Arrow

El colapso del ejército en África


0
GuinGuinBali

Este artículo ha sido escrito en GuinGuinBali, un portal de comunicación especializado en África Occidental y la Macaronesia con corresponsales en varios países de la región y en otros puntos de Europa relevantes para la actualidad africana.


Escrito el 15 de abril de 2013 a las 19:09 | Clasificado en África

Los países sudafricanos utilizan sus ejércitos para fines muy distintos de los que se les supone. El Congo, Mali o la República Centroafricana son tres buenos ejemplos.

Guerrilleros en la República Centroafricana (Fuente: Wikipedia)
Guerrilleros en la República Centroafricana (Fuente: Wikipedia)

Tres ‘paseos triunfales’ de insurgentes en otros tantos países africanos, en 2012, ilustran perfectamente el proceso de colapso de los ejércitos regulares en el continente: en enero, una revuelta armada protagonizada por independentistas tuareg y apoyada por yihadistas expulsa del norte de Mali al ejército regular en muy poco tiempo. Sólo la intervención francesa, que todavía sigue en marcha, ha podido devolver el control de esa parte del país al Gobierno de Bamako.

En verano, un puñado de rebeldes, autodenominados M23, pone en jaque al ejército de la República Democrática del Congo en el este del país, entrando y saliendo de la estratégica ciudad de Goma a su antojo. El Gobierno de Kinshasa se ve obligado a sentarse en la mesa de negociaciones en Kampala (Uganda) con los rebeldes.

A final de año, el movimiento Seleka, que aglutina distintos grupos rebeldes de la República Centroafricana, se paseó por medio país en muy pocos días ante la desbandada de las fuerzas estatales. Sólo la intervención del contingente de la organización de los Estados de Africa central y de Sudáfrica pudo frenar la ofensiva sobre la Capital, Bangui, y forzar las negociaciones de Libreville (Gabón).

África armada (Fuente: Guinguinbali)

Estos tres casos ilustran lo que está sucediendo en el continente dónde todo apunta a un colapso de las fuerzas armadas regulares. Siempre habrá que partir, no obstante, del hecho de que África es un continente y la realidad puede variar de un país a otro. Además, en la última clasificación Global Firepower, sobre los ejércitos convencionales del mundo, unos cuantos países africanos figuran entre los cincuenta y cinco mejores (casos de Sudáfrica, Egipto, Argelia o Etiopía). Aun así, la inmensa mayoría de los cincuenta y cuatro Estados del continente cuenta con unas fuerzas armadas, a todas luces, deficientes. Y, ¿por qué?

Yendo al grano, es porque en muchos Estados africanos no hay un proyecto de sociedad y de país. Los intereses particulares suelen prevalecer sobre el bien común, con la consiguiente instrumentalización del aparato del Estado y, muy especialmente, de las fuerzas armadas en pro de esos intereses.

Es preciso recordar que a la hora de las independencias, muchos países africanos se encontraron con un doble ejército: el clásico, nacido de la transferencia de las competencias de las metrópolis a sus antiguas colonias; y el popular, proveniente de las luchas locales por la emancipación, o como consecuencia de los primeros golpes de estado. Si los ejércitos clásicos se han distinguido siempre por su carácter apolítico y su papel de garantía de seguridad nacional e integridad territorial, en el África postcolonial se convertirían en meros instrumentos políticos al estilo de los ejércitos populares.

Desde entonces, el ejército es utilizado como medio para alcanzar el poder o mantenerse en él. El jefe del Estado de turno lo configura a su imagen y semejanza, reclutando para su guardia pretoriana exclusivamente gente procedente de su tribu o clan, con la consiguiente exclusión de los demás grupos étnicos que conforman el país. De hecho, nos encontramos con un ejército dentro del ejército: el núcleo duro, bien pagado y protector del jefe; y los demás, que sobreviven a base de molestar al pueblo llano a través de las prácticas corruptelas.

Hace tiempo, pues, que en muchos países africanos se adulteraron las funciones fundamentales de las fuerzas armadas. La pérdida de su carácter republicano (res-publica), global y neutral explicaría, a nuestro entender, por qué, ante cualquier incursión enemiga, impera el “sálvese quien pueda” en la mayoría de los ejércitos y el desmoronamiento de los mismos.

FuenteBreve reflexión sobre el colapso de los ejércitos en África

Autor: Nestor Nongo

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>