Arrow

Sin alimentos


0
GuinGuinBali

Este artículo ha sido escrito en GuinGuinBali, un portal de comunicación especializado en África Occidental y la Macaronesia con corresponsales en varios países de la región y en otros puntos de Europa relevantes para la actualidad africana.


Escrito el 23 de abril de 2013 a las 17:54 | Clasificado en África

El campo de refugiados marfileños de Avepozo, en Lomé (Togo), vive momentos de tensión desde principios de este año. Han denunciado que Acnur y el gobierno togolés dejaron de proporcionarles sus raciones de alimento y facilitarles los medicamentos que necesitan desde hace cuatro meses, con el objetivo de forzar su retorno a Costa de Marfil.

Niños costamarfileños protestan contra el abandono impuesto por Acnur. (GuinGuinBali)
Niños costamarfileños protestan contra el abandono impuesto por Acnur. (GuinGuinBali)

Las mujeres de Avepozo se reúnen casi a diario desde el pasado 28 de febrero ante la oficina de Acnur (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) en el campo, para denunciar una situación que consideran de privación injustificada y que afecta a una población especialmente vulnerable. La tensión ha llegado hasta el punto de que la policía togolesa ha entrado en el campo y detenido a refugiados para ponerles poco después en libertad.

En estos momentos, todavía siguen fuera de Costa de Marfil y repartidos entre Togo, Ghana y Liberia varios miles de refugiados marfileños que huyeron del país cuando Alassane Ouattara llegó al poder, hace ya casi dos años. A pesar de las continuas llamadas al regreso del propio Ouattara y el teórico proceso de reconciliación en marcha, opositores y simples ciudadanos que han perdido sus tierras y pertenencias y que temen la violencia que se da especialmente en las zonas fronterizas de Costa de Marfil se niegan a retornar a su país.

Testigo directo

El ciberactivista y bloguero marfileño Claudus Kouadio, refugiado también desde 2011, visitó el campo de Avepozo a principios de este mes de abril para evaluar la situación y denunciarla en todos los foros posibles. “Entre 2011 y 2012, el número de refugiados marfileños registrados por Acnur Togo era más de 7.000 entre los que se encontraban en Avepozo y los ‘refugiados urbanos’, que buscaron las fórmulas para vivir en la ciudad por su cuenta o con el apoyo de Acnur”, explica.

“En 2013, el número de refugiados que maneja Acnur en Avepozo es 3.300. Hemos hecho un recuento de las personas que alberga ese campo y tenemos una estimación de unas 2.519 entre niños, ancianos, personas vulnerables y resto de la población. De los 7.000 que había en principio, no quedan más que 2.500 aproximadamente.”

“O sea, en dos años, aquellos que pudieron permitirse el retorno a Costa de Marfil lo han hecho sin esperar a que se lo pidan con campañas de sensibilización. La mayor parte de los refugiados todavía presentes en Togo, un país que demuestra que no les quiera ya, es gente que no tiene otra opción que quedarse fuera de su país, un país que les rechaza ya que puede reducirlos a la nada si vuelven”.

“¿Cómo pedir a los refugiados que regresen, casi a la fuerza, cuando los desplazados internos de Nahibly fueron masacrados en su propio campo de refugiados por los soldados de Alassane Dramane Ouattara bajo la mirada cómplice de los cascos azules de la ONU, que no hicieron nada? Los informes recientes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch corroboran lo que digo. ¿Cómo pedirles que regresen, casi a la fuerza, cuando Acnur Liberia ha tomado la decisión de suspender todo retorno, incluso voluntario, de los refugiados marfileños a su país a causa de la gran inseguridad que reina en él, especialmente en la región occidental, de donde proviene la mayoría de los refugiados marfileños en Togo?”.

El activista afirma que las raciones de alimentos de los refugiados se han reducido dramáticamente y que el dinero que Acnur destinaba a actividades generadoras de ingresos (AGR, Activité Génératrice de Revenus en francés) y que pretendía paliar la dependencia de los refugiados de las provisiones de la agencia, no ha surtido el éxito deseado. Claudus Kouadio denuncia que la aceptación de estos fondos implicaba la renuncia al estatus de refugiado y que esto llevó a otros refugiados a rechazar una iniciativa que cataloga de “comercio sórdido de Acnur con la miseria de los refugiados”.

21 bajas

El campo de Avepozo se sitúa junto al mar, en una zona insalubre, y las tiendas de campaña, que deberían cambiarse cada seis meses, no han sido reemplazadas jamás durante estos dos años. El agua corriente no es potable y su potabilización exige de un dinero que no tienen los refugiados, entre los que ya se cuentan 21 bajas según Claudus Kouadio.

El activista marfileño explica, sombriamente, que cuando Acnur decreta el final del periodo de emergencia, comienza el caos para los refugiados marfileños en Togo y que el interés de la agencia de la ONU y el gobierno Ouattara por limpiar su imagen a través de la repatriación prácticamente forzosa de los refugiados marfileños se traduce en un empeoramiento de las condiciones de vida de esos refugiados, entre los que menudean la prostitución para ganarse la vida, el absentismo escolar, las enfermedades y las muertes infantiles.

El activista marfileño, junto a otros ciberactivistas de su país, encabeza un movimiento que pretende que la sede de Acnur en Ginebra abandone su silencio cómplice y que se respeten los derechos de los refugiados, traumatizados por la experiencia de la guerra y que temen, con toda la razón, volver a su país.

FuenteSin alimentos hasta la repatriación

Autora: Ángeles Jurado

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>