Arrow

Coacción en Malí


0
GuinGuinBali

Este artículo ha sido escrito en GuinGuinBali, un portal de comunicación especializado en África Occidental y la Macaronesia con corresponsales en varios países de la región y en otros puntos de Europa relevantes para la actualidad africana.


Escrito el 3 de abril de 2013 a las 8:24 | Clasificado en África

El Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) denunció en marzo que el Ejército del país africano ha forzado a cientos de residentes de la localidad de Doro a para que nieguen ante los periodistas abusos por parte de militares.

Fuerzas Especiales de Estados Unidos entrenan, en 2004, a soldados malíes. (Wikipedia)
Fuerzas Especiales de Estados Unidos entrenan, en 2004, a soldados malíes. (Wikipedia)

“El Ejército de Malí ha movilizado a un convoy para forzar a cientos de ciudadanos a esperar a los periodistas que fueron allí a recabar testimonios de la gente y los retuvo bajo la amenaza de las armas”, ha dicho el grupo a través de un comunicado.

“Estas víctimas del terrorismo militar de Malí tuvieron que declarar que el Ejército no ha tenido la culpa, que no ha habido abusos, ejecuciones, violaciones o robos”, ha agregado.

La formación tuareg laica ha recalcado que los arrestos, las desapariciones, las violaciones y los asesinatos “se han incrementado dramáticamente” en las últimas fechas, al tiempo que ha pedido a la comunidad internacional, y especialmente a Francia, que hagan frente a “la campaña de limpieza étnica lanzada por el Ejército”.

“El MNLA ha alertado desde el inicio de la operación ‘Serval’ –nombre del despliegue de tropas francesas en el país– de los horrores cometidos por el Ejército de Malí contra los residentes del Azawad. El MNLA rechaza toda responsabilidad en los sucesos trágicos que sufren los civiles”, ha remachado.

La semana pasada, habitantes de la región de Gourma denunciaron abusos y detenciones arbitrarias por parte del Ejército del país bajo la excusa de la operación militar lanzada contra los grupos islamistas armados que se hicieron el año pasado con el control del norte del país.

Residentes de la región denunciaron la desaparición de diez personas en las localidades de Tin Tedeini y Raharous, al sur del curso del río Níger, tras su detención pocos días antes por parte de una patrulla militar.

Estas denuncias llegaron apenas unos días después de que Naciones Unidas alertara del “grave” incremento de represalias ejecutadas por parte del Ejército de Malí contra miembros de varios grupos étnicos minoritarios percibidos como seguidores de los grupos islamistas armados.

La subcomisaria para Derechos Humanos Kyung Wha Kang, indicó ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que miembros de los grupos peuhl, tuareg y árabe están siendo el objetivo de estas represalias.

“La situación se ha exacerbado con la propagación de mensajes incendiarios, también a través de los medios de comunicación, estigmatizando a los miembros de estas comunidades, miles de los cuales han huido por temor a las represalias por parte del Ejército”, dijo.

El documento está basado en las investigaciones de dos misiones desplegadas por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OHCHR) a finales de 2012 y cubre el periodo entre el 17 de enero y el 20 de noviembre de dicho año.

El informe recoge así mismo que las represalias y los conflictos interétnicos se han materializado desde enero, cuando se produjo la intervención francesa en la zona. En este sentido, apunta que, pese a que las violaciones por parte de grupos extremistas casi han llegado a su fin, hay múltiples denuncias de graves violaciones de Derechos Humanos en los territorios recuperados.

Denuncias contra el Ejército

Fuentes internacionales de Derechos Humanos y los propios habitantes de las zonas en conflicto han acusado en las últimas semanas al Ejército de Malí de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos contra los Derechos Humanos en el contexto de la actual ofensiva contra las milicias islamistas del norte del país, y el propio ministro maliense de Justicia, Malick Coulibaly, admitió que “ningún Ejército del mundo es perfecto” y que es posible que los soldados hayan cometido crímenes de guerra.

Varios vecinos de Mopti aseguraron al semanario británico ‘The Observer’ -que hace las funciones de edición dominical para el diario londinense ‘The Guardian’- que los soldados han procedido a detenciones, interrogatorios y torturas contra personas inocentes a las que acusan de estar relacionadas con los rebeldes.

Entre las víctimas de estos abusos, según los testigos, se encuentran los miembros de la etnia fulani. “El Ejército sospecha de nosotros, y si tenemos aspecto de fulani y no tenemos carné de identidad, nos matan”, aseguró un vecino.

Fuentes de AI recalcaron que hay evidencias de abusos por parte del Ejército de Malí, como ejecuciones extrajudiciales, incluso antes de que comenzara la actual ofensiva francesa y maliense en el norte.Al respecto, algunos testigos explicaron que la ocupación islamista de la ciudad de Diabaly -que ya ha sido recuperada por las fuerzas malienses y francesas- pudo haber sido un acto de venganza por la muerte de 16 predicadores musulmanes malienses y mauritanos supuestamente ejecutados por el Ejército el pasado mes de septiembre en esta localidad.

AI también advirtió de las posibles represalias a que se enfrenta la comunidad tuareg. Al respecto, dijo que hay evidencias de ejecuciones extrajudiciales contra tuaregs y de bombardeos indiscriminados contra los campamentos de esta comunidad, así como de matanzas contra sus ganados, de los que dependen para sobrevivir.

Demanda del MNLA ante el TPI

En febrero, el MNLA anunció que demandará ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) a los responsables del Gobierno y del Ejército de Malí por “crímenes de guerra” y “crímenes contra la Humanidad” en la región. En este sentido, el grupo tuareg laico resaltó que entre los demandados estaría el presidente de transición de Malí, Dioncounda Traoré.

Traoré fue designado el año pasado como presidente interino en sustitución de la junta militar que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en marzo. Pese a esta cesión del mando, los líderes golpistas han seguido interviniendo en cuestiones gubernamentales.

En este sentido, el MNLA señaló que “varios centenares de civiles han sido ejecutados, cifra de la que únicamente una ínfima parte ha sido publicada por Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI)”. “Los saqueos, pillajes, violaciones y asesinatos se producen impunemente tras el despliegue militar francés el 11 de enero en el marco de la operación ‘Serval'”, añadió.

La reentrada del Ejército de Malí en el Azawad plantea un problema para el MNLA, cuyo principal rival son precisamente las Fuerzas Armadas del país africano, ante la posibilidad de que, aupado por las tropas francesas, Bamako deje morir sus reivindicaciones territoriales y se vuelva al ‘status quo’ existente en enero de 2012, justo antes de que lanzara su ofensiva para hacerse con el control de la región, algo que consiguió en marzo, tras lo que declaró la independencia del territorio.

Por su parte el Gobierno de Francia ha afirmado que está “en proceso de verificación” del anuncio formulado el martes por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) sobre la ejecución del rehén francés Philipe Verdon, publicado por la agencia mauritana de noticias ANI.

“Estamos en proceso de verificar estas informaciones sobre la realidad de los hechos”, ha manifestado la portavoz del Ministerio de Exteriores, Najat Vallaud-Belkacem.

“No hay confirmación que aportar sobre la información del fallecimiento, ni de sus razones o sus circunstancias”, ha agregado, según ha informado el diario francés ‘Le Monde’.

La organización -que mantiene secuestrados a seis ciudadanos franceses- argumentó que Verdon, que fue secuestrado junto a otro ciudadano francés en la ciudad maliense de Hombri (norte) en noviembre de 2011, era “un agente secreto de Francia”.

Asimismo, dijo que la ejecución fue llevada a cabo el 10 de marzo en represalia a la intervención francesa en el norte del país africano, al tiempo que destacó que “el presidente francés es el único responsable de la vida del resto de rehenes”.

En su comunicado, AQMI no se pronunció respecto a la presunta muerte de Abdelhamid Abu Zeid, uno de los líderes de la organización terrorista, y del antiguo dirigente de AQMI y líder de los ‘Firmantes con sangre’, Mojtar Belmojtar, presuntamente fallecidos a manos de militares chadianos a principios de marzo.

Fuente: El Ejército de Malí forzó a residentes a declarar que no había abusos 

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>