Berlusconi reta al PP

La semana pasa, el cadáver político que es Silvio Berlusconi trató por enésima tirar una botella podrida al mar con la esperanza de seguir influyendo en política. Ya que en política nacional nadie le hace caso, que al menos su partido -Forza Italia- entre en el reparto de poderes de la Unión. Así que se despachó con una crítica a Martin Schulz, candidato de los socialistas europeos a presidir la Comisión Europea, uniéndolo al pasado nazi de Alemania. Schulz, además, preside el Parlamento Europeo.

Jean-Claude Juncker, candidato del Partido Popular Europeo, se apresuró a desmarcarse de su pariente político: “Sus declaraciones me han dado ganas de vomitar”.  En el entorno de la canciller alemana Angela Merkel, la conservadora más influyente de Europa, la salida de tono de Berlusconi ha sido calificada de “absurda” y prefieren no echar leña al fuego.

Un día más tarde, el 29 de abril, el hermano de Silvio Berlusconi, Paolo, que dirige el diario italiano Il Giornale, sugería en un editorial que el PPE no irá más lejos en sus críticas porque depende de los conservadores italianos para ganar las elecciones. En 2009, Berlusconi ya había bromeado con estos chistes al proponerle a Schulz un papel de guardia nazi en un campo de concentración para una película.

[do action=”destacado”]En 2009, Berlusconi ya había bromeado con estos chistes al proponerle a Schulz un papel de guardia nazi en un campo de concentración para una película[/do]Ingeborg Grässle, eurodiputada democristiana alemana, abundó en esta visión durante una entrevista concedida al diario italiano La República: “Si los echamos del PPE, nos arriesgamos a quedar segundos en las elecciones”. El PPE lleva tres mandatos ganando las elecciones europeas. “Si no ganamos, seguro que Schulz se convierte en el próximo presidente de la Comisión Europea, que es lo que no queremos en la CDU”. Los últimos estudios dan al PPE 217 escaños frente a los 208 de S&D. Berlusconi aportaría entre 15 y 20 diputados. Entretanto, los socialistas alemanes critican que Merkel no exija una disculpa a Berlusconi.

Para su plan de resurrección política, Berlusconi vuelve a sus estrategias preferidas: remover en el fango de las pasiones viscerales. En este caso, se trata de conectar con los sentimientos anti-alemanes cada vez más presentes en Italia a medida que la crisis fuerza al gobierno y los ciudadanos a apretarse el cinturón y aceptar recortes veladamente sugeridos por el vecino teutón.

Forza Italia, su partido vuelto a sacar del baúl de los recuerdos, no es capaz de superar la tercera posición en los sondeos para las elecciones europeas, detrás del centro-izquierda (PD) y los antipolíticos de Beppe Grillo. A este último, durante una emisión en una de sus cadenas de televisión, lo ha comparado con Marx, Lenin y Hitler.

Il Cavaliere cumple en la actualidad condena por fraude fiscal ayudando en las labores sociales en un centro de acogida de ancianos.

F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.

Un comentario sobre “Berlusconi reta al PP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.