Arrow

El día después de una derrota


2
Juan Manuel Fernández

Periodista. Centroamericano por convicción. Tico de nacimiento. Licenciado en Mercadeo y profesor universitario. Política, Economía y Social Media.


Escrito el 10 de febrero de 2014 a las 9:35 | Clasificado en Centroamérica

Seis razones que explican la derrota del oficialismo en la primera ronda electoral en Costa Rica, y que podrían castigarlo en las urnas de nuevo, el 6 de abril próximo.

Johnny Araya (Fuente: Flickr oficial)
Johnny Araya (Fuente: Flickr oficial)

El último corte del Tribunal Supremo de Elecciones el pasado 2 de febrero (Solís, Acción Ciudadana, 30,95%; Araya, Liberación Nacional, 29,59%, TSE) fue un balde de agua fría para el búnker del partido oficialista, Liberación Nacional (PLN, centro derecha). Pese a la promesa de sus líderes de que en segunda ronda ganarán, lo cierto es que por primera vez, hay una posibilidad latente y estadística de que el partido que gobierna Costa Rica desde 2006 entregue el poder a un partido que nunca ha estado en la silla del ejecutivo. Aquí, seis razones que pueden explicar el poco apoyo del PLN en una elección histórica para los ticos:

  • Un gobierno saliente impopular. La mala propaganda del Gobierno de Laura Chinchilla no ayudó. Un medio nacional identificó recientemente 12 escándalos que empañaron la gestión de Chinchilla, la cual entrega el poder en mayo. Tales puntos bajos van desde actos de corrupción de funcionarios públicos, hasta incapacidad de gestión en temas clave como diplomacia, infraestructura, o energía. Todo esto resquebrajó la confianza de los ticos en que el Partido de Gobierno merezca repetir por tercera vez al hilo en la silla presidencial.
  • El grito por un cambio. Un 80% del padrón electoral (es decir, abstencionismo más votos válidos contra el oficialismo) no votó por Johnny Araya el 2 de febrero. El PLN llevó a cuestas la peor elección de su historia. Ahora encara la votación de segunda ronda del 6 de abril, con las estadísticas en contra y con una gran mayoría que no lo valida.
  • Un candidato que no llenó las expectativas. La campaña publicitaria de Johnny Araya además de rechazada fue inconsistente en su mensaje, desde el primer spot hasta el último. Un candidato con más imagen de político tradicional que de proximidad con el pueblo, no logró convencer para ganar en primera ronda, ni para quedar en primer lugar.
  • Fallida estrategia electoral. El equipo asesor de estrategas políticos de Araya falló, y enfiló sus armas contra el partido de izquierda, Frente Amplio, que salía primero-segundo en los sondeos, mientras Solís, de Acción Ciudadana, se benefició de los votantes que iban quedando sontos y un poco confundidos. No hubo una buena lectura del momento electoral.
  • Histórica transición en sistema de partidos. El sistema bipartidista costarricense viene dando bocanadas de aire. Desde hace 16 años, éste se extinguió de la fotografía legislativa. Hoy son unos 9 partidos que convergen en el Congreso, y Liberación Nacional podría ser el primer Gobierno en entregar el poder a un partido diferente de la Unidad Socialcristiana.
  • Una casa dividida. Al ser el partido activo más antiguo del país, con gran peso histórico en la democracia nacional, también ha experimentado un choque de tendencias y de líderes desde adentro. Desde la influencia de los hermanos Arias; el regreso inesperado de José María Figueres (1994-1998), hasta la gestión en la alcaldía capitalina de Araya, crearon anticuerpos y se confabularon contra el candidato en estas elecciones.

Comparación de las encuestas y los resultados finales en Costa Rica (Fuente: Unimer 2013)

Las razones apuntan a un desgaste de la opción oficial, que contra los pronósticos vaticinados por las empresas encuestadoras podría culminar, finalmente, en que entregue el poder el próximo 8 de mayo a una agrupación que apenas nació en el 2001.

Los votantes dicen...
  1. […] Columna publicada en Sesiondecontrol.com […]

  2. […] El partido de Gobierno cometió una serie de desaciertos en el proceso que propició el ascenso de otras fuerzas que nunca han gobernado el país. Entre ellos se enumera la impopularidad de la administración de Laura Chinchilla, la fallida campaña publicitaria, el desempeño del candidato en los debates, y en general, la exigencia del electorado por un cambio de mando. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>