Arrow

La revolución educativa en Brasil


0
Global Voices

Este artículo se publicó originalmente en Global Voices, un portal que busca agrupar, conservar y amplificar la conversación global en línea arrojando luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran. Trabajamos para desarrollar herramientas, instituciones y relaciones que ayuden a todas las voces, en todas partes, a ser oídas.


Escrito el 25 de enero de 2014 a las 20:36 | Clasificado en Brasil

El Proyecto Ancora de Cotia, que ha conseguido abrir una escuela infantil y de primaria, plantea una alternativa al sistema educativo brasileño.

Espectáculo conmemorativo del Día del Circo. (globalvoicesonline.org)
Espectáculo conmemorativo del Día del Circo. (globalvoicesonline.org)

Hace dieciocho años, una verdadera revolución en el sistema educativo brasileño empezó con la creación del Proyecto Ancora en Cotia, São Paulo. Un espacio para el aprendizaje, la práctica y el enriquecimiento de los principios de ciudadanía con el objetivo de transformar la realidad de la comunidad local. Desde 1995, este proyecto sin ánimo de lucro ya ha atendido a más de 6,000 niños, adolescentes y sus familias a través de actividades extracurriculares como clases de música, teatro-circo, artesanía y cursos profesionales.

En 2012, un viejo sueño se ha hecho realidad con la apertura de la Escuela Infantil y Primaria del Proyecto Ancora. Siguiendo el método de la Escola da Ponte de Portugal, que reta el concepto tradicional de educación y el modelo mundial de escolaridad predominante. La escuela del Proyecto Ancora sigue una filosofía educacional que propone que el auto conocimiento y la experiencia son las herramientas claves para el aprendizaje, centrado en el alumno sus particularidades y su transición de la dependencia a la autonomía.

Cerca de 300 niños y adolescentes van a la escuela, que está estructurada alrededor de tres abordajes curriculares paralelas: la individual, la social y la comunitaria. Este modelo innovador se inspiró en la educación democrática y fue implementado en Brasil con la ayuda del profesor portugués José Pacheco, mundialmente conocido por haber creado la Escola da Ponte (Escuela de la Puente) [pt] en Portugal utilizando una metodología revolucionaria. Marusia Meneguin, autora del blog Mãe Perfeita, se quedó encantada por la propuesta novedosa:

Imagínese usted una escuela sin aulas, horarios o exámenes. Un curriculum decidido por consenso por los niños, que incluye temas como el circo y la meditación. No se pasa la lista, ni hay horarios, aunque ni alumnos ni profesores faltan a las clases.Todo es sin cargo. Ahora, imagínese que estos estudiantes vienen de un ambiente de violencia y que fueron expulsados de varias escuelas. Parece una utopía. Hasta que conoces la propuesta de la Escola da Ponte.

En una entrevista del G1, Pacheco declara que la educación en Brasil, cuyo modelo ignora la contribución dada por Paulo Freire y otros grandes educadores del país, desperdicia los recursos y genera 30 millones de personas analfabetas. Los resultados conseguidos a través del modelo alternativo, por otro lado, se hacen visibles dentro de la propia comunidad:

Los exalumnos de la Escuela de la Puente -algunos hoy con más de 50 años- son la prueba viviente de la buena calidad del proyecto. Son seres humanos realizados con un alto grado de conciencia civil, éticos, emprendedores y solidarios. Debo añadir que la Puente acoge a los alumnos que fueron echados por otras escuelas y los ayuda a recuperarse. Los alumnos que no logran aprender en otras escuelas o los que dejan los profesores en estado de choque, vienen para la Puente.

Campaña de captación de fondos para el Proyecto Ancora.

Considerando que la Escuela de la Puente existe desde hace 40 años, los resultados de la escuela del Proyecto Ancora en Brasil, que recién empezó hace un año, llevarán un poco más de tiempo para hacerse evidentes. Sin embargo, el proyecto ya empezó a atraer la atención y a inspirar a otras escuelas, recibiendo visitas de educadores de diferentes partes del país. Después de una de esas visitas Talita Morais describió las diferencias que encuentra en este modelo educacional utópico:

La gran diferencia del Proyecto Ancora, así como la Escuela de la Puente en Portugal, es que los niños son conscientes de la perspectiva colectiva, del respecto y amor por los otros y del valor de la autonomía en sus estudios. De esta forma, pasando por los distintos niveles -porque no hay divisiones por aula o grado en la escuela- los alumnos se vuelven poco a poco más autónomos en su proceso de aprendizaje, eligiendo el qué, cómo y en qué momento aprender sobre determinado tema, todo con la ayuda y orientación de los profesores y tutores, equipo formado por la plantilla de la escuela así como también de voluntarios de la propia comunidad. Además de la autonomía referente a los temas de estudios, tienen también una participación activa en las decisiones y en la gestión de la escuela a través de asambleas semanales que redefinen las normas que rigen la escuela.

La profesora Fernanda Rodrigues comparó el Ancora con otras escuelas tradicionales:

¡Allí fuimos recibidos por una niña de 11 años, muy despabilada y locuaz! Nos contó que estudiaba allí desde que nació y se notaba cuán orgullosa se sentía de formar parte de la vida cotidiana del Ancora. Sus ojos brillaban y quedó claro que había un sentimiento profundo de pertenencia experimentado por los alumnos en relación a lo que ocurre en la escuela.

Merece la pena mencionar que es imposible no quedarse encantado con el sitio, que no es apenas amplio, pero además inspira la educación en su magnitud. Pudimos presenciar muchos episodios que no son muy comunes en las escuelas tradicionales, como los niños cuidando del sitio, bolsos colgados en la entrada de la escuela, tableros de anuncios enseñando la agenda de la asamblea y mucha gente hablando sin causar los chillidos que normalmente se escuchan en las escuelas.

Comunidades de aprendizaje del Proyecto Ancora en Cotia, São Paulo.

El próximo paso del proyecto es expandir la experiencia para más allá de las paredes de la institución y llegar a toda la ciudad a través de la integración de los alumnos en las “comunidades de aprendizaje”. Una vez a la semana, los alumnos deben visitar a sitios comunitarios, como centros de salud e iglesias, para analizar los asuntos locales y hablar directamente con los vecinos. Siguiendo la fórmula llamada “MC² – cambios acentuados por el contagio y el contexto”, los alumnos deben darse cuenta de la realidad del lugar dónde viven y buscar soluciones para los problemas a que se enfrentan:

Las comunidades de aprendizaje son una práctica comunitaria basada en un modelo educacional que genera el desarrollo sostenible. Es la expansión de las prácticas educacionales del Proyecto Ancora para más allá de sus paredes, lo cual involucra activamente a la comunidad en la consolidación de una sociedad participativa.

Cuando el Proyecto Ancora cumplió 18 años, en Octubre de 2013, João Carlos, del blog Soliarte, declaró que un sueño hecho realidad ”llegó a la edad adulta desde hace mucho tiempo”:

Nace un nuevo Brasil. ¡Salve! ¡Salve!
Gracias, Pacheco por la revolución silenciosa que está teniendo lugar en Brasil.

No sólo los niños se benefician de este modelo revolucionario de educación. Mientras ecordaba las celebraciones del aniversario, la educadora voluntaria Johana Barreneche-Corrales reflexionó sobre la importancia del juego y de los lazos emocionales entre los profesores:

Por fin, podemos pensar que para que un proyecto tenga éxito, es necesario formar un equipo y que este sea un verdadero equipo no por el número de personas que lo componen, sino por la solidez de los vínculos entre sus miembros.

El Proyecto Ancora fue una de las escuelas de educación alternativa en Brasil, visitadas por el equipo del documental Quando Sinto Que já Sei, una película hecha económicamente posible por la financiación colectiva a través de la página web Catarse y que debe ser lanzada a principios de 2014. El objetivo es empezar una discusión sobre el estado actual de la educación en Brasil, explorando nuevas formas de aprendizaje basadas en la participación del los niños y en la autonomía, valores que están emergiendo y que se están poniendo en práctica por todo el país.

“Todo es resuelto con dos propuestas simples: reemplazar el “para” por “con”. Mientras el “para” conlleva una transferencia, en el “con” hay una búsqueda de entendimiento.” José Pacheco en el cartel de la película Quando Sinto que Já Sei (Cuando siento que ya lo sé) en la página web del Catarse.

Fuente: La “Revolución Silenciosa” del sistema educativo en Brasil, inspirada por Portugal
Autora: Paula Góes | Traductora: Liliane Tambasco

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>