Obama, a estas alturas, está de vuelta de todo. Consumada su reelección, en minoría en las Cámaras y habiendo cimentado su reinado sobre el márketing, uno de los presidentes más carismáticos de su historia apura su mandato. Y lo hace con sentido del humor y valentía parodiándose a sí mismo.

Lo hizo en uno de los programas de humor más populares de la televisión norteamericana, ‘The Colbert report’, en el que dijo haber llegado a sustituir a su presentador diciendo que “después de tanto tiempo queriendo hacer mi trabajo, es hora de que yo haga el tuyo”.

Y dicho y hecho: lo primero, burlarse de su principal debilidad inaugurando una sección propia llamada ‘Decreto’, que es como los republicanos acusan a Obama de gobernar incluso antes de quedarse en minoría.

No es su primera aparición desenfadada en televisión. Una vez, por ejemplo, se atrevió a marcarse unos pasos de baile
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.