Arrow

El origen del conflicto de Mali


0
Global Voices

Este artículo se publicó originalmente en Global Voices, un portal que busca agrupar, conservar y amplificar la conversación global en línea arrojando luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran. Trabajamos para desarrollar herramientas, instituciones y relaciones que ayuden a todas las voces, en todas partes, a ser oídas.


Escrito el 15 de marzo de 2013 a las 18:05 | Clasificado en África

Desde el comienzo de la crisis de Mali, hace ahora un año, el conflicto evoluciona a trompicones en un contexto histórico que, demasiado a menudo, se simplifica en los medios de comunicación.

Transporte de vehículos franceses a Mali. (Flickr: UK Ministry of Defence)
Transporte de vehículos franceses a Mali. (Flickr: UK Ministry of Defence)

El conflicto de Mali  enfrenta, en el norte del país, al ejército regular maliense, y sus aliados, con los rebeldes, compuestos de varios grupos: movimientos islamistas diversos como AQMI, el MUJAO o Ansar Dine, así como los tuaregs del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA).

Intentemos entender las verdaderas causas de la guerra en Mali:

Todo estaba dispuesto para que Mali se hundiera y el Sahel estallara. Debilitado por las políticas de austeridad del FMI, paralizado desde hace tiempo por las relaciones francoafricanas, víctima del calentamiento climático y de continuas sequías, Mali se ha convertido en una de las piezas centrales del nuevo juego del Sahel. Reivindicaciones de los tuaregs, yihadistas enriquecidos por el narcotráfico, falta de estabilidad en Libia y ambigüedad en Argelia, financiación oculta de Arabia Saudita, estrategias a corto plazo de Estados Unidos y la Unión Europea… Estas son las razones de la guerra.

Mouhamadou el Hady Ba y Pierre Amath Mbaye, en su documento de trabajo “La crisis de Malí y sus lecciones para Senegal“, escriben En su origen, la cuestión fronteriza:

Conscientes de los riesgos vinculados a una fragmentación de la región, y siguiendo su ideal panafricanista, Léopold Sédar SenghorMamadou DiaModibo Keïta y otros dirigentes se habían formado la idea de retomar el conjunto constituido por la administración colonial, el África Occidental Francesa, y conducirla a la independencia en forma de federación. (…) La marcada oposición de las autoridades francesas de la época asociada a la de Félix Houphouët Boigny, futuro Jefe de Estado de Costa de Marfil, redujeron esta federación a un cara a cara entre el Sudán francés (en la actualidad, Mali) y Senegal en el seno de la Federación de Mali. Esta tentativa fracasará a causa de las distintas opciones políticas y de la competencia por el poder, con el trasfondo del compromiso de Mali con la guerrilla argelina durante la guerra de independencia. El 20 de agosto de 1960 se disuelve finalmente la Federación de Mali.

Eros Sana, en su artículo Mali: Las causas reales de la guerra, en bastamag.net, sigue describiendo cómo Mali pasó por un breve periodo de socialismo antes del golpe de estado que instauró la dictadura:

Estamos en 1960, Mali consigue la independencia. El primer presidente maliense, Modibo Keita, fundador del panafricanismo, elegido democráticamente, apenas ha tenido tiempo de comenzar una profunda reforma cuando es derrocado, en 1968, por un golpe de estado dirigido por Moussa Traoré, con el apoyo de Francia. (Los 23 años de dictadura serán brutales). Moussa Traoré no se contenta con empobrecer y hacer pasar hambre a su pueblo, también inicia una feroz represión contra la minoría tuareg de Mali. Los tuaregs representan alrededor del 2% de la población de Mali. También están presentes en Níger, Burkina-Faso, Mauritania, Libia y Argelia.

Mouhamadou el Hady Ba y Pierre Amath Mbaye añaden otro ingrediente, la irrupción de los grupos salafistas y la criminalización de la zona del Sahara y el Sahel:

El África occidental se convierte así en una zona estratégica del negocio de los estupefacientes, como consecuencia de un endurecimiento de la represión en Estados Unidos y Canadá. Esta situación va a obligar a los narcotraficantes a desplegarse hacia Europa buscando nuevas rutas, y a explotar el potencial de corruptibilidad de los gobiernos de la región para asegurar su tranquilidad. En 2009, la droga se expedía desde Colombia, Venezuela y Brasil, y llegaba por los puertos de Guinea-Bissau y Cabo Verde al norte, y por los de Ghana al sur. Después, los cargamentos se repartían por Nigeria, Guinea, Senegal y Mauritania, desde donde más tarde subían hacia Marruecos y Argelia. En noviembre del mismo año, el mundo conoció el aterrizaje clandestino en el norte de Mali de un trireactor Boeing 727 cargado de cocaína, incidente que se popularizó como “Air cocaína“, con ramificaciones en Sudamérica y en Europa. Un símbolo escandaloso de la inserción de África en la economía globalizada, se podría ironizar, si la situación no fuera tan inquietante.

Respecto a la financiación oculta por parte de Arabia Saudita, Maurice Freund, en una entrevista titulada “Es demasiado tarde para Malí, tendríamos que haber reaccionado hace 20 años”, para la web Afrik.com, dice:

Hace ya más de 20 años yo veía paquistaníes y sudaneses financiados por Arabia Saudita que predicaban el wahhabismo bajo la forma de organizaciones humanitarias, construyendo pozos, mezquitas. Suplían las carencias de las autoridades en el ámbito social. De ahí la proliferación de yihadistas. El desarrollo del wahhabismo en el norte de Mali comenzó hace ya 25 años.

Abou Djaffar precisa en su blog:

No obstante, en 1996, ni siquiera se trataba de un frente secundario de la guerra civil de Argelia, sino simplemente de combates en la retaguardia.

En cuanto a las consecuencias imprevistas del derrocamiento de Muamar el Gadafi durante las revueltas de 2011 en Libia, Eros Sana escribe:

Además de hacer grandes inversiones, Gadafi multiplica las financiaciones a pequeña escala por todo el país: escuelas, dispensarios, carreteras. Al desaparecer Gadafi y su régimen, por un lado se exilian en el Sahel cientos de guerreros muy bien armados, y por otro, se evaporan flujos de cientos de millones de euros. En un país en el que más de la mitad de la población vive con menos de un dólar al día, es un maná muy necesario que desaparece. Tras haber apoyado militarmente el derrocamiento del régimen libio, las potencias de la OTAN deberían haber previsto y llenado este vacío de poder causado por la caída del coronel. Esto no se hizo.

Otro hecho que señala @Abdou_diarra en su blog es que antes del golpe de estado que lo alejó del poder, el depuesto presidente Amadou Toumani Touré (ATT) tenía la intención de crear dos nuevas regiones en el norte de Malí.

ASKIAMOHAMED escribe sobre la rebelión y las reivindicaciones de los tuareg:

Comienza el 17 de enero de 2012, es decir, dos meses antes del golpe de estado en Bamako; los rebeldes atacan Menaka, Tessalit y Aguel’hoc antes de ser rechazados por el ejército maliense.

En las ciudades de la frontera con Argelia, se produce un verdadero juego de sillas musicales entre el ejército, el Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA), el grupo Ansar Dine y sus aliados de Al Qaeda en el Magreb Islámico.

La masacre con armas blancas de militares malienses por los rebeldes y sus aliados en Aguel’hoc consternó profundamente al pueblo de Mali y puso de relieve los errores del ejército y la animosidad de esta rebelión.

A principios de abril, consumado el golpe de estado, el MNLA y sus aliados islamistas controlan dos tercios de Mali, de donde ha desertado el ejército maliense, desorganizado por el golpe de estado.

En efecto, el golpe de estado ha interrumpido la cadena de mando del ejército y ha puesto de relieve su fragilidad, y así ha provocado esta desbandada o ‘retirada estratégica’.

El MNLA proclama la independencia de la zona el 6 de abril de 2012, pues la considera la cuna de la civilización tuareg, un hecho sin precedentes en la historia, ya que ningún pueblo nómada ha reclamado jamás un territorio con fronteras claramente delimitadas.

Además, en esta tierra, históricamente, existió en el siglo VII el imperio Songhai, fundado en Koukia por los sonrhais y los bereberes, dirigidos por el jefe Za el-Ayamen, que huyeron ante la invasión árabe.

Este mestizaje entre sonrhais y bereberes producirá la dinastía Dia. Después llegó la dinastía de Sonni Ali Ber y los askia, cuya capital se fijó en Gao, antes de sucumbir, en el siglo XVI, ante la invasión marroquí. También existieron los imperios de Masina y Toucouleur en el siglo XIX. También poblaban el área varias tribus, como los bozos, una tribu de pescadores, y los dogons,

Por tanto, esta demanda no tiene ninguna legitimidad histórica.

En este contexto Francia interviene en el conflicto con la operación Serval.

Hay quien piensa que Francia ha intervenido en Mali para defender sus propios intereses, como podemos leer en este artículo titulado Nouvelles de la turbulence (Noticias de la turbulencia):

(…) habría más uranio en Mali que en Níger, y después de asegurar los recursos libios (sin contar con los que están por descubrirse), los franceses intentarían hacer lo mismo en el Sahel. (…) que no se hace una guerra por recursos que no son más que especulaciones, puesto que no se conoce la cantidad real y no se ve aún el color. Argumentos bastante ingenuos pero que quizás no vayan errados en este caso.

A lo que Wirriyamu responde en su artículo Ne pas laisser dire (3) (No dejen decir):

No obstante, estoy convencido de que hay gente que considera totalmente fuera de lo normal el apoyo de la opinión pública maliense, y por extensión, africana, a esta intervención. Suelen atribuir esta adhesión a la candidez o la ignorancia, según el caso. Eso demuestra que muchos, demasiados para mi gusto, piensan aún que los africanos no tienen un papel activo en la historia, que se hace sin ellos, ignorándoles. Es decir, lo soportan todo.

FuenteContexto y orígenes del conflicto de Mali

Autora: Anna Gueye | Traductora: Lourdes Sada

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>