Arrow

Corrupción en Defensa


2
Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.


Escrito el 6 de febrero de 2013 a las 13:03 | Clasificado en Internacional

Un estudio de Transparencia Internacional revela los avances y retrocesos de la corrupción en estas instituciones en diferentes países del mundo. Sólo dos países, Australia y Alemania, tienen altos niveles de transparencia. España registra un riesgo moderado.

En Expodefensa el 31 de octubre de 2012 (fuente: Ministerio de Defensa de Colombia).
En Expodefensa el 31 de octubre de 2012 (fuente: Ministerio de Defensa de Colombia).

La vulnerabilidad de caer en la corrupción siempre atenta en el sector de Defensa. Un sector vital donde se manejan las operaciones militares y los procesos de adquisición de material bélico. Por ello, Transparencia Internacional Reino Unido evaluó las acciones de 82 países, que representan el 94% del gasto militar mundial de 2011.

El reciente estudio distingue siete grupos, clasificados desde la A (en muy bajo riesgo de corrupción) hasta la F (riesgo crítico). La ubicación de cada país se da por 77 indicadores que cubren las áreas de riesgo político, financiero, personal, operacional y de adquisiciones.

Los únicos países que están en el grupo A son Alemania y Australia dado que aplican una sólida vigilancia parlamentaria a la política de defensa. Los peores calificados fueron Argelia, Angola, Camerún, República Democrática del Congo, Egipto, Eritrea, Libia, Siria y Yemen, toda vez que carecen de medidas básicas como controles que permitan la rendición de cuentas.

Alrededor de un 30% de los países analizados tienen una transparencia alta o moderada, con cierta actividad para afrontar riesgos de corrupción, pero con limitaciones (bandas B y C). El resto de las naciones tiene resultados desalentadores, con 57 de los 82 países (69%) clasificando dentro de las tres bandas inferiores (D, E y F).

España en la C

Según el estudio, España se encuentra en el nivel C dada la incertidumbre sobre el escrutinio legislativo de la política de defensa y la calidad de la supervisión de la Comisión parlamentaria de Defensa. “Existe un debate público limitado en materia de defensa. Sin embargo, España ha firmado los mayores instrumentos internacionales anticorrupción, y con una buena evidencia del cumplimiento del presupuesto de Defensa, que es en gran parte transparente. No hay evidencia de la penetración del crimen organizado en el Ministerio de Defensa”, apunta el informe.

De otro lado, se destaca que menos del 1% del presupuesto de Defensa se ​​dedica a gastos secretos. Al Poder Legislativo se le proporciona información sobre los presupuestos secretos. Además, indican que existen pruebas de que la auditoría y el control parlamentario se llevan a cabo. Asimismo, resaltan que se dan las provisiones necesarias para hacer frente a los sobornos y la corrupción entre el personal, así como las sanciones fuertes impuestas por el Código Penal español.

En el frente de adquisiciones, acotan, existen mecanismos de supervisión existentes. En ese sentido, por ejemplo, las empresas de licitación están sujetas a los requisitos del Ministerio de Defensa en relación con la reputación y la sostenibilidad del negocio. Incluso, la legislación penaliza la colusión entre oferentes, y regula el uso de agentes e intermediarios. Hay poca transparencia, sin embargo, en cuanto a la transparencia de los contratos de compensación.

Latinoamérica, lo bueno y lo malo

Argentina, Brasil, Chile, Colombia también se encuentran en el nivel C. El estudio destaca que en Argentina, por ejemplo, cuentan con un grupo de transparencia dedicado dentro de su Ministerio de Defensa. Mientras que el Ministerio de Defensa brasileño alienta en su página web el debate público sobre la toma de decisiones en su sector. “La información completa sobre el presupuesto de defensa está disponible en línea en un formato fácil de navegar”, afirman.

Pero existen datos preocupantes en Colombia. Al preguntarle a un oficial de la Armada Nacional, cuya identidad no fue revelada, si había normalmente un profesional entrenado para monitorear el riesgo de corrupción en el campo de batalla; su respuesta fue que los comandantes de cada misión son los que se encargan de que se respeten las leyes y la Constitución, “pero ésta no es la prioridad normalmente. Más bien, la prioridad es el combate o la búsqueda de la paz”.

Además, el estudio señala que otra preocupación es que, a pesar de que normalmente existen regulaciones para los contratistas privados, no sucede lo mismo en los casos de contratos con extranjeros que normalmente se dan por un acuerdo bilateral sin ser discutidos en el Congreso de la República.

En el caso de Venezuela, que ocupa el nivel E (riesgo muy alto), las cuestiones de defensa suelen ser vistas en secreto, por lo que hay poca información disponible. Y no existe debate ni participación o colaboración entre la defensa nacional y los establecimientos de seguridad y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). También existe evidencia de la penetración del crimen organizado en el sector. Así como una amplia politización de los servicios de inteligencia en términos de su supervisión y nombramientos de altos cargos. Típico de un gobierno militar.

Los votantes dicen...
  1. […] debate sobre esta controversia militar, que no es la primera, también ha llegado a las redes […]

  2. […] otro lado, García acusó que se pretende tapar temas de la coyuntura política, como el secretismo en las compras militares de Estado a Estado, y la Ley del Servicio Militar […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>