Lo adelantaba su hijo hace unas semanas usando una expresión muy condicional y ahora se confirma también con un montón de condicionales. Entonces George P. Bush dijo que su padre, Jeb Bush, “más que probablemente” compitiera por ser el candidato a la presidencia de EEUU por el Partido Republicano. Este martes era el propio Jeb Bush quien anunciaba en Twitter que “explorará activamente la posibilidad”

¿Y quién es Jeb Bush? Hijo y hermano de expresidentes, esperanza blanca de los republicanos para recuperar el voto latino (sin poner a un candidato latino) y -dicen- el que verdaderamente estaba preparado para ocupar la Casa Blanca en el lugar de George. Pero por aquel entonces, cuando el ahora expresidente competía por ser elegido, Jeb era gobernador de Florida. Sí, el mismo Estado que decidió las apretadísimas elecciones del año 2000 a cuenta de unas polémicas papeletas que no se contabilizaron demasiado bien.

El proceso hacia la Casa Blanca no será fácil: ambos partidos abrirán procesos de primarias que se prolongarán durante meses hasta definir un candidato final para competir. En el camino quedarán muchos, regularmente por dos variables: o la falta de apoyos en las luchas estatales o la asfixia económica por falta de fondos. A falta de ver qué sucede con lo primero, parece claro que lo segundo no será un problema para el que sería tercer presidente de una saga política de mucho más éxito que los míticos Kennedy.

Por lo pronto, Jeb Bush va en cabeza para muchos, aunque aún queda una eternidad y ningún candidato ha dado pasos en claro (todavía). Lo más que queda es analizar el perfil del posible candidatable, y en ese sentido ya hay quien analiza si es demasiado liberal como para ser una apuesta segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.