Arrow

Tenemos Papa, Reina y Messi


0
Ezequiel Giletta

Politólogo argentino. Editor del website del think tank latinoamericano Asuntos del Sur. Estudio procesos electorales debido a mi frustrado intento de ser futbolista.


Escrito el 3 de mayo de 2013 a las 8:49 | Clasificado en Argentina

Esta semana la argentina Máxima Zorreguieta fue coronada como Reina de Holanda. Hace poco más de un mes, el cardenal argentino Jorge Bergoglio fue elegido como nuevo Papa de la Iglesia Católica. Se suman motivos para seguir presumiendo en el mundo, pero que lo haga el Gobierno choca.

Cristina Fernández de Kirchner, con el Papa Francisco (Fuente: Facebook Gobierno argentino)
Cristina Fernández de Kirchner, con el Papa Francisco (Fuente: Facebook Gobierno argentino)

Si durante años nos jactamos en Argentina de la magia de los pies de Maradona, este tiempo nos ha dado más motivos para ganarnos opositores alrededor del mundo. No sin razón se nos acusa de soberbios y presumidos: que la calle más larga, que el río más ancho, como dice la canción de Bersuit.

Cabe aclarar, nobleza obliga, que son los porteños (nativos de Buenos Aires) los que han hecho fama a los argentinos en el mundo. Pero también es cierto que nos sobran los motivos…

“No nos falta nada”

La presidenta Kirchner también se subió al barco. Días atrás en un acto en Casa Rosada expresó “no nos falta nada: tenemos Papa, Reina y Messi”. Los casos de Máxima Zorreguieta y el Papa Francisco son llamativos en boca de la presidenta, ya que si bien fueron ampliamente tratados por la prensa local, también fueron ampliamente exagerados por la prensa opositora. Ninguo de ellos han sido cercanos a este Gobierno que ahora presume.

El padre de Máxima, Jorge Zorreguieta, fue subsecretario de Agricultura y secretario de Agricultura y Ganadería de la nación durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), es decir, durante la dictadura argentina. Es sabido que esos gobiernos militares dejaron 30.000 compatriotas desaparecidos, como así también que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner han hecho suya la bandera de los Derechos Humanos juzgando a los represores de aquél nefasto período.

Debido a su función en la dictadura y por entender que sabía –y callaba- sobre las atroces violaciones a los Derechos Humanos, Zorreguieta no fue invitado al casamiento ni a la entronización de su hija.

Por su parte, en su rol de Arzobispo de Buenos Aires, el Papa Francisco siempre fue crítico de las políticas del actual Gobierno nacional. Tal era el punto de distanciamiento del Ejecutivo con la cúpula de la iglesia local que Néstor Kirchner dejó de asistir en 2007 al tradicional Tedeum del 25 de mayo de cada año en la Catedral de Buenos Aires, realizándose el mismo desde entonces en otros lugares del país.

Asimismo, varios miembros del Gobierno y periodistas afines cuestionaron con dureza al flamante Papa por no haber actuado durante la dictadura en su carácter de provincial de la congregación jesuita para liberar a sacerdotes presos. Sin embargo, Francisco, en un llamativo gesto, recibió a la presidenta Kirchner a solas en el Vaticano, siendo ésta la primera mandataria en entrevistarse con el flamante Papa.

¿Messi? No, ese no se discute.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>