro país (el pasado 14 de febrero el pleno del Congreso rechazó la petición de Izquierda Plural de prohibir este método en España), la voz inglesa (‘fracking’) se ha colado tal cual en los medios y las redes sociales. No obstante, como recomienda la Fundéu, es preciso usar su traducción correcta al español, que es ‘fracturación hidráulica’. Traducción que no se han sacado de la manga, pues aparece ya en el ‘Diccionario Español de la Energía’ (Doce Calles, Madrid, 2004) y en la IATE, la base de datos terminológica de la Unión Europea:

Base de datos terminológica de la Unión Europea.

La IATE, como podemos comprobar clicando sobre el icono del diccionario que aparece a la derecha de la traducción española, se basa en otros dos diccionarios, ambos con solera: el ‘Diccionario de la energía’ (Consejo Mundial de la Energía; EDF; Unesco; Jouve Systèmes d’Information, 1992) y del ‘Diccionario de Términos Científicos y Técnicos Inglés-Español’ (McGraw-Hill, Marcombo, Barcelona, 1981).

El término ‘fracturación hidráulica’, por tanto, hace ya tiempo que está consolidado en el ámbito de la energía y no hay motivo para seguir usando la voz inglesa.

La traducción de fracking en las redes

Haciendo una búsqueda en Twitter de ‘fracking’ entre todos los perfiles políticos seguidos por @politicosnred, los primeros tuits se remontan a finales de 2011 y son de Juan López de Uralde, co-portavoz de Equo:

Todavía hoy los integrantes de este partido, junto con miembros de otras formaciones ecologistas, son los que más hablan de la fracturación hidráulica, aunque poco a poco, otros partidos e instituciones la van integrando en su discurso. En Twitter, donde el espacio es oro, se tiende a usar la forma inglesa fracking, con o sin comillas:

En cambio, la búsqueda de ‘fracturación hidráulica’ entre todos los perfiles seguidos por @politicosnred ofrece estos reveladores resultados: tan solo cuatro tuits. Es decir, gana ‘fracking’ por goleada. Si buscamos ‘fractura hidráulica’ en Twitter obtendremos resultados similares a los de ‘fracturación hidráulica’, pero cabe recordar que la forma recomendada por la Fundéu es la que contiene el sustantivo ‘fracturación’ y no ‘fractura'; suponemos que porque el acabado en “-ción” hace referencia a la técnica, mientras que el otro, al resultado.

¿Y en los medios digitales?

Podemos defender que las limitaciones de espacio de la red de ‘microblogging’ nos permiten ser más permisivos con el uso de la voz inglesa en lugar de la española. No obstante, cabe condenar su uso en aquellos canales donde el espacio no es un problema, ya que no está justificado. Para nuestra sorpresa, la búsqueda de páginas en español en las que aparece ‘fracking’ nos devolvió nada menos que 805.000 resultados, frente a los 190.000 de ‘fractura hidráulica’ y los 55.000 de ‘fracturación hidráulica’.

Entre las páginas con ‘fracking’ figuran las de medios de prestigio como ‘Abc’, ‘El País’ o RTVE, y webs de organizaciones reconocidas como Ecologistas en acción o Greenpeace. Cabe decir que en los textos más recientes la voz inglesa queda relegada a titulares o pies de foto, mientras que en el cuerpo de la noticia ya suele figurar la española, quizás en un intento por facilitar la identificación de esta hasta que su uso sea más extendido.

Si es así, hemos de recordar que la voz inglesa debe ir en cursiva para recalcar el idioma distinto, y no entre comillas, sean estas simples o dobles. Y en cualquier caso, no hay excusa para sustituir un término ya acuñado en nuestro idioma por un anglicismo, salvo, como decíamos, cuando tengamos limitaciones de espacio.

Lo que desde luego no es correcto es, encima, reinventarse la ortografía de la voz inglesa: existen 14.500 entradas de ‘fraking’ (así, sin ‘c’), una de ellas en una petición de Change.org. Por muy loable que sea la recogida de firmas en contra de esta técnica, vale la pena fijarse un poco más en la ortografía, al menos para facilitar las búsquedas en la Red.

A los lectores que deseen más información sobre esta controvertida técnica y sus riesgos medioambientales les recomendamos analizar en detalle esta ilustración que aparece en la web de Fracking ez Araba:

¿Cómo funciona la fracturación hidráulica?

O este vídeo de The Greens – European Free Aliance, compartido varias veces por Equo a través de la redes sociales (en inglés con subtítulos en español). Nótese que en los subtítulos aparece ‘fracking’ entre comillas dobles…

Los votantes dicen...
  1. […] vía, dexindexación, narco, empoderar, fracking, austericidio… Estos son solo algunos de los ‘palabros’ políticos de los que hemos […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>