Arrow

Datagate


3
Lucía Guerrero

Licenciada en Traducción y Humanidades, posgraduada en Edición. Gestiona proyectos de traducción para instituciones nacionales e internacionales en CPSL. Analiza la actividad de políticos en redes sociales desde un punto de vista cualitativo a través de su blog.


Escrito el 27 de junio de 2013 a las 8:14 | Clasificado en EEUU

Es el neologismo que todo el mundo ha oído pero que muy pocos usan en español.

Barack Obama, meditabundo, en el despacho oval. (Wikipedia)
Barack Obama, meditabundo, en el despacho oval. (Wikipedia)

“¿Cuál será nuestro próximo ‘algo+gate’?”, se preguntaba Esther Vargas, fundadora y directora de Clases de periodismo (escuela virtual de periodismo digital para América Latina) hace ahora un año en una reflexión sobre el uso del sufijo inglés -gate”. Pues ya lo tenemos aquí: “Datagate”.

“Datagate” es el neologismo que designa el escándalo provocado a raíz de que Edward Snowden, analista de la NSA, revelara a los medios que el gobierno estadounidense tiene en marcha programas secretos de espionaje masivo con el beneplácito de grandes empresas como Google o Apple Computer. Este es tan solo un ejemplo más de una larga lista de “palabros” formados por un sustantivo y el sufijo inglés “-gate” en la que también figuran el Cablegate, protagonizado por Wikileaks, o el Irangate, que puso contra las cuerdas a Reagan en los ochenta.

En realidad, la voz inglesa “gate” equivale a “puerta”, pero su significado como sufijo en estos contextos proviene de Watergate, el nombre del complejo de oficinas en el que estalló el escándalo homónimo que acabó con la carrera política de Nixon. Desde entonces, unido a otro sustantivo según las reglas de composición lingüística, se usa para referirse a nuevos escándalos políticos de diversa magnitud. Si Obama, a diferencia de Nixon, saldrá airoso del Datagate solo lo podrá decir el tiempo. De momento, ha conseguido que sus declaraciones en defensa del espionaje dieran la vuelta al mundo: “No se puede tener 100% privacidad y 100% seguridad”.

La imaginación al poder

De momento parece que “Datagate” no acaba de cuajar entre los medios escritos en español, aunque sí en los de lengua inglesa e italiana, como revelan las búsquedas en internet y en Twitter (mayoría de tuits en inglés o italiano):

A veces parece que en la creación de neologismos los únicos límites están en nuestra creatividad. Así, otros que usan el sufijo “-gate” y sí han tomado los medios y las redes sociales son el antes citado Cablegate o el EREgate, este último todavía de rabiosa (sobre todo para algunos) actualidad. En este caso, además, se detecta cierta preferencia por “EREgate” en las redes sociales (es decir, en contextos más informales) y por otros sinónimos en los medios, como “Caso ERE” o “Caso Mercasevilla”:

Recientemente, parece que el sufijo “-leaks” (del inglés “leak”, “filtración”) le ha comido terreno a “-gate” en sustantivos creados también por composición, ya que no solo se ve en nombres de movimientos que siguen la estela de Wikileaks como Openleaks o Brusselsleaks, sino también en otros neologismos populares como Vatileaks, que además de aportar el sentido de filtración de información confidencial también conllevan connotaciones de escándalo como ocurre con “-gate”.

Fuera del ámbito político es también habitual utilizar el sufijo “-gate” con ironía para referirse a escándalos de índole tecnológica, como “Antennagate”, sobre los problemas con la antena del iPhone 4 y, más recientemente, del MacBook Air, o “Speedygate”, crítica a la eliminación de las tarifas planas ilimitadas en Perú anunciada por Telefónica.

“Escándalo”, por su parte, viene del latín ‘scandalum’, que a su vez proviene del griego ‘σκάνδαλον’, ‘skándalon’, en español “trampa u obstáculo para hacer caer” (“Breve diccionario etimológico de la lengua castellana” de Joan Corominas). ¿Caerá Obama en su propia trampa?

Los votantes dicen...
  1. Buen artículo, Lucía. ¡Felicidades!

    • Lucía Guerrero dice:

      ¡Gracias, Augusto! Parece que el sufijo “-gate” se está revitalizando últimamente con #Bárcenasgate o incluso #Rajoygate…

  2. […] 2013 y que siguen en boga. Otros, neologismos efímeros, no han prosperado gran cosa, como ‘datagate‘ o […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>