Arrow

Enfocarse en la gente


1
Juan Manuel Fernández

Periodista. Centroamericano por convicción. Tico de nacimiento. Licenciado en Mercadeo y profesor universitario. Política, Economía y Social Media.


Escrito el 19 de noviembre de 2013 a las 9:34 | Clasificado en EEUU

Sam Graham-Felsen fue el intrépido “geek” que lideró el máximo triunfo electoral de la historia en redes sociales: el de Barack Obama. Revelamos aquí cinco de sus claves.

Barack Obama, en una fotografía de su Flickr.
Barack Obama, en una fotografía de su Flickr.

Desde el podio habla de política, pero no es ni político ni politólogo. Tuvo un triunfo electoral, pero no es un candidato. Comparte estrategias de campaña, pero no es un mercadólogo. Es un bloguero. El bloguero de Obama. El mismo al que con 24 años de edad Barack Obama le confió su imagen para que la vendiera como pudiera en los medios sociales de Internet, y viera la forma de derrotar a Hillary Clinton. “El secreto es enfocarse en la gente”, dijo en su estadía por San José (*).

1. Es la gente, no el candidato

“Cada político dice que su mensaje va dirigido a la gente, pero pocos son serios en esto. Nosotros le dimos poder a la gente”, dice el estratega. El sistema electoral de Estados Unidos es sumamente agresivo en recaudación de fondos. “Pero no tratamos a la gente como si fueran cajeros de ATM. Queríamos empoderarlos. La prioridad no era la meta financiera… Era la cantidad de donantes”, dice. Destruyeron aquello de que solo la élite tenía el monopolio de la información, y compartieron datos como quién sería el vicepresidente de Obama… por medio de un mensaje de texto a cada persona suscrita. Ni siquiera la prensa supo primero que era Joe Biden.

2. Fabricaron comandantes de campaña

“Queríamos demostrar que ellos (los donantes-electores) estaban participando en un momento histórico”, narra. Convirtieron al elector en un organizador de comunidades. Eso fue crítico para inspirar. Durante la campaña cualquiera podía registrarse y crear un grupo. “Les dimos poder para ir de puerta en puerta y crear sus oficinas ‘no oficiales’ de campaña. Podían reclutar nuevos votantes sin supervisión. La gente se empezó a sentir tan inspirada que quería compartir sus historias y esto generó una reacción en cadena”.

3. No hay verdades absolutas en Internet

El primer error de una estrategia en Internet es ser absolutista. “Confiamos en la gente común. Hacer pruebas es otra manera de escuchar. No fuimos arrogantes en decir que teníamos las mejores respuestas”, cuenta. Por ejemplo, YouTube fue un canal exitoso, pues “nadie te interrumpe lo que quieres ver. No es cierto que la gente no está dispuesta a ver videos largos o que solo busca los chistes. Muchos pensaron que lo que hacíamos era una locura”.

4. Humildad ante la crisis

Hubo una declaración de Obama sobre los impuestos que encendió el furor digital. Uno de los donantes pidió que le regresaran su dinero, y en cuestión de horas, 35.000 personas se unieron a esa campaña. “Era como una marcha en nuestro sitio web. Una crisis. Yo quería apretar el botón de borrar. Tenía el poder para hacerlo… pero eso violaba el espíritu de la campaña”. Ante ello, la respuesta de Obama fue: “No voy a cambiar mi posición. Pero me siento sorprendido de ver su reacción. Ustedes son magníficos, los necesito. Por favor, quédense con nosotros”.

Los comentarios positivos no se hicieron esperar. Los electores opinaron: “Por primera vez un político escucha, no cambió de opinión, pero escuchó la mía”. “Eso es poderoso”, dice Graham.

Barack Obama y Michelle Obama.
5. Vendieron autenticidad, no humo

“Obama era diferente. Era inteligente y humilde. No hablaba como un robot con un discurso planeado, era auténtico como ser humano”. La foto más compartida del 2012, la del abrazo de los esposos Obama cuando conocieron el resultado de la reelección, no era la foto clásica del candidato con las manos arriba en el mar de gente. “Lo mostramos frágil y humano, aún en un momento de victoria”, reflexiona.

Una campaña que llegó a pagar 80 millones de dólares en publicidad online, en tiempos en que los medios sociales apenas se masificaban. “A veces me pregunto, ¿cómo convencimos a Obama de ir por esta línea? Lo que sé es que si hubiéramos apostado por lo tradicional… hubiéramos fracasado. Por cada dólar que le invirtieron a lo digital, retornaron siete” concluyó.

Humildad. Gente. Autenticidad. Más gente. Y el principio de que no hay nada escrito. Nada.

* Sam Graham-Felsen estuvo en Costa Rica el 14 de noviembre pasado, dictando una conferencia invitado por la agencia Interamericana de Comunicación. 

Los votantes dicen...
  1. […] La exitosa campaña de Barack Obama dejó la lección de que es más efectivo empoderar a la gente y a las comunidades que publicar el clásico spot del candidato que da la mano a las multitudes y besa a los niños, pidiendo –y a veces– exigiendo el voto. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>