Resulta de una simplicidad perversa asimilar a republicanos y demócratas con populares y socialistas patrios. Un reduccionismo tan cómodo como equivocado. Es lo mismo que creer que el movimiento del Tea Party es traspasable a las fangosas arenas del circo político de esta hispania nuestra. Analizar España en clave estadounidense es básicamente un disparate.

Pero a pesar de las diferencias entre los países es verdad que existen terrenos comunes. Hay valores transfronterizos que han permitido el éxito global de la industria del entretenimiento “made in Hollywood”, donde los principios subyacentes van más allá de obamas y zapateros. La televisión es un claro ejemplo.

Un reciente estudio reveló que programas susceptibles de gustar a una audiencia joven “socialista” como ‘Modern family’, ‘The Big Bang theory’ o ‘How I met your mother’ triunfan entre el público republicano, mientras que los demócratas son aficionados a ‘realities’ poco progresistas como el de las millonarias hermanas Kardashian, series policiacas como ‘Law & Order: SVU’ o culebrones familiares como ‘Cinco hermanos’. Un baremo que, aunque anecdótico, enfrenta gustos personales con creencias políticas. Alguno se habrá llevado una sorpresa.

Publicado por Fernando Mexía

Periodista afincado en EEUU que se gana la vida como corresponsal de lo divino y de lo humano.

Únete a la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.