Arrow

Doble jaque a Argentina


4
Ezequiel Giletta

Politólogo argentino. Editor del website del think tank latinoamericano Asuntos del Sur. Estudio procesos electorales debido a mi frustrado intento de ser futbolista.


Escrito el 29 de noviembre de 2012 a las 13:34 | Clasificado en Argentina

Estas semanas el gobierno argentino se encuentra con una doble batalla: por un lado, la presión de los denominados fondos buitre que reclaman el pago de 1300 millones de dólares, y por otro, la batalla contra el grupo Clarín que se encamina a su acto final..

Cristina Fernández de Kirchner, durante una comparecencia (Fuente: Facebook)
Cristina Fernández de Kirchner, durante una comparecencia (Fuente: Facebook)

Dos meses atrás, un recurso legal impuesto por acreedores internacionales desembocó en el embargo de la Fragata Libertad –un buque insignia del país-, que sigue varado el puerto de Ghana. Es la consecuencia de las medidas que tomó en 2005 el gobierno de Néstor Kirchner que, cuando asumió el gobierno en 2003, tenía una deuda externa en default.  Por un lado, generó una fuerte quita y prórroga de la deuda, y por otro, canceló la totalidad de la deuda contraída con el FMI, hecho que fue anunciado como la recuperación de la soberanía económica del país.

Ambas medidas pretendían resolver la cuestión de la deuda y gozaron de un alto acatamiento, con la aceptación de más del 90% de los acreedores en el caso del canje. Sin embargo, un grupo de éstos decidieron no ingresar en la reestructuración y desde entonces han interpuesto una serie de demandas para cobrar los bonos que poseen, lo que les vale el nombre de ‘fondos buitre’. Estos fondos son los que realizaron la demanda que llevó al embargo de la Fragata, tema que sigue ahora su curso en tribunales de derecho internacional.

El caso de las reclamaciones de estos ‘fondos buitre’ se lleva adelante en los tribunales de Nueva York, ámbito legal que el Estado y los bonistas decidieron en su momento, y está a cargo del juez Thomas Griesa, una suerte de gurú del que todos hablan y que solo se conoce por tres fotos. Griesa dictaminó que el Estado debe afrontar la deuda que asciende a 1.330 millones de dólares, sin embargo, tras la apelación del Estado argentino, se espera ahora el fallo de Cámara de Apelaciones que se producirá antes del 15 de diciembre.

Suponiendo que la Cámara determine que el Estado argentino debe hacer frente al reclamo, el gobierno nacional se encontrará en una gran disyuntiva: si decide pagar, se verá debilitado por el reclamo de bonistas a los que no se les conoce la cara y con quien el Gobierno no quiere tener ningún tipo de relación; si decide no pagar, el país entraría en default, con las consecuencias económicas y políticas que ello supone. Otra opción es abrir el canje para negociar el ingreso de estos bonistas a pesar de la ‘ley cerrojo’ local que impediría que esto suceda. El final está abierto.

La batalla contra el grupo Clarín

Hasta el año 2007 el grupo Clarín, principal multimedio de Argentina y dueño del periódico de mayor tirada, era un gran aliado del gobierno nacional. Por entonces, el Ejecutivo favoreció su refinanciación financiera pesificando la deuda que el grupo tenía en dólares y permitiendo años después la fusión con Multicanal, proveedora de televisión por cable y principal competidora de Cablevisión, empresa del grupo Clarín. Esto le valió al grupo el monopolio de la prestación de este servicio en la mayor parte del país y un aumento exponencial de sus ingresos.

Sin embargo, luego de la gran crisis con el sector agropecuario a principios de 2008, a pocos meses de asumir Cristina Kirchner su primer mandato, Clarín se convirtió en el chivo expiatorio del Gobierno. Desde entonces es un enemigo acérrimo. El principal cuestionamiento que hoy realiza el Gobierno a Clarín es la oscura adquisición de Papel Prensa, única empresa que imprime el papel de diario para todo el país, durante la dictadura.

Esta batalla continuó en el Congreso cuando en 2009 el Gobierno promovió y aprobó con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales Nº 26.522, con el objetivo de desconcentrar la propiedad de medios de comunicación y promover la pluralidad de voces.

A pesar de ello, hasta el día de la fecha la ley no pudo ser aplicada en su totalidad debido a una medida cautelar del grupo Clarín sobre el famoso artículo 161, el que refiere a la desinversión y que lo obliga a desprenderse de varios medios (canales de televisión, emisoras de radio y periódicos, tanto nacionales como locales). Esta medida cautelar llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación y tiene “fecha de vencimiento” este 7 de diciembre. Esta semana la Corte exhortó a la Cámara competente a que dicte sentencia definitiva luego que Clarín solicitara la extensión de la medida cautelar.

Esto representaría una gran batalla ganada para el Gobierno en el contexto de una guerra que parece no tener rumbo ni final feliz. Seguramente Clarín seguirá siendo la excusa del Ejecutivo para no atender la inflación del 25% anual y el rojo que van marcando ciertos indicadores económicos y que han llevado a algunas medidas extremas como las restricciones a la importación y la compra de moneda extranjera.

Este final de año el Gobierno está jugando varias finales al mismo tiempo. Por eso, si la presidenta ya estaba pensando en las vacaciones, este verano deberá quedarse en casa porque esto recién comienza.

Los votantes dicen...
  1. Carlos dice:

    Claro y preciso para los argentinos que estamos fuera de nuestro país. Adelante

  2. […] de la intensa pelea que existe entre el Gobierno argentino y el grupo Clarín, el más importante del panorama mediático del país, el Ejecutivo promovió y aprobó la Ley de […]

  3. […] octubre de 2012, un recurso legal impuesto por los denominados “fondos buitre” desembocó en el embargo de la fragata […]

  4. […] finales del año pasado el juez estadounidense Thomas Griesa falló a favor de fondos buitre (acreedores) para que el Estado argentino pague una deuda de 1.330 millones de dólares. Estos […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>