Arrow

Herencia de Zapatero


1
Carmelo Jordá

Vivo en Madrid, soy periodista y trabajo en Libertad Digital y esRadio, antes lo hice en 20minutos y en Periodista Digital, y antes hace tanto que no me acuerdo. Soy uno de esos que escribe y/o habla de cualquier cosa, así que puedes encontrar cosas mías sobre política, economía, viajes, ebooks... también hago algunas fotos.


Escrito el 29 de octubre de 2012 a las 14:34 | Clasificado en Actualidad, Nacional

El PSOE actual está en peores condiciones que el partido del que Zapatero tomó el mando en el año 2000. Apenas gobierna en dos CCAA en coalición. Y sus fuertes son tres ciudades como Zaragoza, Vigo y Hospitalet.

Zapatero, junto a Hollande
Zapatero, junto a Hollande

Pese a las críticas a la gestión de Rajoy, el PSOE no levanta cabeza: tras el espejismo de los gobiernos en Andalucía y Asturias, las elecciones en Galicia y en País Vasco han devuelto a los socialistas a una realidad que da el mismo vértigo que asomarse a un precipicio del que no se ve el fondo. Y tienen motivos para ello, los primeros, los datos: en este momento el PSOE sólo es el partido más votado en una comunidad, Asturias, y eso si nos limitamos a las elecciones autonómicas y gracias a la presencia de Cascos que supone una distorsión del panorama político habitual.

Más: teniendo en cuenta los últimos resultados y las proyecciones demoscópicas los socialistas sólo superarían el 25% en dos territorios: Andalucía y Extremadura. Esto es especialmente preocupante en graneros tradicionales de escaños como el País Vasco y, sobre todo, Cataluña, donde se acerca a cuotas de representatividad similares a las que el PP ha tenido tradicionalmente: en la comunidad catalana, por ejemplo, sólo le sacó cuatro puntos porcentuales a los populares en la generales y las próximas autonómicas no auguran nada bueno.

Esta situación le ha situado más lejos del poder de lo que nunca ha estado: en este momento sólo gobierna en dos comunidades y para ello ha tenido que desarrollar pactos con otras fuerzas políticas. También participa, aunque como socio minoritario, en el Gobierno canario. Para terminar con el cuadro, lo mismo ocurre en el plano municipal: ha perdido feudos clásicos como Barcelona o Sevilla y sólo gobierna en tres de las 20 mayores ciudades de España: Zaragoza, Vigo y Hospitalet de Llobregat.

La ideología, a debate

Lo peor, con todo, podría no ser el demoledor panorama electoral y de poder, sino la situación ideológica en la que se ha quedado un partido que parece desorientado, que se ve superado por la izquierda por apuestas más radicales (el caso de IU y Beiras, en Galicia, es paradigmático de esto) y que ha visto como sus grandes apuestas ideológicas y programáticas de los años de Zapatero han fracasado.

Y es que sin contar con la economía, que es harina de otro costal, el último paso socialista por la Moncloa ha venido marcado por varias apuestas, ahora todas en entredicho: la extensión de los denominados “derechos sociales”, el intento de liderar un cambio en el País Vasco que incluyese la desaparición de ETA y un nuevo escenario político y, finalmente, la redefinición del Estado autonómico a través, sobre todo, de lo que supuso el Estatuto de Cataluña.

Ahora, por un lado los famosos “derechos sociales” se han desinflado, bien porque nadie se acuerde de ellos (matrimonio gay), bien porque la crisis los haya dejado sin presupuesto (cheque bebé, dependencia…). Por el otro, en el País Vasco un nuevo escenario se ha dibujado, aunque sea falaz hablar del fin de ETA, pero el PSE ha sido uno de los grandes perjudicados y parece en una posición ideológica nada sencilla, a mitad de camino del independentismo de Bildu y el presunto españolismo de PP y UPyD.

Un equilibrio que todavía es más inestable en Cataluña, donde el Estatuto que debía calmar las ansias nacionalistas por 25 años apenas ha aguantado seis y nos ha colocado ante un reto separatista corregido y aumentado. Reto ante el que PSC y PSOE están visiblemente desorientados: un día son federalistas, el otro asimétricos, hoy quieren reformar la Constitución, mañana no…

Indudablemente la situación de España tras los años de Zapatero en el poder es mala, tanto en lo político como en lo económico. Más sorprendente todavía puede resultar, sobre todo para aquellos que lo adulaban mientras obtenía victorias electorales, que también su partido haya quedado al borde del coma.

Los votantes dicen...
  1. Alfons Cánovas Puig dice:

    En politica ,no se perdona , la falta de ideas claras y honestas, con el solo deseo de continuar.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>