Arrow

Correa se consolida en Ecuador


0
Pablo Manuel Méndez

Periodista uruguayo. Escribo en Montevideo Portal y Revista Martes . Escribí en Alto Voltaje, Semanario Rumbosur, Crítica de la Argentina y publiqué las investigaciones periodísticas 'Temprana impostura' (2007) y 'En cuanto venga Julio' (2012), ambas de editorial Fin de Siglo.


Escrito el 10 de febrero de 2013 a las 16:59 | Clasificado en Centroamérica

Unos 11,6 millones de ecuatorianos acudirán a las urnas el próximo domingo en lo que será la tercera elección presidencial desde que asumió Rafael Correa. El actual mandatario, que busca la reelección, tiene amplia ventaja sobre los candidatos opositores que no lograron formar un frente único.

Rafael Correa (Fuente: Wikipedia)
Rafael Correa (Fuente: Wikipedia)

El próximo domingo Ecuador elegirá al binomio presidencial y a los integrantes de la Asamblea Nacional, compuesta por 137 miembros. Alianza País, el partido del presidente Rafael Correa, espera ganar en primera vuelta y concretar un nuevo período de gobierno con mayorías parlamentarias.

Para ello, los responsables de imagen del presidente Correa crearon la consigna “Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael”, aprovechando el fastidio latente con el proceso electoral y los jingles de campaña. En  los carteles frente al escenario en que Correa realiza sus actos reza: “Sr. Candidato, siga de largo, aquí ya tenemos presidente”.

La ventaja de Correa es abrumadora. La encuesta que peor le da le otorga un 47%, seguido del empresario bancario Guillermo Lasso con sólo un 8%. Además de las buenas cifras que puede presentar el Gobierno, como un desempleo de un 4,2% y un crecimiento del PIB entre el 4% y el 8%, el candidato puede exhibir su capacidad de mando y gobernabilidad, lo que no es menor en un país que ha tenido siete presidentes entre 1997 y 2005.

Por eso, Correa tiene una imagen positiva ante el electorado ecuatoriano, como un hombre que no se deja arrastrar por las presiones de algunos grupos de poder. Aumentó el control de la evasión fiscal, realizó reformas tributarias tendientes a gravar a las grandes empresas y legisló en materia de seguridad laboral, ampliando los derechos de cobro por despido y jubilación.

La oposición al Gobierno critica su gestión, acusándolo de no respetar las libertades individuales, de desmantelar el Poder Judicial con la Reforma aprobada por referéndum en 2010 y de utilizar la infraestructura de gobierno para hacer propaganda política. Es, en cualquier caso, una estrategia poco efectiva si se considera que ninguno de estos aspectos tiene que ver con las principales preocupaciones de los ecuatorianos, centradas en la seguridad, el empleo, la salud y la educación, según indica un estudio realizado en setiembre de 2012 por la consultora Perfiles de Opinión.

Otro de los aspectos que consolidó la ventaja de Correa fue su compromiso público de no aspirar a un nuevo período después de 2017, disolviendo las sospechas de que el mandatario quisiera perpetuarse en el poder. En la interna se habla de Lenin Moreno como su posible sucesor.

La intención de voto

Para estas elecciones se presentan ocho candidatos, aunque  los estudios de opinión pública le dan una intención de voto mayor al 1.5% a sólo cuatro de ellos: el presidente Correa, que alcanza entre el 47% y el 56%, el empresario Guillermo Lasso, con un claro perfil liberal, tiene entre el 8% y el 13%, el expresidente Lucio Gutiérrez, quien fuera derrocado por un levantamiento popular en abril de 2005, con una intención de voto de entre el 1.5% y el 5%, y Alberto Acosta, fundador del partido de gobierno y alejado por considerar que no está realizando las reformas adecuadas, con entre un 1.5% y un 4%.

El favorito

El presidente Rafael Correa comenzó su actividad política como ministro de Economía del gobierno de Alfredo Palacios (2005-2006), cargo al que renunció por discrepancias políticas. En 2006 participó de la fundación Alianza País, partido con el que se presentó a las elecciones de noviembre de ese mismo año, ganando en segunda vuelta, con el 56.6% de los votos.

Al llegar al Gobierno planteó una reforma constitucional que adelantó las elecciones nacionales a 2009, las cuales ganó en primera vuelta con el 51,9%. De confirmarse los pronósticos de las consultoras esta sería la tercera victoria consecutiva de Correa, que permanecería en la presidencia ecuatoriana hasta mayo de 2017, consolidado un período de estabilidad democrática, apenas eclipsado por el intento de golpe de  Estado de la policía, realizado el 30 de setiembre de 2011.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>