Arrow

La hora del Afrocapitalismo


0
GuinGuinBali

Este artículo ha sido escrito en GuinGuinBali, un portal de comunicación especializado en África Occidental y la Macaronesia con corresponsales en varios países de la región y en otros puntos de Europa relevantes para la actualidad africana.


Escrito el 20 de julio de 2013 a las 11:53 | Clasificado en África

La era de la ayuda está llegando a su fin. El tipo de ayuda que auxiliará a África debe recibirse con alta prioridad en los negocios.

Mujeres de Ghana visten una camiseta de apoyo a Obama (Foto: pd2020@sbcglobal.net en Flickr)
Mujeres de Ghana visten una camiseta de apoyo a Obama (Foto: pd2020@sbcglobal.net en Flickr)

La era de la ayuda está llegando a su fin. El tipo de ayuda que auxiliará a África debe recibirse con alta prioridad en los negocios. El sector privado africano tiene el poder de transformar el continente a través de inversiones de capital a largo plazo, creando prosperidad económica y riqueza social. Es la hora del afrocapitalismo, inversiones del sector privado comprometidas con el desarrollo.

A este enfoque le llamaré Afrocapitalismo y es el más prometedor que se puede hacer para el desarrollo sostenible de África. Puedo sentir el impacto del diálogo del presidente de los EEUU Barack Obama en el continente africano. En las entrevistas que tuve con medios de comunicación internacionales que cubren su viaje a África, la ayuda económica y la corrupción no fueron los principales asuntos de interés para ellos.

Los profesionales de los medios de comunicación que seguían a Obama por África hablaban de capital, de inversiones y de comercio. El impacto de este cambio de conceptos y diálogo será inmenso para el continente. La energía eléctrica –y su escasez- es el mayor obstáculo para el desarrollo de las ciudades africanas, y como tal, es la inversión estratégica que mejor podría hacer un gobierno africano. Por ello, el presidente Obama apuntó hacia la necesidad que hay en el continente de doblar la generación de energía e intentar hacer crecer así el PIB en un porcentaje similar, hecho, que podría llevar hacia un crecimiento interno sostenible.

El sector de la energía, dada su importancia económica, representa una oportunidad atractiva para los inversores a largo plazo: Hay poca competencia y el retorno de capital, si se consigue el negocio, es alto. Tiene un rendimiento similar al de los primeros inversores en telecomunicaciones africanos, que se dieron cuenta antes que nadie de que el sector posteriormente estaría saturado y con una competencia alta que reducía los beneficios de las grandes corporaciones.

Como inversor, creo en doing well and doing good. La inversión en el sector eléctrico cumple con ambos criterios. Por ello Heirs Holdings, ha comprometido 2.500 millones de dólares en inversiones que ampliarán la recientemente adquirida planta de de energía en Ughelli, Nigeria, y para el buen desarrollo de nuevos proyectos de energías renovables en distintos países africanos.

Sin embargo, llenar la brecha energética que se ha producido en África requiere una inversión a largo plazo y sobre todo una descomunal inversión de capital: La planta de Ughelli ha costado mil millones de dólares y con ello se intentará llevar a la capacidad total de generar 1.000 megavatios. Teniendo en cuenta los requisitos a grandes capitales para el sector eléctrico, la iniciativa Power África es esencial para reunir a inversores internacionales así como instituciones financieras que quieran apoyar el cambio de paradigma energético del continente africano.

Competitividad global

Como empresario sé que la atracción de capital no ha sido el problema. Si la político y la legislación en medio ambiente está determinada, la inversión en África fluirá. Los inversores deben saber que el Estado de Derecho y la protección de los derechos de propiedad privada están asegurados –es uno de los requisitos más importantes para los capitalistas-.

Es por esto, que urjo a los líderes mundiales, como Barack Obama, a que presionen a los líderes africanos para que el desarrollo impulsado por la inversión que sus países hagan en los estados africanos impulsen a su vez a políticas más favorables a los inversores. Veo una voluntad de dirigentes africanos para aprovechar estas oportunidades, pero necesitan apoyo y en algunos casos incluso la dirección del impulso. La visión en ocasiones es clara, pero es posible que no sepan cómo llegar hasta allí.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, es otro modelo positivo para el continente. Un líder africano progresista que entremezcla visión y compromiso. Ruanda, ahora, es el primer país africano en el ranking de economías globales y competitivas y ocupa la tercera posición económica en África en general. Kagame y su equipo han creado un entorno favorable que los capitalistas solo pueden soñar en otras partes del continente. La empresa que represento eligió, por ello, a Ruanda como a sede de nuestra Bolsa de Productos de África Oriental (EAX).
Con EAX pretendemos aportar liquidez, transparencia y capacidad de fijar precios a los agricultores, mientras trabajamos en la reducción del riesgo de crédito de los bancos. El impacto queremos que sea la creación de riqueza social en las comunidades locales y apoyar el desarrollo en la región.

Tanto las inversiones en el sector eléctrico como el EAX demuestran el Afrocapitalismo en acción: poniendo en el primer nivel el rol de la ayuda al desarrollo y trabajando con el sector privado.

Cuando conocí al presidente Kagame, el pasado año, él inmediatamente comprendió el significado de una bolsa de productos básicos para la región de África oriental y empujó con fuerza para que la pudiéramos instalar. Su gobierno se pronunció sobre todas sus promesas, lo que permitió a nuestro grupo inversor cumplir las nuestras.

La visita de Obama fue un hito, tras una larga espera, y tendrá un impacto duradero. La era de la ayuda está en sus estertores, llega la hora del sector pivado en África.

Fuente: Llega la hora del Afrocapitalismo

Autor: Tony O. Elumelu

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>