Arrow

El republicano que quisieran los demócratas


0
Zoomnews

ZoomNews es un diario digital de información general cuyo principios básico son la independencia y la pluralidad informativa.


Escrito el 8 de diciembre de 2013 a las 5:50 | Clasificado en EEUU

El político acaba de ser reelegido gobernador en un Estado en el que el número de simpatizantes demócratas supera en 700.000 al de los simpatizantes republicanos. Chris Christie sería el tipo de republicano que gustaría a Will McAvoy, el ficticio presentador de noticias protagonista de la serie de Aaron Sorkin ‘The Newsroom’.

El republicano Chris Christie durante la noche de su reelección como gobernador de Nueva Jersey (Fuente: ZoomNews)
El republicano Chris Christie durante la noche de su reelección como gobernador de Nueva Jersey (Fuente: ZoomNews)

Con su habitual arrojo, los medios españoles se apresuraron a colocar a Chris Christie como principal opción republicana para las próximas elecciones presidenciales de 2016 tras su reelección como gobernador de Nueva Jersey. Es más un deseo que una realidad. Por dos razones: los comicios son dentro de casi 3 años, tiempo suficiente como para convertir en aventurado cualquier pronóstico, y porque no son precisamente los votantes del liberal estado de Nueva Jersey quienes eligen al líder de la derecha americana.

Chris Christie, en una descripción rápida, sería el tipo de republicano que gustaría a Will McAvoy, el ficticio presentador de noticias, protagonista de la serie de Aaron Sorkin The Newsroom. Lo que el Tea Party llamaría un ‘Rino’, acrónimo de Republican in name only con el que descalifican a aquellos conservadores moderados que conforman los que podríamos denominar como el ala centrista del Partido Republicano.

En realidad los medios europeos, no solo los españoles, se han dejado arrastrar por el entusiasmo de los medios liberales estadounidenses, que ven en Christie al hombre capaz de devolver al Grand Old Party a la cordura política tras la esquizofrenia provocada por la irrupción del Tea Party. Según su relato, la derecha estadounidense viviría una guerra civil y lo deseable sería que la vencieran dirigentes como Chris Christie. La gran cuestión es si ese discurso convence a las bases republicanas.

Un artículo de la revista Slate ha planteado la pregunta clave de otra manera: “¿Puede Christie sobrevivir a su propio partido?”. Porque tal y como comparten bastantes analistas norteamericanos, Christie sería mucho mejor candidato en unas elecciones presidenciales que en unas primarias de su formación. Pero sin conquistar las segundas, no tendrá opción de medirse en la primeras.

La pregunta clave la ha hecho la revista Slate: “¿Puede Christie sobrevivir a su propio partido?”

Los duros de su partido, incluídos los combativos medios cercanos al Tea Party, reprochan a Christie sus elogios al presidente Barack Obama por la gestión de la catástrofe provocada en su estado por el paso de la tormenta Sandy, su confianza en el gobierno federal como un instrumento útil para sus ciudadanos y toda la finezza ideológica que le permitió conquistar y mantener el poder en un estado en el que el número de simpatizantes demócratas supera en 700.000 al de los simpatizantes republicanos.

Está en contra del matrimonio homosexual y de las legislaciones permisivas con aborto, pero no es lo suficientemente desconfiado con el poder federal y, es más, aceptó la extensión voluntaria de la asistencia sanitaria ofrecida dentro del Obamacare. Por ello todavía tiene que reafirmar ante las cámaras su ideología conservadora, en una desagradable profesión de fe ante los que ponen en duda su carácter.

El precedente Rudy Giuliani

La revista Time ha bendecido al dirigente con una portada que ha provocado polémica. ‘El elefante en la habitación’ es el titular que la acompaña. Un juego de palabras con el que la publicación alude por un lado al símbolo del Partido Republicano, el paquidermo, y a la gordura de Christie. También se trata de una frase hecha con la que en inglés uno se refiere a una situación incómoda que los presentes preferirían no mencionar.

Portada de Time (Fuente: Time)

La comparación no molestó a Christie, acostumbrado a soportar chistes acerca de su obesidad, y mejor que así sea porque si quiere emprender la carrera hacia el liderazgo republicano va a tener que escuchar invecticas mucho más dañinas, especialmente por parte de los medios más cercanos a su partido, cuyos periodistas poseen un ingenio bastante más afilado que los portadistas de Time.

Sobre su gordura y cómo afectará a su imagen en una campaña nacional ya se ha debatido bastante en los medios estadounidenses. Pero no es la circunstancia que más debería preocupar, según los analistas, a Christie.

En realidad, la mayoría de los problemas a los que se enfrenta el gobernador de Nueva Jersey se resumen en una reciente experiencia política que las columnas de opinión repiten como un mantra: el intento de asalto al poder del popular alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani.

Ambos tienen en común muchas cosas, fueron fiscales, gestionaron con eficacia una situación catastrófica para sus ciudadanos  y, lo más relevante, son dos políticos republicanos del ‘progre’ noreste de los Estados Unidos que encarnan la idea de derecha que quisiera la izquierda, en un país donde la derecha está muy orgullosa de serlo.

FuenteChris Christie, el candidato republicano que quisieran los votantes demócratas

Autor: Rafael Latorre

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>